Regional


Circula en Barranquilla panfleto intimidatorio contra defensores de DD.HH.

EL UNIVERSAL

13 de enero de 2015 03:08 PM

Un nuevo panfleto amenazante ha estado haciendo rondas desde el día de ayer en la ciudad de Barranquilla.

El texto, firmado por el Bloque Norte Costa-Atlántica de las Águilas Negras, declaró como “objetivo militar” a 37 defensores de derechos humanos, asesores de víctimas, reclamantes de tierra, defensores de prisioneros políticos y políticos de izquierda del Atlántico, Sucre, Magdalena y Bolívar. La gran mayoría de las personas en la lista habían recibido amenazas previas e incluso algunas habían sido víctimas de intentos de asesinato.

Ante la situación, el comandante de la Policía Metropolitana de Barranquilla, Ramiro Castrillón, expresó que esta organización neoparamilitar no opera en la capital del Atlántico.

“En Barranquilla no existen las bandas criminales. En esta ciudad no existen las Águilas Negras, pero es preocupante que aparezcan estos panfletos. Nos reunimos que varios de los amenazados y les garantizamos su seguridad”, manifestó el comandante.

Diversas organizaciones luego de la desmovilización de las Autodefensas Unidas de Colombia se han identificado con el nombre de Águilas Negras, inicialmente en Norte de Santander, Santander, Caquetá, Antioquia y Cesar. Hacia mediados de la década pasada, una facción del grupo fue desmantelada en Atlántico.

Sin embargo, contrario a lo expresado por el coronel Castrillón, las bandas emergentes, o bandas criminales, aún continúan delinquiendo en el departamento particularmente en el sur de Barranquilla.

Grupos delincuenciales como Los Pegasos, Los Papalópez y Los 40 Negritos que azotan esa zona de la ciudad, han estado vinculados a una de las principales ‘bacrim’ o grupos narcoparamilitares del país.

“Detrás de estas bandas están Los Rastrojos”, aseguró el coronel Édgar Muñoz, segundo al mando de la Policía de Barranquilla, a mediados del año pasado.

Independiente  de la interpretación del actual comandante, éste se ha comprometido a investigar los verdaderos autores de los panfletos amenazadores y  esclarecer la situación.

LOS AMENAZADOS

Entre los los 37 amenazados se encuentran José Humberto Torres, notorio abogado defensor de victimas  y vice presidente de la Fundación Comité de Solidaridad con Presos - FCSPP, y Deivis Flórez, Agustín Jiménez y María Cedeño también miembros de la Fundación.

Amaury Padilla Cabarcas, líder defensor de derechos humanos y de reclamantes de tierras y territorios, igualmente fue señalado en el documento. Cabe recordar que en 2004 se le montó un proceso por rebelión con declaraciones fabricadas, las cuales fueron clonadas en el complot urdido en contra de Alfred Correa de Andréis en el mismo año.

Otro de los amenazados, Mauricio Avilez, fue también detenido arbitrariamente en 2004 sindicado de rebelión. Es defensor de derechos humanos de la Corporación de Centros de Estudios y Desarrollo de los Derechos Humanos, CEDERHNOS, organización con fundamentos cristianos a la que también pertenece el pastor y secretario ejecutivo de la Iglesia Presbiteriana de Colombia Milton Mejía, intimidado en el panfleto.

Miembros de las delegaciones de víctimas que viajaron a La Habana como parte del Proceso de Paz aparecieron en el documento, como es el caso Soraya Bayuelo, directora del Colectivo de Comunicaciones Montes de María, ganadora del Premio Nacional de Paz y miembro de la tercera cohorte de víctimas (su hermano fue asesinado por paramilitares en 1998 y su sobrina por las FARC en 2000), y de Jairo Barreto López, otro líder y defensor de derechos humanos en los Montes de María, coordinador de la ’Asociación de Víctimas de Chengue 17 de Enero’, en homenaje a la masacre perpetrada por paramilitares en dicha fecha, en ese corregimiento de Ovejas, Sucre.

No fue el primer amedrentamiento hacia Ingrid Vergara, secretaria en Sucre del Movimiento de Victimas y Crimenes de Estado, Movice, quien en una ocasión recibió un panfleto que rezaba "los escoltas no alcanzarán para la lluvia de balas que les va a caer a ustedes y a sus familias”. Julia Torres, lideresa social y también integrante del Movice aparece en la lista.

Fabian Oyaga, director Unidad de Restitución de Tierra del Magdalena, es otro de los amenazados en el texto.

Fidel Cerpa Lora, líder de víctimas en el corregimiento de Las Palmas, en San Jacinto, Bolívar,  es señalado también en el escrito presuntamente elaborado por las Águilas Negras, al igual que Rafael Cabarcas, quien se ha desempañado como asesor de la Unión Sindical Obrera (subdirectiva Cartagena) y vicepresidente del Polo Democrático Alternativo en Bolívar.  Tomás Ramos, defensor de derechos humanos, líder sindical y Secretario de derechos humanos de la Central unitaria de trabajadores - Atlántico, también fue amenazado.

Martha Díaz, representante de las víctimas de los falsos positivos, también aparece en el listado, así como Jerry Garavito, abogado y defensor de derechos humanos Centro de Investigación y Educación Popular, dedicada a la protección de los derechos civiles, sociales y humanos.

Asimismo está en la lista Adil Meléndez, candidato a la cámara de representantes por las negritudes, como parte del partido de izquierda Poder Ciudadano, fundado por Piedad Córdoba.  Había sido candidato a la alcaldía de San Onofre, Sucre  por el Polo Democrático, como opositor a la hegemonía parapolítica en el municipio.

Gary Martínez Gordon, defensor de derechos humanos y líder estudiantil, secretario de la Asociación Colombiana  de Estudiantes, está también registrado en el panfleto. Fue candidato a edil en Barranquilla por el Polo Democrático.

Por su parte, al menos tres miembros de la Fundación Infancia Feliz de Barranquilla, son intimidados en el documento. Se trata de Juan David Ortega Jiménez, abogado de la Fundación, defensor de derechos humanos y representante de víctimas de ejecuciones extrajudiciales;  Rosario Montoya Hoyos, defensora de DD.HH., quien previamente había recibido una tarjeta de condolencias firmada por las Águilas Negras; y Sandra Manjarrés defensora de DD.HH. quien fue golpeada con una botella por dos hombres encapuchados que ingresaron a la sede de la fundación buscando de información de los procesos de las víctimas del conflicto que la entidad representa.

  NOTICIAS RECOMENDADAS