Regional


Maestros y sindicatos del Atlántico marcharon pacíficamente

Unos 2.500 marchistas recorrieron varías vías de Barranquilla hasta llegar al Paseo Bolívar.

JUAN MANUEL CANTILLO ARRIETA

21 de octubre de 2020 02:35 PM

Miles de marchistas del Atlántico recorrieron este miércoles las calles de Barranquilla para unirse al paro Nacional convocado por maestros y sindicalistas, en contra de las políticas educativas del actual gobierno colombiano.

Una de los puntos de encuentro fue la calle 74 con carrera 46, desde donde partió por la carrera 46 hasta llegar hasta el edificio donde están las oficinas de la Gobernación del Atlántico. Allí los maestros y estudiantes lanzaron arengas en contra de la gobernadora Elsa Noguera, a quien declararon persona no grata en la Universidad del Atlántico.

Imagen sindicatos 2

El otro punto de encuentro fue la Calle 30, frente al colegio INEM, desde allí partió una caravana de vehículos, que tomó la Vía Circunvalar, empalmó con la Calle Murillo, la cual recorrió hasta la carrera 44, la que bajó hasta llegar al Paseo Bolívar.

En el Paseo Bolívar, frente a la Alcaldía de Barranquilla, las dos marchas se unieron y lanzaron arengas en contra del Gobierno del Presidente Iván Duque, de quien manifestaron estar creando las condiciones para privatizar la educación en Colombia.

Los sindicalistas perdieron al Gobierno mayor protección para los líderes sociales, “porque las políticas gubernamentales han matado más líderes sociales que el mismo coronavirus”.

Imagen sindicato 3

Los trabajadores de la salud también se unieron al paro y mostraron su inconformismo “porque nos prometieron unos bonos, nos tratan de héroes, pero ni para un tapabocas nos dan. Somos los que le hemos puesto el pecho a la pandemia, pero somos los más abandonados por el Gobierno Nacional”, dijo una de las voceras de los médicos.

Hay que decir que en las dos marchas hubo controles bioseguridad, las personas usaron tapabocas y en lo posible hubo el distanciamiento social.

Otro dato para resaltar fue la manera pacífica como se marchó en Barranquilla, tanto los marchistas como las autoridades convivieron sin ningún inconveniente.