Pareja tóxica, crimen probable

06 de octubre de 2019 12:00 AM
Pareja tóxica, crimen probable
La psicoterapeuta Viviana Carrasquilla Urshela.

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Ella sabía que él no la dejaría ir tan fácil, pero nunca se le cruzó por la cabeza que esa mañana, revólver en mano, la atacaría una única y última vez. Danilsa Niño rió pensando que era una broma. Él sería incapaz de pegarle un tiro. ¿Él? ¡No! Podía haberle echado varias veces la ropa a la calle, podía haberla exhibido frente a los vecinos, pero él nunca la tocó. Nunca le puso una mano encima. “Baja eso, hombe, qué me vas a pegar un tiro ni que nada”, le dijo. En abril de 2018, el resultado de lo que Danilsa creía imposible, fue el suicidio de un hombre que creía haberla matado; y ella, internada de urgencia en el hospital, con una herida de bala que por suerte no tocó ningún órgano vital.

Y es que si no era para él, no era de nadie. Esta es la máxima en este tipo de crímenes.

***

Otro caso sonado es el de Javier Martínez Martínez, que fue acuchillado más de 30 veces por la que sería su novia. Eso sucedió en un motel del barrio Las Palmeras el 3 de marzo de 2017, en hechos que sorprendentemente aún son materia de investigación, dado a que la sospechosa principal alega que Javier se acuchilló, la acuchilló a ella y después se suicidó.

***

El más reciente fue la semana pasada. El fatal protagonista es el cartagenero Álvaro Vega, a quien aún lloran sus familiares tras su asesinato en Perú. Con apenas 29 años, fue víctima, al parecer, de su pareja, Nelly Acosta, 11 años mayor que él. Aunque medios definen esta relación como ‘tormentosa’, y allegados a Álvaro comentan en redes que ella era “muy celosa y que ellos discutían siempre”, todavía no se sabe qué pasó en realidad.

Hasta el viernes, cuando se cerró esta edición, Nelly Acosta Egusguiza estaba en el penal de mujeres de Iquitos, Perú.

En Jardines de Cartagena, descansan los restos de Álvaro.

***

Tristemente, podríamos pasar todo el día leyendo acerca de estas situaciones.

Del total de los crímenes, un 86 por ciento corresponden a mujeres muertas en Colombia, y solo entre enero y julio del 2018 iban 28.859 casos de violencia de pareja en nuestro país, según Medicina Legal. El instituto también ordena las principales agresiones:

31,9 % de las mujeres víctimas sufrieron algún tipo de violencia física por parte de su pareja o expareja.

- El empujón o el zarandeo es la forma más frecuente de agresión (28 %).

- Hubo agresiones físicas muy graves, como los golpes o intentos de estrangulamiento.

- El 8,7 % de las mujeres ha sido pateada o arrastrada por su pareja.

- El 4,4 % ha sido víctima de intento de estrangulamiento o de quemaduras.

Abuso contra la pareja masculina

La cifras contra abusos a la pareja masculina también son importantes de mencionar. Por cada hombre que denuncia ser víctima de violencia por su pareja, seis mujeres lo hacen.

“La principal razón que lleva a una persona a atentar contra la pareja es la pérdida de control sobre la situación (la situación puede ser de cualquier tipo). En ese tipo de estructuras saben que existe un límite, pero el maltratador no lo respeta, su prioridad es la satisfacción de sus deseos, carece de empatía, no sienten el dolor del otro”, explica la psicóloga clínica, psicoterapeuta y conferencista Viviana Carrasquilla Urshela.

Añade que “los celos, cuando son exagerados, son una forma de control. No son sanos e inmediatamente son detectados se deben poner límites y, si no se manejan adecuadamente, es preferible terminar la relación. Podríamos hablar de estructuras psicópatas y se puede dar tanto en hombres como en mujeres”.

Según un análisis poblaciones en Colombia, publicado en la Revista Científica General José María Córdova y replicado por Scielo, “uno de los aspectos más importantes a tener en cuenta es que las violencias que se generan dentro de las relaciones afectivas de pareja tienen efectos a largo plazo en la psiquis de las personas involucradas, que también repercuten en sus familias y, a su vez, estas familias afectan y permean las dinámicas sociales”.

Este no es un tema, entonces, que le compete únicamente a la pareja.

Pero ¿por qué son violentas estas personas?

“Las personas que sufren maltrato o violencia se caracterizan por haber sido víctimas de maltrato en la niñez, con cualquiera de los tipos de maltrato, físico, emocional, sexual o por negligencia. Esas personas crecen siendo vulnerables a repetir la historia de maltrato de la que han sido víctima, la cual fue afectando su autoestima. El maltrato afecta el desarrollo cognitivo y psicosexual, por lo tanto esas personas pueden presentar problemas en sus relaciones de pareja y en el desempeño académico”.

También es común que el maltratador sea víctima del consumo de sustancias psicoactivas.

Viviana Carrasquilla Urshela responde más acerca de este comportamiento:

¿Existen señales de que la pareja es maltratadora?

- Sí. Existen señales de que una persona puede atentar contra tu vida. Una personalidad psicopática que se puede determinar si se conoce el tema porque, de lo contrario, se caería en la red de carisma que ellos manejan para lograr sus objetivos.

Son personas que suelen ser controladoras, con una autoestima muy baja en la que necesitan disminuir al otro para sentirse seguros e importantes.

Así empieza el maltrato...

- El maltrato comienza de una forma muy sutil, con pequeñas bromas o chistes que van a disminuir el rasgo más importante de la personalidad de la víctima.

Esa actitud, el maltratador la va a combinar con halagos y atenciones que confunden. Si la víctima presenta vacíos afectivos, se apega a los momentos de halago y hace que el maltratador tome más fuerza sobre la situación.

El maltrato psicológico va a pasar a algo más físico, de pequeños empujones o gritos, pero siempre con halagos o momentos de mucha felicidad. La víctima no logra entender qué clase de persona tiene a su lado. Eso hace que el maltratador gane tiempo y confianza frente a la persona que tiene a su lado.

¿Qué debe hacer una víctima de maltrato?

- Las personas que han recibido cualquier tipo de maltrato, ya sea físico, emocional o psicológico o sexual, deben iniciar un proceso de psicoterapia. Generalmente, se realiza con una sesión a la semana o más si el caso lo requiere.

¿Por qué es tan difícil salir de este tipo de relaciones?

- Es muy difícil salir de este tipo de relaciones tóxicas sin ayuda porque la raíz está en traumas originados en la niñez, que no han sido elaborados y tienden a repetirse con diferentes personas. Es necesario un tratamiento psicológico dirigido por un(a) psicólogo(a) especializado en Psicología Clínica. Los psicólogos clínicos y los psiquiatras son los profesionales capacitados y entrenados para manejar este tipo de problemática.

**

Danilsa lanza un suspiro despreocupado. Ella parece no darse cuenta de la magnitud del suceso que vivió cerca del Castillo San Felipe. Siempre tiene una sonrisa en el rostro y trata, como siempre, de ser una buena mujer.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Facetas

DE INTERÉS