Sucesos


“Que no quede impune”: familia de vigilante asesinado en Barú

La víctima estuvo desaparecida por 14 días. Fue raptado en una casa-finca junto con dos personas más.

ZULEIMA BALAGUERA

06 de junio de 2022 03:30 PM

Maniatado, bocabajo, con uniforme y botas puestas, en alto grado de descomposición y con un tiro de gracia. Así fue encontrado en la tarde del domingo Adolfo Agámez Zúñiga, el guarda de seguridad cartagenero que estaba desaparecido desde el pasado 23 de mayo en la Isla de Barú.

La imagen del vigilante, de 46 años, muerto en el sector de Playetas y a unos 15 metros del mar, jamás se borrará de la mente de Pedro, uno de sus siete hermanos. Durante 14 días esta familia vivió en plena zozobra y Pedro dice que pudo ser menos la angustia si hubieran realizado una buena investigación.

Lea aquí: Hallan el cuerpo de Adolfo Agámez, uno de los dos desaparecidos en Barú

Cerca a la casa-finca

“Siento que las autoridades fueron negligentes, ellos no buscaron bien. El cuerpo de mi hermano estaba en tierra y muy cerca del lugar donde desapareció. Según me dijeron, se nota que tiene más de ocho días muerto”, dijo Pedro.

Este hermano tuvo el valor suficiente para ir al sitio y reconocer el cuerpo. “Me llamó el CTI y de una me fui para allá. Supe que era él por el uniforme que tenía puesto y que tenía su apellido estampado. También le vi la placa de su trabajo y unos documentos de su familia, pero en Medicina Legal deben oficializar que se trata de Adolfo”, agregó.

Este medio conoció que el cuerpo fue hallado por unos soldados que patrullaban la zona y que de inmediato avisaron a sus superiores.

Recordemos que Adolfo, John Jairo Oliva y Pedro Llamas Magallanes fueron raptados en la casa-finca Altos de Barú por hombres disfrazados de policías, según contó una testigo.

Lea también: 10 hombres armados irrumpen en finca de Barú: un muerto y 2 desaparecidos

Adolfo tenía 10 días laborando en la casa-finca que era administrada por John Jairo. Pedro era ayudante y había llegado recién del Cesar. En la mañana del 24 de mayo, en una playa de la isla apareció el cadáver de John en similares condiciones que Adolfo.

Sobre esto Pedro dijo que “John tenía los ojos vendados, las manos amarradas y un tiro de gracia, pero estaba dentro del agua y en una zona apartada de la casa-finca. A mi hermano no lo metieron en el agua ni le vendaron los ojos. Yo creo que esos tipos lo sacaron del lugar, lo hicieron caminar unos metros y le dispararon de inmediato”.

Afirma que el vigilante no era amigo de Pedro ni John y que manifestó en una ocasión que no había nada extraño en el sitio. “Lo que una vez escuché fue que en ese lugar hubo un problema con el antiguo capataz, pero Adolfo no tenía nada que ver con eso”, expresó el hermano.

Adolfo vivía en el barrio Villas de Aranjuez de Cartagena, era padre de tres menores y tenía laborando 5 años en la empresa de seguridad Vimarco. Según su familia, nunca estuvo envuelto en líos personales y por eso hace un llamado a las autoridades: “que esto no quede impune, que se sepa qué pasó. Queremos saber quién le hizo esto y que los envíen a la cárcel”.

Le interesa: Hallan cuerpo flotando en el sector de Playetas, en la Isla de Barú

Sigue desaparecido

Sobre Pedro Llamas por el momento no hay información. El hombre, de piel negra y estatura promedio, desapareció junto con Adolfo y John y para las autoridades hay una amplia posibilidad de que corriera con la misma ‘suerte’. Al parecer, funcionarios del CTI realizan inspecciones en los alrededores de la casa-finca con el fin de encontrar información que los lleve a Pedro.

En todo un misterio se ha convertido este caso. Tal parece que John, Adolfo y Pedro no sabían los peligros que corrían en ese lugar.

Comentarios ()

 
  NOTICIAS RECOMENDADAS