Facetas


Cartagenera no tenía ni para comer, ahora gana miles de dólares en EE. UU.

La cartagenera Melissa Del Mar ganó un premio internacional por crear una comunidad de desarrolladores y diseñadores web a nivel mundial.

DANA ROMERO IRIARTE

11 de diciembre de 2022 12:00 AM

Entre los 176.907 colombianos que escogieron a Estados Unidos como su nuevo hogar –según cifras del Ministerio de Relaciones Exteriores de Colombia– se encuentra Melissa Del Mar Méndez, quien aunque nació en las comodidades de una casa en Bocagrande, en Cartagena, donde podía quedarse con su familia sabiendo que nunca le faltaría nada, decidió irse a vivir “las duras y las maduras” en el país norteamericano,

Melissa sabía que estaba hecha para cosas grandes, después de todo, aprendió mucho de aquellas charlas a la hora de la cena donde sus papás se sentaban a hablar de negocios, estrategias y campañas. Lea aquí: La mujer que recorre Cartagena en silla de ruedas por los discapacitados

En Cartagena el que tiene ‘la palanca’ lleva la delantera. Acá (en Estados Unidos) no es así. No importa quién seas en Cartagena, de qué familia vengas o cuál sea tu apellido, en EE. UU. a nadie le importa”.

Melissa Del Mar Méndez, empresaria.

Tenía grandes ambiciones a las que estaba dispuesta conseguir a toda costa, y aunque todo pintaba ser positivo la cartagenera sintió el duro golpe al tomar la decisión de emigrar a Norteamérica.

Una de las cualidades que desarrolló a lo largo de su adolescencia fue la seguridad en sí misma, se creía capaz de lograr cualquier cosa que se propusiera, tanto así que confesó haber llegado a EE. UU. creyendo que se convertiría en la próxima Jeff Bezos (fundador de Amazon). Siempre quiso ser gran empresaria, pero antes se estrellaría con la realidad.

“En Cartagena hay mucha burocracia, allá el que tiene ‘la palanca’ lleva la delantera. Acá (Estados Unidos) no es así. No importa quién seas en Cartagena, de qué familia vengas o cuál sea tu apellido. En Estados Unidos a nadie le importa, suena duro pero es la realidad”, afirmó Del Mar.

Y añadió: “Yo necesitaba una gran dosis de humildad y la vida me la dio cuando llegué a estas tierras. Una vez más aterrizada, logré centrarme y empezar desde cero a luchar por mis sueños. No fue nada fácil”.

1’203.521
colombianos residen actualmente en el exterior, según cifras del Ministerio de Relaciones Exteriores de Colombia.

La cartagenera empezó trabajando como mesera y camarera, mientras estudiaba al mismo tiempo, en total, eran 80 horas semanales dedicadas al trabajo y estudio. Pero ahí no terminaba su día, luego de ambas jornadas regresaba “muerta” a casa a cumplir con sus tareas de la universidad.

“La gente en Cartagena tiene una idea errada sobre emigrar a Estados Unidos”, recalcó, refiriéndose al vago pensamiento de creer que en seguida se llaga a ganar dinero, a vivir en un buen hogar y tener vida social. La verdad es que todo eso puede llegar a ser más difícil de conseguir en EE. UU. que en Colombia.

A sus 22 años, Melissa reunía monedas para comprar una hamburguesa de McDonalds de 6 dólares.

“Fueron muchos años de trabajo duro a cambio de un sueldo mínimo. Pero hoy me enorgullece haber vivido todo eso, porque he logrado conseguir una gran parte de todo lo que siempre soñé”, aseguró la colombiana.

Trayectoria profesional

Melissa Del Mar llegó a Estados Unidos a continuar su carrera de publicidad, que había iniciado en Medellín. Al terminar, y después de trabajar por años en ocupaciones ajenas a su formación, por fin entró al campo laboral en el extranjero sobre lo que había estudiado.

“Empecé a trabajar en Datagran, la agencia de publicidad que mi papá tenía, pero con un pivot (cambio de estrategias para volver un negocio más rentable), el cual sumó el uso de inteligencia artificial”, explicó la publicista.

Después de un tiempo, aún trabajando en Datagran, decidió crear su propio startup (empresa emergente que hace uso de las TIC): un marketplace (sitio de ventas online) de diseñadores independientes (de ropa, diseño de interiores, etc.), donde Del Mar logró adquirir conocimiento en desarrollo de software, experiencia de usuario, páginas web y todo lo relacionado con este mundo.

Así que empezó a trabajar en Webflow, “una herramienta para crear páginas web sin conocimiento sobre códigos” y se convirtió en freelancer (trabajadora independiente) de páginas web.

No dejó Datagrand inmediatamente, hasta que llegó a ganar 11 mil dólares en un mes y decidió abrir su propia agencia de diseño web y branding: Eurecah.

En enero de 2022, Melissa creó una comunidad de desarrolladores y diseñadores de páginas web, Flow Party, con el propósito de guiar a personas que daban sus primeros pininos en Webflow.

La comunidad empezó con 50 personas y hoy día cuenta con 1.500 alrededor del mundo.

Por estos y otros logros, Webflow escogió a Melissa Del Mar, de 36 años, como la ganadora del premio Community Leader (Líder de la Comunidad en español), entre cinco nominados.

Para finalizar, Melissa aseguró que seguirá poniendo todo su empeño en su agencia Eurecah, la cual ha logrado facturar 250 mil dólares desde su creación, en noviembre del año pasado.

También, animó a los cartageneros y colombianos a que sientan que su futuro se encuentra más allá de las fronteras de su país de origen, a emigrar. Pues, ella es el claro ejemplo de que los resultados compensan todo el esfuerzo y el trabajo duro de los primeros años.

Comentarios ()

 
  NOTICIAS RECOMENDADAS