Tres muertos y un herido por tropezón en “salsero”

17 de agosto de 2010 12:01 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Alfredo Estremor Puerta bailaba con su mujer cuando ‘el Negrito’ lo tropezó. La reacción entre ambos originó el primer disparo en el baile callejero o “salsero” que se realizaba en el sector Las Delicias, en La Esperanza. Fue el comienzo de los cinco minutos de horror que terminaron en tragedia para cuatro familias de ese sector. ‘El Negrito’ y otro sicario apodado ‘el Mailín’ asesinaron a tres jóvenes, entre ellos un infante de Marina, luego que hirieran a Estremor Puerta. La Policía dice que el “tropezón” fue una excusa para atentar contra Alfredo Estremor, de 43 años, por una vieja deuda que tenía con ‘el Negrito’. Paradójicamente Alfredo es el único que sigue vivo. En el hecho perdió a sus sobrinos Edwin Meza Elguedo, de 16 años y a Jaiver Enrique Hurtado Estremor, de 22. Su vecino, el militar Johnatan José Julio Rivero, de 22 años y quien también era ajeno a lo que sucedía, murió en la puerta del baile. En Las Delicias dicen, incluso los familiares de las víctimas, que ‘el Negrito’ se paseó como “Pedro por su casa” en el “salsero”. Aseguran que bailó y hasta comió en la casa de los allegados de Estremor. A las 11 p.m., según testigos, recibió por su celular la orden de matar a su rival. “Orden cumplida” Nadie sospechó de ‘el Negrito’. En el baile, que se organizó para agasajar a la reina de Las Delicias que participará en el próximo Reinado de La Independencia, todos estaban pendiente de lo suyo. La tercera calle, sitio del “salsero”, fue cercada con láminas de zinc para evitar el ingreso de personas extrañas. ‘El Negrito’ entró armado y así estuvo la tarde y parte de la noche del domingo. A las 11 p.m. se le acercó a Alfredo Estremor. Luego de tropezarlo con el hombro le disparó al cuello. Edwin Meza Elguedo estaba cerca de la víctima. Al ver caer a su tío, agarró por un brazo al agresor. Este no se pudo zafar, pero se pasó la pistola a la otra mano y abaleó al menor en los testículos. La confusión facilitó la huida de ‘El Negrito’. En la puerta del “salsero” se encontró con Johnatan, quien había dejado de bailar unos minutos antes. Para evitar que éste se interpusiera en su camino, le disparó a la cabeza. El sicario intentó llegar a donde lo esperaba su compinche en una moto RX-115, pero Jaiver Hurtado se lo evitó. El compañero de ‘El Negrito’, identificado con el alias de ‘Mailín’, frustró la persecución de Jaiver baleándolo en el pecho. ‘Mailín’ huyó en su vehículo hacia La María, por una calle que está antes del CAI de la Policía en La Esperanza. ‘El Negrito’ escapó corriendo hacia El Hoyo, donde reside. Un familiar de una de las víctimas afirma que lo escuchó decir por su celular ‘la orden está cumplida’. La Policía llegó a la vivienda de ‘el Negrito’ y no lo encontró. Su madre dijo que su hijo tiene otro nombre y mostró una cédula venezolana. No se sabe si el documento en verdadero o falso, pero lo cierto es que las autoridades no pudieron entrar a la vivienda del principal sospechoso del triple crimen. El general Ricardo Restrepo Londoño, comandante de la Policía Metropolitana de Cartagena, dice que ‘el Negrito’ llegó hace menos de una semana de Venezuela. Según el oficial, aprovechó el baile callejero para saldar una “vieja deuda”. En La Esperanza se asegura que ‘El Negrito’ se fue a Venezuela por dos homicidios que también cometió en ese sector. Pese a su peligrosidad y a sus antecedentes, se paseó por las narices de muchos antes de dejar una estela de sangre en Las Delicias. Recuperado para trabajar Johnatan José Julio Rivero vivía con sus padres a dos cuadras del sitio de los hechos. Ingresó a la Infantería de Marina en el 2007. El 16 de junio del 2008 fue baleado en una pierna en medio de combates que ocurrieron en Buenaventura. Se regresó a Cartagena para continuar su tratamiento. Su familia dice que ya no quería seguir en la institución militar y por eso estaba realizando diligencias para estudiar y trabajar. La semana que pasó, asegura su madre, lo llamaron para laborar como vigilante. “Eso lo tenía muy feliz, por eso fue a divertirse al ‘salsero’. Como allí vive su novia, no tuvo problema en entrar. Me dicen que bailó con todo el mundo. Así estaba cuando lo mataron”, manifiesta una tía de la víctima. “Iba a entrar” Jaiver Enrique Hurtado Estremor era herrero. Vivía con su mujer y un hijo en la calle donde se realizó el “salsero”. El joven, cuenta su familia, estuvo parte del domingo fuera de su casa haciendo diligencias. Regresaba en la noche cuando se encontró de frente con el sicario que mató a su tío. Intentó detenerlo, pero un balazo en el pecho, cerca del corazón, le causó la muerte antes de ser llevado al CAP de La Esperanza. Sus familiares dicen que Jaiver no tenía enemigos ni amenazas. Admiten que el problema era con Alfredo. Este último permanece en la Clínica Cartagena del Mar. Los médicos lo operaron ayer en la mañana y dicen que su estado es delicado. Cumplía en 2 semanas Edwin Meza Elguedo era el más joven. Residía con sus padres y hermanos a tres cuadras del sitio de los hechos. No estudiaba, pero ayudaba a un tío a repartir almuerzos entre el Mercado de Bazurto y el Barrio Chino. Su familia dice que al “salsero” se fue con sus tíos, hermanos y padres. Su mamá lo acompañaba cuando le dispararon. “Él fue el primero en darse cuenta cuando le dieron a su tío. Como estaba cerca, agarró al sicario, pero este se le zafó y le disparó”, cuenta un allegado. Edwin Meza cumplía 17 años el 4 de septiembre.

TEMAS

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Sucesos

DE INTERÉS