Sucesos


Crimen de registrador: dos capturados y un presunto implicado asesinado

La Policía confirmó que por el homicidio del abogado en Los Alpes, en julio pasado, están retenidos el sujeto que le disparó y el presunto determinador.

EDWIN TORRES PADRÓN

02 de diciembre de 2020 12:00 AM

El hombre que presuntamente ordenó el homicidio del abogado y registrador auxiliar de Cartagena Sergio Andrés Díaz Barrios; y el sujeto que le habría disparado aquella mañana del martes 14 de julio pasado al salir de su vivienda, en el barrio Los Alpes, están capturados.

En el municipio de Sahagún (Córdoba), la Policía retuvo a Darwin Giovanni Guerrero Puello, de 30 años, conocido con el alias de ‘Chino Yaki’, quien es señalado, según las investigaciones, de balear dos veces en el pecho a la víctima.

Del cómplice de este último en el sitio de los hechos (conductor de la moto donde huyó Guerrero Puello), la Metropolitana de Cartagena confirmó que habría sido asesinado por el propio ‘Chino Yaki’ el pasado 25 de septiembre en una zona enmontada entre la Terminal de Transporte y la carretera Campaña.

Ese día, Guerrero Puello habría ido en moto hasta ese lugar con Julio Torres Flórez, de 37 años, a eso de las 8 de la noche. Al bajar de la moto, Darwin le disparó dos veces en el rostro a Torres, “considerado el segundo vinculado en el homicidio de Sergio Díaz como coautor, por ser conductor de la moto que facilitó la huida de ‘Chino Yaki’ en el crimen del abogado, y quien también habría robado del auto de la víctima un portafolios con documentos”, dice la Policía.

Julio Torres, según su familia, era albañil y residía en el barrio Huellas de Alberto Uribe. Había salido hace poco de la cárcel.

Aunque inicialmente se manejó la versión de un hurto, la familia del abogado le dijo a El Universal días después que el robo de su reloj, una cadena y un portafolio que tenía dentro de su carro pudo ser una maniobra para desviar el que sería el verdadero móvil de este homicidio: asuntos personales.

Según la Policía, Díaz Barrios fue abordado por ‘Chino Yaki’, “quien sin mediar palabra lo impactó dos veces, no sin antes despojarlo de algunas pertenencias con el objetivo de desviar las investigaciones y hacer parecer el hecho como un hurto, para así evitar que fuese clasificado como un homicidio en la modalidad de sicariato”, precisa esa institución.

¿Autor intelectual? La Policía también confirmó que fue cobijado con medida de aseguramiento en la Cárcel de Ternera por parte de un juez de Garantías el presunto determinador del crimen del abogado Díaz Barrios.

Se trata de Alexánder Pereira Castro, de 31 años y apodado ‘Beto’, quien es investigado por los delitos de concierto para delinquir, hurto, extorsión, homicidio agravado y porte ilegal de armas de fuego.

“Unidades de Policía Judicial ingresaron a la Cárcel de Ternera para comunicar la orden de captura en contra de Alexánder Pereira Castro, alias ‘Beto’, como presunto determinador del homicidio del abogado Sergio Andrés Díaz Barrios”, señala el Comando de esa institución.

Delante de su mamá

El crimen de Sergio quedó grabado en una cámara de seguridad. Ese día salió directo a un pequeño parqueadero que está a pocos metros de su casa. Allí tenía estacionado su auto particular. Dice un tío que alcanzó a entrar al carro y poner las llaves para encenderlo, pero apenas vio a un sujeto que cubría parte de su rostro con un tapaboca y llevaba puesta una gorra, trató de correr. Enseguida se oyeron los balazos.

Las dos balas fueron directo al pecho, y aunque el abogado corrió varios metros, cayó cerca de una reja que restringe el paso hacia esa calle, que parece más bien un “callejón de bolsillo”. Allí, agonizando, el pistolero le quitó sus pertenencias y regresó al carro de la víctima, de donde sustrajo un portafolio. Todo eso ocurrió delante de la mamá del abogado, quien estaba en la puerta despidiendo a su hijo.

“Esto del atraco es algo confuso para nosotros. Más bien parece algo planeado, mi sobrino, incluso en su agonía, me decía que sabía quien le había mandado a hacer eso. Quizás si él no hace el esfuerzo en levantarse después de recibir los dos balazos, se habría salvado”, dijo el tío del abogado sin ahondar en detalles de esos “asuntos personales” que hace cuatro años perseguían a Sergio Díaz.

Quince días después de su muerte, la Policía y la Fiscalía lograron en un rápida investigación capturar a dos sujetos que presuntamente estarían involucrados en el ataque a bala contra el registrador auxiliar. Esos individuos, sin embargo, fueron dejados en libertad por un juez de Garantías al considerar que no había pruebas contundentes para llevarlos a la cárcel.