Facetas


Israel y Palestina: un duro conflicto de nunca acabar

El cese al fuego entre Israel y Hamás parece haber cerrado un nuevo sangriento capítulo en la Franja de Gaza, donde la tensión no muere.

“Aún estamos vivos. El bombardeo continúa en Gaza, especialmente en el sur (en las ciudades de Khan Younes y Rafah). Dicen que va a haber condiciones para un cese de fuego, ojalá haya una tregua”, describía el pasado jueves Aya, una joven residente en Gaza, donde en los últimos días el conflicto entre palestinos y judíos israelíes dejó más de 230 muertos y centenares de heridos. Un día después, este viernes, hubo un alto al fuego. (También le puede interesar: Llegan a Israel y Gaza las delegaciones egipcias para supervisar la tregua)

“Después de todo eso necesitamos cuidado psicológico -relataba-, en serio, porque la situación está muy mala y nos cansamos mucho psicológicamente, especialmente durante los apagones. Sentía que mi corazón iba a parar o que iba a tener un ataque de nervios”. “Hemos vivido muchos ataques, en 2008, 2011 y 2014 -mi primo murió en 2008-, tantos recuerdos difíciles ahora han vuelto. Pero esta vez, ¿sabes?, la destrucción es mucho, mucho más grande de lo que vivimos durante la Guerra de 51 Días, en 2014. Esta vez, gracias a Dios, nuestra resistencia nos ha alzado la cabeza, de verdad”, añade. Desde aquella región de Gaza, Aya también señala que se “ha destruido el mito de que el ejército israelí es invencible” y otros de los suyos han celebrado alegres la “victoria”, luego del alto al fuego.

“¿Y sabes qué más? -añade-, lo lindo es que esta vez Palestina está unida. Cada vez es Gaza la que es bombardeada, pero igual estamos muy felices de ver que esta vez Palestina está muy unida en su resistencia, de Jerusalén a Cisjordania y los Territorios de 1948”, sostiene.

***

Gaza ha concentrado el mayor número de muertos (al menos 230, incluidos 60 niños) en el último enfrentamiento de los palestinos de Hamás contra Israel (que suma unas 13 víctimas). Sin embargo, cómo se explica entonces que algunos palestinos se consideren victoriosos y celebren haber destruido “el mito de que el ejército israelí es invencible”. Según Adrián Sánchez, cartagenero y analista político de Palestina, la respuesta tiene que ver con esa misma unión del pueblo palestino en esta, considerada como una tercera intifada (levantamiento de palestinos contra israelíes). (Lea también: La tregua entre Israel y Hamás en Gaza entra en vigor y se mantiene)

“¿Cómo se interpreta esta unión y a qué se refiere? Es la unión de esas cuatro partes de Palestina porque, anteriormente, básicamente como están tan separadas y hay un muro que las divide, la gente no podía luchar de manera unida, era muy difícil”, sostiene. Las cuatro partes en las que está separada Palestina son Gaza y Cisjordania, por un lado, y, por el otro, los llamados Territorios de 1948 y Jerusalén, que cuenta con un estatus especial, divididas por un muro construido por Israel para defender su territorio.

“En Palestina básicamente siempre se han sentido oprimidos. Ahora sucedieron distintas cosas en distintas partes de Palestina, pero al final todos se unieron y lo enmarcaron como en un movimiento popular de todos (...) Esto no es de la nada, es en respuesta a lo que ha estado pasando por años”, detalla el analista. Los israelíes y palestinos se han enfrentado por más de 70 años por un territorio que ambos se reclaman como suyo, la guerra se “reaviva” por épocas y ha dejado miles de muertos y miseria.

Israel y Palestina: un duro conflicto de nunca acabar

Manifestantes palestinos chocan con tropas israelíes en el centro de la ciudad cisjordana de Hebrón, en los días previos al cese al fuego.

***

El estallido de este último enfrentamiento se dio por dos razones. Choques en Jerusalén entre los árabes palestinos y la policía israelí, que habría menguado celebraciones del Ramadán, y por el desalojo de palestinos de unas viviendas que luego serían entregadas a los judíos. Esto habría generado protestas, en la misma Jerusalén, en Cisjordanía y en los Territorios de 1948, también el lanzamiento de cohetes desde Gaza hacia Israel por parte del grupo político armado palestino Hamás, considerado terrorista.

“Estas últimas dos semanas he estado presente en todas las protestas organizadas en Nazaret en contra de la ocupación, el desplazamiento y el asalto en contra de nosotros, ya sea en Sheikh Jarrah (barrio palestino en Jerusalén), en Gaza o en los territorios de 1948”. Las palabras son de Hanin, una joven residente en Nazaret. “Esta nueva intifada demuestra la unidad de una nueva generación de palestinos: los hijos de los hijos de los sobrevivientes de la Nakba (como se recuerda la expulsión de palestinos de Israel en 1948), algo que Israel pensó haber eliminado de su memoria. Sabemos que lo que nuestros abuelos vivieron en 1948 es lo mismo que vivimos hoy en día. Aún nos están asaltando, desplazando y encarcelando”, refiere. “Ha sido difícil -comenta- dormir y comer. Hay un dolor constante en mi estómago”. (Lea aquí: Israel reabre paso comercial con Gaza varias horas para material humanitario)

Hanin narra que el 18 de mayo hubo una huelga general en Palestina que causó un gran daño económico a Israel, afectando restaurantes, hospitales y zonas de construcción. “Después de todo, Israel depende de nuestra mano de obra. Israel nos considera ‘mano de obra barata’ y nos trata como ‘trabajadores migrantes’ en nuestra propia tierra. Esta no fue una huelga ordinaria, fue una huelga de un pueblo unido a pesar de las fronteras que lo intentan dividir. Desde Nazaret estuve en huelga, protestando como un pueblo unido”, añade. “Después de tantos años de usurpación de nuestra tierra y brutalidad durante generaciones, una vez más nos sentimos dueños de nuestras ciudades. Nunca me había sentido tan orgullosa”, cuenta Hanin.

Israel y Palestina: un duro conflicto de nunca acabar

Destrucción en Gaza ha sido devastadora, tras los bombardeos de Israel.

Un colombiano, en la otra orilla del conflicto

Luis Fernando Jurado es un guía turístico colombiano que vive hace 22 años en Israel, la otra cara del conflicto. Ha padecido en carne propia la zozobra. “Lo más probable es que vamos a llegar a un alto al fuego. Los terroristas — de Hamás- siguen disparando, porque para ellos es importante el ego, como comenzaron esta guerra ellos quieren decirle a su gente que ellos son los que deciden cuándo se termina”, mencionaba, horas antes de que el gobierno israelí aprobara una propuesta de cese al fuego entre su ejército y el grupo Hamás. “No importa que en toda su ciudad estén muertos, con unos cuantos que queden con vida ellos van a salir a decir que ganaron. No es la primera vez que van a salir diciendo que humillaron al pueblo de Israel”, contaba.

“Esta vez hemos llegado a que nos lancen más de 300 cohetes en una noche. En total nos han lanzado más de 3.400 cohetes a nuestras ciudades, tenemos algo que se llama Cúpula de Hierro que ha logrado derribar un 90% de esos cohetes”, sostenía, sobre el sistema de protección militar anticohetes israelí. En respuesta al ataque, Israel lanzó una contundente y mortífera ofensiva contra objetivos militares en Gaza, zona controlada por Hamás.

Y, tras el cese al fuego de este viernes, el primer ministro de Israel, Benjamín Netanyahu, aseguró que su país ha “alcanzado los objetivos de la operación con un éxito extraordinario”. (Lea aquí: Gobierno israelí acepta un alto el fuego con Hamás para Gaza)

Israel y Palestina: un duro conflicto de nunca acabar

La gente camina por los escombros del edificio de al-Jalaa, destruido por Israel en la ciudad de Gaza, el viernes 21 de mayo de 2021.

“Israel invierte dinero en proteger a su población civil, estos terroristas invierten el dinero es en comprar armas y armas. Ellos -los terroristas- se escudan en la población civil, el pueblo palestino en Gaza está secuestrado por Hamás, allá nadie tiene ni voz ni voto”, asegura Luis Fernando. Si bien Hamás es considerado terrorista por parte de la comunidad internacional, entre los palestinos en Gaza tiene tantos adeptos como contradictores.

“La gente dice que Israel no tiene muchos muertos, pero es porque protege a su población. Cuando se escucha la alarma anti-cohetes tú tienes 15 segundos o hasta minuto y medio para esconderte en un refugio. El ataque ha sido general contra la población en Israel. Ha habido 12 muertos y más de 300 heridos. Somos 5 millones 200 mil personas en riesgo de peligro, es como una ruleta rusa: tú no sabes si ese cohete va a caer en tu casa”, narraba Luis, antes del cese al fuego. (También le puede interesar: Hamás dispara 130 cohetes hacia Tel Aviv en escalada con Israel)

“Los que creemos en Jesús, en lo que está escrito en la palabra de Dios, sabemos que estamos llamados a llevar luz al mundo y mostrar la verdad que nos hará libres, por eso me atrevo a dar entrevistas y a contar el punto de vista de un colombiano que vive en carne propia lo que está sucediendo”, asegura. Y reprocha el hecho de que “Israel da trabajo a una gran parte de la comunidad árabe palestina en su territorio, más de 250 mil trabajadores, que en vez de bendecir al que les da de comer, patean el plato y buscan acabarlo. Nos han quemado negocios, restaurantes, casas, algo que nunca se había visto, porque ellos viven, comen, trabajan, de Israel. Son más que todo los jóvenes”, sostiene. “Aquí no hay temor porque sabemos que hay un ejército fuerte, valiente, humanitario, que ama la vida, que lucha por su Estado y que no va a dejar que lo lleven como oveja al matadero, como fue el pueblo judío llevado en Europa”, finaliza.

De otro lado, Ofra Metsuyanim, otra guía turística israelí, que vivió con mucho temor lo sucedido, relata que ahora permanecen en calma pero a la expectativa de lo que pueda ocurrir tras el cese al fuego y lamenta lo que pasó en los últimos días. “La diferencia es que cuando los árabes atacan judíos y matan judíos, la mayoría de los árabes festeja o están muy felices. Cuando nosotros oímos que un judío hizo algo contra un árabe, sentimos una vergüenza y una tristeza grande [...] Esta vez los ciudadanos musulmanes que viven dentro de nosotros, en Israel, de repente cambiaron, salieron de sus casas y atacaron a los judíos. Es una situación muy complicada, porque no son los árabes de Hamás que nos odian: son nuestros vecinos, con los que convivimos, de repente es como traicionarnos”, aseguró sobre esta guerra que parece de nunca acabar. (También le puede interesar: ONU: Israel utiliza fuerza innecesaria y desproporcionada contra palestinos)

Diez puntos para entender el conflicto

1. El conflicto existe entre: el Estado de Israel y el pueblo palestino.

2. Tanto judíos como palestinos reclaman su derecho histórico a habitar las tierras de lo que hoy en día es Israel.

3. La migración de los judíos hacia la zona que habitan hoy, y que han reclamado históricamente, se dio por distintos factores, como guerras y conflictos mundiales.

4. En 1948, Israel, conformada por judíos que habían llegado a la zona desde distintos lugares del mundo y otros que ya la habitaban, declaró su independencia. De Palestina fueron expulsados judíos y de Israel fueron expulsados palestinos.

5. Un día después de declarar su independencia, siete estados árabes le declararon la guerra a Israel, un conflicto que este último país ganó, ampliando aún más su territorio. Al éxodo de árabes que fueron expulsados de Israel durante la guerra se le llamó Nakba.

6. Desde entonces, han ocurrido diversos conflictos y guerras por la ocupación de la zona, pese a un tratado de la ONU que intentó mediar otorgando a cada parte (Palestina e Israel) un territorio igual. Este acuerdo no fue reconocido por parte de la población palestina.

7. El asesinato de cuatro trabajadores palestinos en un campo de refugiados, embestidos por un camión militar israelí, causó la primera intifada, en 1987. Se trató una revuelta palestina contra el dominio israelí. El año 2000 sucedió una segunda intifada.

8. La ciudad sagrada de Jerusalén quedó en medio del conflicto, con un estatus especial internacional y neutro, por haber en ella tantos símbolos importantes del judaísmo, del cristianismo y de los musulmanes.

9. Hamás es un grupo militante armado palestino, considerado terrorista, que surgió tras la primera intifada, con el propósito de destruir a Israel y que nunca lo ha reconocido como Estado. También para intentar controlar el mando palestino llevado por otro grupo, la Organización para la Liberación de Palestina, cuyo presidente fue Yasser Arafat.

10. El asedio de Hamás dentro de la comunidad palestina ha radicalizado más el conflicto en Gaza, donde se ha hecho fuerte y donde Israel construyó un muro para aislarla económicamente. Recientemente, ha habido fuertes conflictos, en 2008, 2011, 2014 y en 2021.

  NOTICIAS RECOMENDADAS