Sucesos


“Este dolor no lo deseo a nadie”: hija del conductor asesinado

La víctima tenía dos hijas que ahora sufren por la muerte de su padre. La Policía investiga.

ZULEIMA BALAGUERA

28 de marzo de 2021 05:02 PM

“Esto no se lo deseo a nadie. Nunca pensé que la delincuencia nos tocara de esta manera tan cruel y despiadada. Es un golpe muy fuerte para nuestra familia, mi padre no merecía esto”.

Con la voz quebrantada, pero una fuerza y valentía impresionante, Sandra Navas Ceballos habla del homicidio de su padre, Eduardo William Navas Castillo, quien desapareció en la tarde del viernes y fue encontrado muerto en la mañana de este domingo en una zona enmontada de la Variante-Mamonal, en Nelson Mandela.

La búsqueda

Desde el viernes, los familiares de Navas y las autoridades lo buscaban. “Mi papá era taxista, pero yo compré un carro y él lo estaba manejando. Le descargamos la aplicación InDriver para que trabajara con ella, pero no sabía usarla, así que lo que hacía era recoger pasajeros conocidos, amigos, familiares, todo para que estuviera seguro, ya que nos daba miedo que recogiera a muchos desconocidos. Tampoco trabajaba de noche y siempre usaba dos celulares”, agregó la hija.

Sandra contó que el viernes, a las 8 de la noche, emprendieron su búsqueda porque “nunca llegaba tan tarde. Fuimos a su casa en El Socorro y estaba sola, entonces nos preocupamos más”. Cabe anotar que hace dos años William fue víctima de un hurto donde fue golpeado, por eso conducía con precaución y siempre estaba comunicándose con su familia.

La familiar añadió que la estación de su padre era frente al Centro Médico Los Ejecutivos -avenida Pedro de Heredia- y que ese día estuvo allí. “A las 11 de la mañana hablé con él por teléfono, sin pensar que sería la última vez. Luego le hizo una carrera a una pasajera que conocía y desde entonces le perdimos el rastro, hasta que nos avisaron que habían encontrado un cadáver”, dijo.

Terrible final

Sandra y Claudia, las hijas William, no llegaron al lugar para verificar si el cuerpo hallado era el de su padre, era una impresión muy grande, sobre todo para Claudia, quien está embarazada. “Fue un tío y un yerno. Ellos lo vieron y lo reconocieron por los documentos que portaba, por la camiseta rosada que usaba y por sus canitas. El carro que manejaba no aparece, ni los celulares, pero eso es lo de menos en estos momentos”, expresó la hija, quien considera que el homicidio se dio para quitarle el carro.

“El carro fue comprado de segunda, pero estaba nuevo y yo pienso que lo mataron para quitárselo y que él se opuso”, señaló con dolor. William fue hallado con las manos amarradas y, al parecer, tenía un balazo en la cabeza; sin embargo, Sandra dice no estar segura de eso.

“Lo que nos cuentan es que tiene golpes, esperamos que en Medicina Legal nos den más detalles. Le pedimos a Dios que la delincuencia termine en nuestra ciudad”, manifestó la mujer. Algunas fuentes aseguraron a este medio que sí fue baleado.

Investigando

El Comando de la Policía Metropolitana dijo que “lamentablemente informamos a la opinión pública que en el barrio Nelson Mandela, en la trocha de Tubo Caribe, fue hallado el cuerpo sin vida de este ciudadano. Estamos a la espera del informe de los resultados del Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses que será el encargado de establecer las causas de la muerte.

“La Policía Nacional, en un trabajo articulado con las demás autoridades, dispuso todas sus capacidades institucionales en la zona con el objetivo de identificar, ubicar y capturar a los responsables”.

Los esperan sanos y salvos

Las autoridades siguen en la búsqueda de Alexandrith Sarmiento Arroyo, estudiante de 15 años, desaparecida en Punta Canoa, el pasado 19 de marzo.

Sus familiares y la comunidad de Bayunca, corregimiento donde vive, realizarán mañana lunes, a las 8 de la mañana, un plantón en el Reloj Público del Centro Histórico para pedir por su pronto regreso.

Por otra parte, el conductor Omar Enrique Salguedo Patt, de 61 años, que desapareció el martes 23 de marzo frente a la Terminal de Transportes de Cartagenal, conducía un carro de servicio particular, estaba en ese lugar recogiendo algunos pasajeros y desde entonces se le perdió el rastro.