Regional


Extrabajadores de clínica hicieron plantón en Turbaco

Los afectados dijeron que el centro médico fue cerrado abruptamente y unas 60 personas no recibieron sus acreencias laborales. La propietaria del local tampoco ha recibido pago por el arriendo.

RUBÉN DARÍO ÁLVAREZ P.

12 de septiembre de 2020 12:00 AM

Ayer en la mañana un grupo de mujeres organizó un plantón en las afueras del local donde funcionaba la Clínica Montessorri, en la calle Real del municipio de Turbaco.

La manifestación tuvo como fin llamar la atención de los medios de comunicación y de los propietarios de la clínica, debido a que la misma fue cerrada abruptamente y sin pagar las acreencias laborales de unas 60 personas que habían prestado sus servicios en esa entidad de salud.

Según Heydi Pájaro, una de las afectadas, estas personas se desempeñaban en la parte administrativa, en la médica y en servicios generales, algunas de las cuales lograron instalarse en otros empleos, pero la mayoría está desocupada.

La clínica (que empleó personal de Turbaco, Arjona y Cartagena) fue abierta en 2018 y cerrada a finales de 2019, lo que obligó a los perjudicados a asignar a un abogado que los representara, “pero nos vimos en la necesidad de hacer este plantón, porque es poco lo que se ha avanzado en la obtención de lo que nos deben”, manifestó Heydi Pájaro, quien agregó que la protesta pacífica se suspendió en cuanto recibieron un mensaje de whatsapp de su abogado, donde les comunicó que los dueños de la clínica organizarán una reunión para hablar con los extrabajadores, “pero no especificó si nos van a pagar”.

José Barrios Soto, el abogado de marras, especificó que está asumiendo la defensa de solo 32 extrabajadores, de los cuales algunos laboraron desde que empezó la clínica hasta que cerró en agosto de 2019, mientras que otros solo trabajaron dos o tres meses.

Barrios Soto dijo estar enterado de que la clínica fue cerrada al desatarse, presuntamente, un conflicto entre los socios, a quienes les envió unas reclamaciones y después empezó a diligenciar las respectivas demandas, pero se decretó la pandemia y los juzgados estuvieron cerrados hasta el pasado mes de julio.

El jurista, quien informó que también está representando a la propietaria del local, a quien se le deben varios meses de arriendo, aseguró que en febrero, junio y septiembre los dueños de la clínica hicieron algunos abonos a ciertos extrabajadores.

“Para mí --afirmó el abogado-- estamos ante una masacre laboral. Yo he hablado con los dueños de la clínica y ellos cuentan que están esperando que unos deudores les paguen, para entonces resolver las acreencias laborales de sus extrabajadores. Pero lo real es que esta clínica está ilíquida, por lo cual me toca reclamar de manera enérgica, porque aún no tenemos una sentencia que ordene ese pago”.

El Universal intentó comunicarse con Alfredo Baquero, uno de los propietarios de la clínica, pero este no respondió su teléfono celular.