Un albañil muerto a bala y un policía linchado tras una riña

16 de julio de 2019 12:00 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

A Nilson De Ávila Ortiz el destino lo lleva al lugar equivocado pasadas las 9 de la noche del domingo.

En el día, todo es tranquilidad para el albañil, pero cuando se despide de algunos allegados en el barrio El Paraíso, del municipio de Turbaco, lo hace para siempre.

Una bala en su cabeza le causa la muerte y su sangre provoca la ira de una turba que actúa sin medir las consecuencias. Un grupo enardecido acaba con la vida del patrullero de la Policía Rafael Rodríguez Torres a golpes, al ser señalado supuestamente de accionar su arma de fuego contra Nilson cuando este intenta auxiliar a un cuñado que es baleado en una riña.

Familiares de Nilson cuentan que luego de que él deja de respirar y su cuñado es auxiliado con una herida en la pierna derecha, la comunidad lincha a Rodríguez, quien estaba de descanso y bajo los efectos del alcohol.

En el pueblo dicen que una amiga de Rafael es la encargada de iniciar el caos, tras enfrentarse a una vecina por motivos que aún no están claros.

Los allegados al policía también manifiestan en la mañana de ayer que la culpable de lo sucedido es una mujer que va a buscarlo horas antes a su casa, en el barrio Escallón Villa.

La historia

A las 7 de la noche del domingo, una mujer conocida como ‘Liliana’ llega a la casa de Rafael, en Escallón Villa, donde él está departiendo con varios primos, y se lo lleva a su residencia, en Turbaco, en el barrio El Paraíso.

Allí consumen bebidas alcohólicas con la familia de la mujer y poco después una riña termina con el buen rato. Al parecer, ‘Liliana’ sostiene una discusión con una vecina y la pelea se sale de control. Mientras varias personas intervienen para que la situación se calme, ella le quita el arma de fuego a Rafael y dispara, pero quien recibe ese balazo es el cuñado de Nilson, un joven de 21 años.

Justo en esos momentos, De Ávila pasa por el sitio y se encuentra con el caos. Preocupado, intenta saber qué está pasando y por qué su allegado está sangrando. Lo que encuentra como respuesta es la muerte.

“Le dijeron que le habían dado un tiro al cuñado y después, el hombre, que no sé si es policía activo o retirado, le quitó el arma a la mujer y también disparó y le dio a mi hermano en la cabeza”, relata Harrison De Ávila ayer en las afueras de Medicina Legal, en Zaragocilla.

La acción de Rafael sería la causa de su propia muerte. La comunidad, al ver su supuesta indiferencia, lo golpea y le causa graves lesiones en la cabeza y todo el cuerpo. Murió mientras era llevado a la Clínica Madre Bernarda.

Karen Humanes Torres, hermana de Rafael, dice que varios compañeros de él son los que se encargan de darle la mala noticia, a las 10:30 p. m. “Le robaron la moto, los anillos, sus papeles y su billetera. Sus compañeros cuando llegan a atender la situación son los que lo reconocen y avisan”, dice Karen.

Las víctimas
Nilson vivía y trabajaba como cuidador de una finca en el sector Los Laureles. De allí salió el domingo para llevar a una sobrina de su mujer al barrio El Paraíso. Cuando salió de ese barrio se encontró con la riña que acabó con su vida. Nilson también trabajaba como albañil y era oriundo de Turbaco. Por su parte, Rafael Rodríguez tenía ocho años en la Policía Metropolitana de Cartagena, era el menor de cuatro hermanos y vivía en la casa de su mamá, en Escallón Villa. Estaba adscrito al CAI del barrio Fredonia.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Sucesos

DE INTERÉS