Regional


Un colegio de Turbaco está siendo víctima de vándalos

Se trata de la Institución Educativa Técnica Agropecuaria La Buena Esperanza, plantel mixto que está en el barrio El Paraíso, que padece problemas de orden público por la presencia de jóvenes en riesgo.

RUBÉN DARÍO ÁLVAREZ P.

08 de julio de 2020 12:00 AM

Las directivas de la Institución Educativa Técnica Agropecuaria La Buena Esperanza, del municipio de Turbaco, hicieron un llamado a las autoridades departamentales para que se contrate pronto el servicio de vigilancia.

La razón de este llamado estriba en que, desde noviembre del año pasado, el plantel en cuestión viene siendo víctima de ladrones y vándalos del barrio El Paraíso, donde funciona el colegio desde hace 35 años.

Raimundo Almanza Barcasnegras, el rector, manifestó que, desde que el colegio se quedó sin vigilancia, los robos y los daños han sido continuos, sumando más de 30 millones de pesos en pérdidas.

“Desde noviembre hasta esta parte --continuó-- ya se han llevado elementos como video beam, cámaras de seguridad, equipos de oficina, teclados, CPU, pantallas, discos duros de cámaras, acondicionadores de aire, el extractor del restaurante, las tejas de la biblioteca; y han dañado doce puertas de salones; se han llevado sillas, ventiladores y bombillos”.

Comentó que El Paraíso hace parte de los barrios subnormales de Turbaco, donde conviven jóvenes en riesgo, quienes, aprovechando que no hay vigilancia a ninguna hora, están desmantelando el colegio sin que alguien pueda impedirlo.

“El colegio tiene capacidad para dos mil estudiantes, quienes ingresan en tres jornadas, pero como ahora están recibiendo clases virtuales, el plantel está solo y a disposición de los ladrones”, dijo Almanza Barcasnegras.

Una parte de la población estudiantil padece limitaciones físicas como la invidencia y la falta de audición, pero los elementos didácticos con los cuales se les impartía la enseñanza desaparecieron a manos de los pandilleros.

“Hasta el momento, lo único que hemos hecho es llevar la denuncia a la Fiscalía, incluyendo videos, pero lo que en realidad necesitamos urgentemente es que nos envíen un cuerpo de vigilancia permanente”, comentó el rector.

Agregó que recientemente los ladrones volvieron a ingresar al plantel, pero no se llevaron nada, “solo mancharon con tinta las vitrinas de las oficinas, lo mismo que la papelería y los baños. En fin, es un vandalismo sin sentido que solo le hace daño a la comunidad, porque en las noches no se podrían dictar clases, ya que todos los bombillos se los llevaron”.

El presidente de la Junta de Acción Comunal de El Paraíso, John Better Alcalá, aseguró que los ladrones son únicamente dos jóvenes, quienes ya están identificados.

“La mayoría de los jóvenes del barrio entran al colegio para jugar fútbol en la cancha, y ahí es donde aprovechan los dos que sabemos para meterse en los salones a robar”, indicó.

Añadió que en alguna ocasión la brigada de vigilancia cívica que labora en el barrio le propuso al rector una custodia especial para el colegio, pero el funcionario aclaró que no puede hacer ese tipo de contrataciones.

“Ahora vamos a reunirnos con la Secretaría de Gobierno Municipal, para ver si se pueden contratar vigilantes mediante una orden especial de servicios, mientras el Departamento logra la vigilancia para los colegios de Bolívar”.

La secretaria de Educación de Bolívar, Verónica Monterrosa, anunció que es posible que el contrato de vigilancia se haga pronto, debido a que “se encuentra publicado en el Secop II, y ayer recibimos cinco ofertas de empresas y Uniones Temporales interesadas en el proceso”.