Revista nueva


Noelle Schonwald, lista para volver a amar

REVISTA NUEVA

23 de agosto de 2014 12:02 AM

Aunque es de quienes confiesa regodearse en el pasado y pensar una y otra vez qué habría sucedido si hubiera tomado otras decisiones, con el futuro no suele meterse demasiado; planificar lo que sigue no es precisamente lo que más hace. Sin embargo, poco antes de comenzar las grabaciones de El Estilista, serie de RCN donde encarna a Tatiana Gómez, Noelle acababa de llegar de su año sabático en París, una experiencia que había emprendido de la mano de su hija.

El sueño lo compartían desde hacía tiempo y dado que el grado de bachiller de Tomasa no les daría mucho más tiempo para seguirlo aplazando, Noelle decidió invertir todos los ahorros de su vida en esa aventura. Lo vendió todo, desde los muebles hasta el carro; incluso cerró la que había sido su casa por mucho tiempo, y empacó lo elegido para su nueva vida en una maleta que no pesaba más de 23 kilos.

Este proceso duró cuatro meses, tiempo en el que también reunió coraje, organizó papeles, consiguió un sitio para dormir durante los diez primeros días de su estadía en la Ciudad Luz, y se despidió de familiares y amigos. La aventura era un sueño común, por supuesto, pero tenía un trasfondo muy interesante: ser una lección de vida para Tomasa, quien pronto se graduaría y emprendería su camino de mujer independiente, razón por la que Noelle quería estar segura de que no fuera un cambio traumático y tuviera las herramientas necesarias para hacerlo bien.

“En 2011 habíamos tratado de irnos a Argentina, pero el Liceo Francés de allá –Tomasa estudiaba en el de Bogotá, colegio del que se graduó Noelle también-, tenía horarios distintos a los nuestros, así que hacerlo implicaba que ella perdiera un año de colegio; entonces lo descartamos. Una vez en París, nos habían prestado un apartaestudio para aterrizar como diez días, pero luego debíamos ver qué hacíamos… y realmente, ¡estuvo increíble!

Nos cambiamos tres veces de casa. El segundo trasteo fue genial porque habíamos comprado bicicletas, y como allá no existe el concepto del camión de mudanza, entonces guardábamos las cosas en los morrales, nos los cargábamos en la espalda y llevábamos así las cosas a la nueva casa, que era muy cerca”.

Como la actuación no estaba en sus planes durante ese tiempo, pues se trataba del primer descanso tomado desde que Noelle es actriz, decidió ir con calma. Su día comenzaba despidiéndose de Tomasa que se iba al colegio, luego se tomaba un café y organizaba su casa, almorzaba y salía para sus clases de cocina vegetariana y grabado –pues también sabe de joyería-. Así transcurrió casi todo el año, excepto en la temporada de vacaciones, cuando recorrieron Europa del Este (el abuelo de Noelle nació en Budapest).


Volviendo a la ‘acción’ 
Si hubiera sido por ella, tal vez no habría vuelto en ese momento. Pero su hija deseaba graduarse en Colombia, con sus amigos de toda la vida, así que terminando el año regresaron al país, felices de su aventura.

Dos meses después, Noelle comenzaba su trabajo en El Estilista, serie al aire en este momento, y en la que interpreta a Tatiana Gómez, la esposa de Jorge Mario Rubio (Orlando Valenzuela), quien es secuestrado junto con Gabriel Ávila, ‘el estilista’.

Cuando habla de su trabajo en la serie, es muy claro que rasgos fuertes de su personalidad son la exigencia y la autocrítica, pues aunque amó pertenecer al proyecto, lamenta un poco la rapidez con que deben hacerse los productos para televisión.

Tal vez, en parte por eso, lo que más disfruta hacer es teatro. Ahora mismo está actuando en Casa Ensamble, en una obra de microteatro llamada Bien Bien, escrita por  Carlos García, un español dueño de un humor trasgresor.

Sus días sin Tomasa la pusieron a pensar en la necesidad de encontrar estabilidad económica y emocional; y ahora, con tanto tiempo libre, se está dando a la tarea de formar empresa. Sin embargo, hasta el momento es solo una idea, así que prefiere no extenderse en el tema.

Lo que sí acepta, es que es hora de darse a la tarea de encontrar a alguien con quien compartir su vida. No ha tenido una relación seria desde 2008 y confiesa que en los últimos tiempos son los ‘narcisos’ - esos hombres que solo piensan en ellos- los que la cortejan, así que simplemente prefiere ‘salir corriendo’.

“Por lo menos ya me doy cuenta de a qué tipo de personajes no debo acercarme. De hecho, hace tres años tuve una relación muy fuerte, porque claro, uno se enamora… ¡nada que hacer! El tipo era un tirano tremendo; estuve mucho tiempo ahí y por eso ahora detecto perfecto el asunto. Sin embargo, aunque la soledad es rica y me divierto, me gustaría también que Tomasa me viera más estable,  así que no pierdo la esperanza de encontrar al indicado”.

Naturalmente solo el tiempo dirá cuándo ocurra, pero lo cierto es que ahora es el momento en que Noelle está más a gusto consigo misma y su apariencia. Ya dejó de ‘darse tan duro’ como ocurría en la época que modelaba, y la crisis que sufrió antes de cumplir los cuarenta le ayudó mucho en ese proceso. 

“Ahora me gustan mis arrugas, mis canas; por primera vez en la vida acepto mi cuerpo, aunque siempre lo tuve bonito. Por mi trabajo el tema de lo físico es muy importante, entonces siempre estuvo presente una minicrisis, pero puedo decir que ahora todo está tranquilo”.