Sucesos


Fiesta novembrina en Bocachica deja un muerto y seis heridos

En una riña que se dio en un festividad sin permiso en la zona insular resultó muerto Yerson Castro Julio, de 26 años. Recibió tres balazos.

SAMUEL ÁLVAREZ BELEÑO

12 de noviembre de 2020 02:39 PM

En Bocachica, corregimiento de la zona insular de Cartagena, la comunidad dice que no tienen autoridad y por eso fue que se hizo una celebración novembrina que no tenía autorización, y que al final dejó un muerto y seis heridos.

Eran cerca de las 11 de la noche de ayer miércoles cuando se originó una pelea y un hombre que estaba armado comenzó a disparar contra varias personas. En medio de esa reyerta fue muerto de tres balazos Yerson Castro Julio, de 26 años.

Las motivos de la riña aún no son claros. Algunas informaciones dan cuenta que Yerson, quien estaba en la fiesta, se habría percatado que su hermano Lerki Castro Julio era una de las personas heridas y que el agresor también le habría dado una cachetada a Lisandro Castro, primo de ambos.

Los familiares de las víctimas dicen que no tenían nada que ver con la discusión y la Policía asegura que ya tiene información de quiénes causaron esta tragedia.

“Estábamos en la fiesta y de repente se formó una discusión con un sanandresano. Hubo un cruce de palabras que aparentemente no pasó a mayores. Luego, ese muchacho le pegó una cachetada a Lisandro Castro y después empezaron a tirarse botellas. El sanadresano sacó un revólver y le disparó a Yerson, le dio tres tiros en el pecho”, fue lo que dijo Sandra Paola Pájaro, esposa del difunto.

Lerki fue operado en el Hospital de Bocagrande tras recibir balazos tiros en una pierna, mientras que Lisandro también está en un centro asistencial de Cartagena. Los otros heridos son José Manuel Castro, Nairelis Gómez, Alberto Castro, Ronald Navas y Jackson Rojas. Todos ellos están fuera de peligro.

Hilario Castro, padre del difunto y de uno de los heridos expresó “que como es posible que las autoridades brillen por su ausencia ante unas fiestas que están prohibidas y haya lugares donde venden licor sin ningún tipo de control. Es claro que en el pueblo falta autoridad”.