Un año de la captura de la Madame: ¿cómo va el caso?

28 de julio de 2019 12:29 PM
Un año de la captura de la Madame: ¿cómo va el caso?
Liliana Campos Puello/Archivo-El Universal

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

El plácido descanso de Liliana Campos Puello en un apartamento en El Laguito, en la zona turística de Cartagena, fue interrumpido el 28 de julio de 2018 por un grupo de hombres de la Fiscalía y la Policía, para dar inicio a una de los casos más mediáticos y revolucionarios de los últimos años en Cartagena.

Desde ese momento la ciudad comenzó a conocer a una mujer que dejó de llamarse Liliana, para ser reconocida en todos los diarios del país como la Madame, la mayor proxeneta de Cartagena. Un apodo que ni ella misma sabe de dónde salió.

Aunque fue capturada en una operación en la que cayeron otras 17 personas presuntamente relacionadas con delitos sexuales, Liliana acaparó toda la atención, y desde entonces, su vida y la de sus familiares pasó a la esfera pública y comenzó a hacer parte de un caso que ella misma ha denominado “un circo”.

Hoy, cuando se cumple un año de la captura de Campos Puello, sus días transcurren en las deterioradas y antiguas paredes de la cárcel de San Diego, en donde, según fuentes extraoficiales, guarda tanta distancia con sus compañeras que la hace ver apartada debido a su actitud de prepotencia y arrogancia, pues en ese lugar, no hay ‘Madame’ que valga.

“Liliana - dentro de las condiciones difíciles que tiene la cárcel- se encuentra muy confiada en que la justicia del país y de Cartagena descubra la verdad y la declarare inocente, porque ella considera que no ha cometido ningún tipo de delito, entonces digamos que dentro de todas esas dificultades se encuentra tranquila”, manifestó su apoderado, Iván Díaz Sabbag.

¿Cuál es su mayor delito?

“Yo era empresaria, yo arrendaba casas, yo alquilaba apartamentos, penthouses, yates y yo traía los grupos y era especializada en despedidas de solteras, cumpleaños. Jamás he trabajado con menores. Nunca he tenido en mis grupos ni siquiera chicas de 18 años. Para mí eso es sagrado, yo soy defensora de los derechos de los menores (...) Las chicas que iban a mis eventos lo hacían por voluntad propia. Ellas mismas me escribían o me contactaban por teléfono”, dijo Liliana en una entrevista con El Universal.

Campos Puello sostiene y jura que no ha cometido ningún delito, sin embargo, para la Fiscalía es culpable de inducción a la prostitución, explotación sexual y concierto para delinquir.

El ente acusador señala que la Madame manejaba un corredor sexual en las playas de la ciudad y que poseía la capacidad logística y contactos a nivel internacional para realizar eventos que demandaban servicios sexuales. “Las mujeres les marcaban las rutas a estas jóvenes, de tal modo de que pudieran atraer a extranjeros, esos que vienen por turismo sexual y muchas veces los acompañan turistas nacionales”, explicó Mario Gómez, fiscal delegado.

También se le acusa de ofrecer fiestas sexuales en el extranjero mediante un catálogo que mostraba a sus clientes internacionales, para que escogieran las niñas que aparecían en él, las cuales eran sacadas del país para que fueran explotadas sexualmente.

Aunque la Fiscalía asevera que Campos Puello tenía casas en Manga y Crespo donde hospedaba a trabajadoras sexuales para tenerlas a la mano cuando organizara fiestas con servicios sexuales, ella niega esa situación y asegura que no ganaba dinero por eso, sino por el alquiler de casas y la organización de fiestas y eventos.

También ha indicado que no ha inducido a las mujeres a prostituirse y que trabaja con damas de compañía.

“Mi empresa es basada en rentas. Si hubiera vivido de una prostituta, yo no hubiera podido comprar ni mi Mazda, porque entonces hubiese pedido por cada niña 10 millones de pesos y quiero saber quién paga 10 millones”, sostuvo Campos.

¿Cómo va el caso?

La última vez que Liliana pisó un juzgado fue el 14 de mayo de 2019, cuando se retomó la audiencia de acusación que daría paso a la audiencia preparatoria. Sin embargo, esta última aún no se ha realizado y se aplazó para el 1 de agosto.

“Estamos pendientes de iniciar y coordinar la audiencia preparatoria, que es donde se van a pedir las pruebas, tanto por parte de la Fiscalía como por parte de la defensa, que se van a practicar en el juicio oral”, dijo el abogado de Campos.

Pero, existe una alta posibilidad de que cuando haya una fecha para que la Madame vaya a juicio oral, esta esté en libertad por vencimiento de términos.

“Los términos generales se le vencen hoy, 28 de julio, pero hay que hacer unas adiciones porque la defensa en varias ocasiones ha solicitado aplazamientos, los cuales tienen que sumarse a esos términos que ya han transcurrido. Eso quiere decir que se rodaría la fecha un par de semanas”, sostuvo Díaz.

Añadió que cuando llegue la fecha, solicitará “ante un juez de control de garantías una audiencia para que este disponga de la libertad de Liliana porque este es un derecho que ella tiene”.

De esa manera, Liliana, al igual que muchos sindicados de cometer delitos, quedarían libres bajo la figura de libertad de términos, una carta que con el tiempo se ha convertido en el as bajo la manga cuando la justicia demora en cumplir con su labor, ya sea para culpar o para librar.

Los audios

Madame: hola, con quien habló.

Turista: con *Marcos, de México, ¿cómo estás?

Madame: bien, mi amor, ¿y tú, estás en Cartagena?

Turista: ¿Cómo está Cartagena?, ¿bonito todavía?

Madame: hermoso, y unas modelos divinas mi amor

Turista: voy a Playa del Carmen o hacia Cancún -México- con unos amigos a una despedida. ¿Tienes contactos allá que me mandes?

Madame: te voy a decir la verdad, las niñas en Cancún están cobrando mucho dinero, a ti te queda más fácil yo mandártelas de aquí. Les compras su pasaje y te doy la misma cuota que pagas en Colombia, y ya van a venir amaestradas, porque por las de Cancún no te puedo responder.

Turista: ¿Cuánto?

Madame: Lo mismo que tú me pagas por las 24 horas, 600 dólares por niña. Y allá -en Cancún- están cobrando por dos horas 600.

¿Quién era Liliana Campos Puello?

A Liliana Campos Puello no solo la han llamado la Madame, otros alias como la Ronca, la Vara de Caballo o la Cuchy Barbie, también han resonado aunque no con la misma fuerza.

Mucho antes de tener más reconocimiento del que alguna vez hubiese soñado (y no precisamente como alguien lo sueña) Liliana se ganaba la vida vendiendo ropa y otra clase de artículos con los que logró mantenerse económicamente bien por mucho tiempo.

Vivió su adolescencia de manera humilde en el barrio Blas de Lezo, suroccidente de Cartagena, y estudió en la Institución Educativa Lourdes, ubicada en el Pie de la Popa.

El giro de 180 grados inició cuando la Madame, la segunda de cuatro hermanos, decidió en los años 80 viajar a los Estados Unidos con el fin de cumplir el “sueño” americano. En ese país estuvo tras las rejas y tiene antecedentes judiciales por tráfico de heroína, además de reportes de entradas y salidas irregulares.

Cuando regresó a Cartagena en 1990, se mudó al barrio El Recreo, donde montó un negocio que las autoridades han tipificado con el delito de trata de personas, y que le dio el reconocimiento como una de las proxenetas con mayor capacidad de ofrecer y vender servicios a los extranjeros en Cartagena.

28 de julio de 2018: en la Operación Vesta, la Fiscalía captura a 18 personas por estar presuntamente relacionadas con delitos sexuales, entre ellas, Liliana Campos Puello, alias la Madame.

02 de agosto de 2018: una jueza le decretó medida privativa de la libertad en centro carcelario.

26 de noviembre de 2018: otro juez decretó medida privativa de la libertad en centro carcelario para tres de los cuatro familiares.

07 de febrero de 2019: se inició la audiencia de acusación y la Fiscalía presentó nuevos testigos.

04 de marzo de 2019: se realizó la audiencia de sustitución de medida de aseguramiento, en la que Campos Puello solicitó casa por cárcel.

13 de marzo: Policía impuso un comparendo a Liliana por amenazar a un periodista.

14 de mayo: se retomó la audiencia de acusación contra Campos Puello.

¿Qué sigue? Luego que acabe la audiencia preparatoria vendrá el juicio oral.

30 de julio de 2018: la Fiscalía le imputó los delitos de trata de personas, concierto para delinquir e inducción a la prostitución, pero alias la Madame no aceptó los cargos.

25 de noviembre de 2018: un juez de Garantías legalizó las capturas de cuatro parientes de Liliana. Se trató de su esposo, Gustavo Ruiz; su padre, Carlos Campos, y dos sobrinos, de nombres Omar y Fabio.

22 de enero de 2019: la Fiscalía presentó escritos de acusación contra Campos Puello.

26 de febrero de 2019: Liliana fue vista caminando en las calles del Centro Histórico, sin esposas, y con dos guardias vestidos de civil.

05 de marzo: un juez negó la solicitud de casa por cárcel a la Madame y su esposo.

24 de abril: la Sala Penal del Tribunal Superior de Cartagena dejó en firme la audiencia de imputación de cargos.

23 de julio: suspenden y aplazan la audiencia preparatoria luego de que la defensa de su padre y su sobrino pidieran detener la diligencia, ya que presentará una solicitud de preclusión de la investigación.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Sucesos

DE INTERÉS