Sucesos


Detalles de por qué y cómo fueron asesinados dos jóvenes por sus hermanos

Los homicidios ocurrieron en los dos primeros días del año en el corregimiento de Pasacaballos y en el municipio de Turbaco. Los presuntos fratricidas están capturados y uno ya fue enviado a prisión.

EDWIN TORRES PADRÓN

07 de enero de 2021 12:00 AM

Motivos absurdos tienen sumidos en el dolor y la tragedia a dos familias residentes en el corregimiento de Pasacaballos y en el municipio de Turbaco apenas comenzando el 2021.

Comerse sin permiso una cena y mirar desnuda la mujer que no era de él serían los motivos que llevaron a la muerte a Andy Pérez Zabala y a Nelson Enrique Montes Martínez. Ambos fueron asesinados por sus hermanos con armas cortopunzantes.

Los dos presuntos fratricidas están capturados y uno de ellos ya fue enviado a la Cárcel de Ternera tras ser asegurado por un juez de Control de Garantías.

El trago amargo para los Pérez Zabala y Montes Martínez no puede ser peor. El dolor que hoy sufren fue causado por su misma sangre.

La tragedia en Pasacaballos, en el sector La Punta, ocurrió cuando aún en muchas casas de ese corregimiento se festejaba la llegada del Año Nuevo. Era la 1:30 de la madrugada del viernes.

La riña entre los hermanos, según testigos, se originó cuando ‘el Toquillo’, como le decían a Andy, fue a la cocina de la casa de su mamá y se comió la cena que su hermano había guardado para más tarde. ‘El Pichi’, apodo del presunto asesino, se dio cuenta de eso y le reclamó airadamente a Andy.

Los dos hermanos se fueron de las palabras a los golpes, pero un descuido de su víctima, ‘el Pichi’ agarró un cuchillo y atacó a ‘el Toquillo’ en el pecho, causándole la muerte en el acto.

El agresor aprovechó la confusión para escapar, pero la Policía lo capturó esa misma madrugada. El Comando de esa institución no ha informado cuál es la actual situación jurídica del investigado.

Del festejo
a la tragedia

La llegada del 2021, luego de un tormentoso 2020 por culpa del COVID-19, significó tener reunidos por vez primera, después de mucho tiempo, a los Montes Martínez. Glenis Martínez era la más feliz al tener juntos a sus cinco hijos.

La celebración comenzó en la tarde del viernes primero de enero y se extendió hasta el sábado con un paseo al arroyo que está en el sector Mameyal, en Turbaco. El festejo siguió en la tarde en la casa de Glenis, en el barrio El Prado.

La alegría duró poco, hasta cuando Nelson fue al baño que está en el patio. “Nelsito estaba en la terraza y le dieron ganas de orinar. Allí estaba la novia de Howard bañándose y él se le cruzó en el camino. Le reclamó a Nelsito que si lo que quería era ver desnuda a su mujer. De un momento otro se fueron a palabras y yo llevé a Nelsito para el cuarto evitando que siguiera la pelea”, relata la madre de Howard y Nelson.

A Nelson la situación lo volvió incontrolable y es por eso que Wilson, su hermano mayor, también intervino en la discusión. “Ni me di cuenta cuando pasó todo. Solo veo es cuando Nelsito cayó. Cuando lo cargo es que veo que tiene el cuchillo clavado en el pecho. De inmediato buscamos la manera de llevarlo al hospital, pero ya mi hermano iba muerto”, relata Wilson.

Glenis reconoce que entre sus dos hijos siempre hubo diferencias, pero dice que eran peleas normales que al poco tiempo quedaban en nada. “No imaginé que por esas peleas bobas que ellos siempre tenían todo iba a terminar en esta tragedia. Ahora no sé qué voy a hacer”, dijo la madre de víctima y victimario en medio de su dolor.

El crimen ocurrió a las 6:30 de la tarde del sábado y hora y media después la Policía dice que capturó en ese mismo barrio a Howard José Montes Martínez, de 27 años. El presunto fratricida fue llevado a audiencias preliminares de legalización de captura e imputación de cargos. Un juez de Control de Garantías lo cobijó con medida de aseguramiento intramural por el delito de homicidio y fue enviado a la Cárcel de Ternera.

La vida era distinta para Nelson y Howard. El primero era separado y estaba dedicado a la crianza de sus dos pequeños hijos. El segundo daba sus primeros pasos en el reguetón y ya había hecho presentaciones en tarima en su pueblo natal.

Tres casos

El fratricidio (de la palabra latina frater que significa hermano y cide que significa matar) es el delito que consiste en dar muerte deliberadamente a un hermano. En Bolívar ocurrieron otros tres casos en los últimos tres años.

El 9 de septiembre de 2018, John Jairo Torres Ruiz, alias ‘John Moscote’, mató con un cuchillo a su hermana, Mirladys del Carmen Torres Ruiz, porque ella no le prestó un ventilador con el que daba aire fresco a sus dos pequeños hijos. Ocurrió en una vivienda del sector Los Tamarindos, en El Pozón. John está preso.

El 15 de julio de 2019, el patrullero de la Policía Carlos Mario Martínez Hernández fue asesinado con arma blanca por su hermano Carlos Alberto en la calle La Cruz, del barrio Boston. El presunto agresor está en la cárcel.

El 14 de octubre del 2020, José Luis Rodríguez Soto, de 23 años, habría asesinado con un destornillador a su hermano Luis Daniel Rodríguez Soto, de 20 años y conocido como ‘el Bemba’. El hecho ocurrió en el municipio de Magangué.