Sucesos


No aceptó los cargos, pero va a la cárcel por el triple homicidio

La defensa de Oswaldo Castro, presunto responsable de asesinar a su mujer, cuñada y suegra, solicitó detención domiciliara, pero la Fiscalía le imputó tres delitos.

JAVID MARTÍNEZ M.

28 de marzo de 2020 12:00 AM

Feminicidio en concurso heterogéneo sucesivo, homicidio agravado y fabricación, tráfico o porte de armas de fuego, accesorios, partes esenciales o municiones.

Por esos delitos, un juez de Cartagena con funciones de Control de Garantías cobijó con medida de aseguramiento en la Cárcel de Ternera a Oswaldo de Jesús Castro Morelos, de 26 años y conocido como ‘el Mono Changón’. El sujeto es señalado presuntamente del triple asesinato en San Pedro Mártir, el miércoles a eso de las 4 de la tarde.

Pese a que la captura habría sido en flagrancia y a las pruebas testimoniales de testigos, Castro Morelos no aceptó los cargos, por lo que la Fiscalía solicitó la medida de aseguramiento restrictiva de la libertad de carácter intramural.

El juez explicó que tomó esta decisión por la gravedad y modalidad de la conducta, y por la cantidad de víctimas y el vínculo que tenía con ellas.

Año y medio de relación

El miércoles 25 de marzo, Eileen Madero Guerrero llegó a la calle 14 del barrio San Pedro Mártir, a la casa de Oswaldo de Jesús, para recoger unos enseres que se quería llevar a la casa de su mamá, en Vista Hermosa, luego que decidiera no vivir más con su pareja sentimental. Ella alegaba que era víctima de violencia intrafamiliar desde hace mucho tiempo. Sus familiares aseguran que llevaban un año y medio de relación.

En la residencia, cuentan algunos vecinos del sector, se escucharon muchos gritos e insultos por parte de la pareja. Luego de unos minutos de la discusión, Eileen decidió llamar a su mamá Edenis Guerrero y a su hermana Loliluz para que la ayudaran a llevarse todo lo que hacía falta. Las mujeres no demoraron en llegar a la vivienda y entraron a recoger las cosas.

Dicen los testigos que la discusión se volvió más fuerte; a tal punto de que no solo escuchaban los de las casas cercanas, sino las más retiradas. Todo indicaba que en esta ocasión no solo gritaban Eileen y Oswaldo, sino también las otras mujeres.

La tragedia

Los residentes de la zona informaron a la Policía que supuestamente en un momento de ira, Oswaldo entró a una de las habitaciones, y tras agarrar un arma de fuego, presuntamente disparó en contra de las mujeres. Eileen cayó en la terraza de la vivienda con signos vitales; mientras que la mamá de ella y su hermana murieron en el acto en plena vía pública.

Vecinos auxiliaron a Eileen y la llevaron a una clínica cercana, pero los médicos dijeron que había llegado muerta.

De Oswaldo se supo que se montó en su moto y se fue al barrio La María, donde vive una tía suya vive, para buscar refugio, pero las autoridades en medio de las pesquisas pudieron ubicarlo y capturarlo de inmediato.

Los vecinos, al enterarse de lo ocurrido unas horas antes, prendieron la residencia a modo de rechazo. Sin embargo, miembros de la Policía y algunos vecinos lograron sofocar las llamas para evitar una tragedia mayor.

¿60 años?

El abogado Enrique Del Río, consultado por El Universal, dijo que en ese hecho hay concurso de tres feminicidios agravados, homogéneos sucesivos; en concurso con porte ilegal de armas de fuego.

“El feminicidio agravado es más grave (penas más altas) que el homicidio. Va de 500 a 600 meses de prisión (41 a 51 años). En Colombia, la máxima pena es de 60 años de presión, y si el imputado acepta los cargos o preacuerda solo tendrá la mitad del descuento de ley, es decir un 25% de la pena. Si la captura fue en flagrancia, el descuento es de 12.5% de la pena”, dice Del Río.