Regional


En Galerazamba el mar está a punto de destruir el jarillón

A la muralla que separa el mar de las salinas, le falta poco para derrumbarse. Los líderes piden una mitigación mientras se consiguen $15 o $20 mil millones para la construcción de unos espolones.

RUBÉN DARÍO ÁLVAREZ P.

28 de febrero de 2021 12:00 AM

El presidente de la Junta de Acción Comunal de Galerazamba, Enrique Porras Díaz, pidió nuevamente a la Gobernación de Bolívar la construcción de unos espolones para evitar que el mar destruya las salinas y los cultivos de los campesinos de ese corregimiento de Santa Catalina.

Relató que, desde mediados de marzo del año pasado, viene haciendo esa petición ante las autoridades departamentales y ante el Ministerio del Medio Ambiente, que ya asignó mil 500 millones de pesos para la recuperación del jarillón.

“También nos hemos dirigido a la Unidad Nacional de Prevención y Atención de Desastres, pero no hemos tenido eco, porque ni el gobernador ni sus secretarios han hecho presencia en el pueblo para mirar de cerca el problema”, aseguró Porras Díaz.

Asimismo, consideró que la atención para todas las comunidades de Bolívar “no es igualitaria, porque yo veo que cuando se trata de Cartagena o algún municipio de los Montes de María o del sur del departamento, enseguida las autoridades hacen presencia con recursos y todo. Pero cuando se trata de comunidades costeras, como Galerazamba, cuesta Dios y ayuda para que se movilicen”.

Continuó diciendo que el año pasado al jarillón se le rompieron unos doscientos metros, los cuales fueron reparados por la firma operadora de las salinas, “lo que no debería ser así, porque a ellos les entregaron las piscinas de sal mas no el Mar Caribe. Esta solución es una responsabilidad del Estado, y no es con 200 millones, pues los estudios topográficos que se hicieron en Galerazamba determinaron que se necesitan unos 15 o 20 mil millones de pesos para la construcción de los espolones”.

Advirtió que en estos momentos la grieta se está abriendo unos veinte metros y que es posible que en los próximos días se expanda a 200 metros, puesto que las olas y las mareas han subido considerablemente, lo que afectaría las salinas y las cosechas del presente año, con el consiguiente detrimento económico para Galerazamba y pueblos circunvecinos.

Porras Díaz contó que hace 30 años entre el mar y las salinas había una porción de tierra de 150 metros, pero con el avance del cambio climático el mar ha ido socavando el terreno, hasta llegar al jarillón que se tiene ahora y que necesita de una mitigación, mientras se buscan los 15 o 20 mil millones de pesos, para la construcción de los espolones, que serían la solución definitiva.

El director de la Unidad de Prevención y Atención de Riesgos de Bolívar, José Ricaurte Gómez, dijo que ayer se reunió con el alcalde de Santa Catalina, Manuel Polo, y directivos de las salinas, con quienes se establecieron unos compromisos, siendo el principal el decreto de calamidad pública.

“Este decreto es necesario --explicó Ricaurte Gómez--, toda vez que si siguen los fuertes vientos, se fracturará totalmente el jarillón. Mientras tanto, la Gobernación de Bolívar entregará unos sacos para seguir sellando las bocas que se han abierto por los embates del mar”.

Anunció que también se dispondrá de maquinaria amarilla para reforzar el corredor de protección, “esperando que se pueda concertar con la Unidad Nacional de Atención de Riesgos y con la Agencia Minera un muro de contención de mayor estabilidad y fuerza”.

Advirtió que el daño no solamente está en Galerazamba, sino también en Lomita Arena, donde la erosión está afectando varias viviendas.

  NOTICIAS RECOMENDADAS