Revista viernes


4 mitos y verdades sobre las vacunas y sus beneficios

La vacunación mejora la calidad de vida y reduce la mortalidad desde el embarazo y la niñez hasta la adultez.

REVISTA VIERNES

22 de abril de 2022 09:00 AM

El mundo que conocemos sería muy diferente si no se hubiesen desarrollado vacunas. Entre 1990 y 2020, la inmunización masiva redujo la mortalidad infantil por enfermedades prevenibles de 5.5 a 1.8 millones, ha evitado cada año entre 2 y 3 millones de muertes en todo el mundo (sin tener en cuenta el Covid-19) y ayudó a eliminar seis enfermedades en América Latina, tales como sarampión, viruela y rubéola.

El poderoso efecto de la vacunación lo hemos visto de cerca con la pandemia. Desde 2020, el mundo entero se unió para ampliar de manera rápida el acceso a las vacunas contra el Covid-19, y el éxito de la inmunización les ha permitido a millones de personas volver al trabajo, colegio, universidad y a tener reuniones con familiares con los que perdieron contacto por meses. (Lea aquí: Reaparecen enfermedades prevenibles por vacunación)

No obstante, las coberturas de inmunización contra otras enfermedades prevenibles diferentes al Covid-19 han disminuido notablemente durante la emergencia sanitaria debido al temor al contagio y a la desinformación y mitos sobre la efectividad de la inmunización. Según la OMS, el número de niños menores de 1 año con esquema de vacunación completo es el más bajo desde 2009; la cobertura global cayó de 8 a 83% solo en 2020 y, en el mismo año, 30 millones de niños no recibieron sus dosis de la vacuna contra Difteria, Tétanos y Tosferina.

Según la OMS, las vacunas pueden salvar hasta 3 millones de vidas al año, y han ayudado a eliminar al menos 6 enfermedades graves en Latinoamérica.

La Semana de Vacunación en Las Américas, celebrada entre el 23 y el 30 de abril, para brindar información sobre las vacunas y resaltar la importancia de cumplir los esquemas recomendados contra enfermedades como Influenza, Tosferina, Meningococo, Neumococo, entre otras.

“En esta fecha queremos derribar mitos y crear consciencia sobre el valor de la vacunación para la calidad de vida, impulsando la prevención y su rol para construir entornos saludables” explicó Víctor Saravia, gerente médico de GSK.

“La vacunación no solo protege a quien se vacuna; también a su comunidad”: VERDADERO

En principio, las vacunas protegen a las personas inmunizadas, pero también a quienes los rodean. Cuando una persona es inmune puede actuar como una barrera para frenar y prevenir la transmisión a otras personas, una cualidad especialmente importante en el mundo hiperconectado de hoy, pues estos patógenos podrían cruzar fronteras y causar epidemias, como lo demostró el Covid-19.

“Los esquemas de vacunación son solo para los niños”: FALSO

Los bebés tienen un sistema inmunitario aún en desarrollo, y las vacunas son el método más seguro que existe para protegerlos de una docena de enfermedades potencialmente mortales, como la Tosferina, la Difteria, o el Tétanos.

Sin embargo, un gran número de vacunas están recomendadas para personas mayores. De hecho, según la OMS, la vacunación debe ser una acción para toda la vida, desde la niñez hasta la vejez, ya que los adultos tienden a ser cada día más vulnerables ante virus y bacterias que están en el ambiente y la inmunización es clave para un envejecimiento saludable.

Las vacunas se recomiendan en adultos principalmente para reducir el riesgo de mortalidad y también para preservar la calidad de vida.

“No se debería vacunar a mujeres embarazadas”: FALSO

Las vacunas son una parte fundamental de un embarazo saludable, pues ayudan a las madres a proteger a sus bebés y a ellas mismas de enfermedades graves. Por ello, es clave consultar a un médico para acceder a estos biológicos y garantizar la salud y el bienestar durante esta etapa.

“Las vacunas no son seguras”: FALSO

Las vacunas han probado ser uno de los instrumentos con perfil de seguridad adecuado y efectivos para cuidar la salud de la población a lo largo de la vida y es una de las intervenciones en salud pública más importantes de la historia de la humanidad. Además, una de las prácticas más costo-efectivas en medicina, pues ayudan a salvar casi tres millones de vidas al año.

  NOTICIAS RECOMENDADAS