Revista viernes


Así puede vestirse sin contaminar y sin gastar mucho dinero

Una buena opción para cuidar al planeta mientras se viste a la moda, es el uso de materiales orgánicos.

REVISTA VIERNES

08 de julio de 2021 04:31 PM

Modernizar el closet es uno de los pasatiempos favoritos de millones de personas, pero la industria de la moda tiene un impacto lamentable en el medio ambiente y es que ante un planeta que evidencia la necesidad de cuidar y proteger sus recursos naturales, la moda sostenible emerge como la posibilidad de producir y usar indumentarias sin contaminar ni generar daños en el medio ambiente.

La conciencia ecológica ya es más que una tendencia; se puede afirmar que ahora es una realidad. Lo que antes se vinculaba más a no consumir nada que tenga que ver con animales, ahora también se hace extensivo al hecho de no generar daños en el medio ambiente en ningún sentido.

Es por ello que, hoy en día, se necesitan diversas iniciativas e ideas de moda sostenible que contribuyan al planeta. Un ejemplo de ello es ser un comprador responsable, evitando las compras compulsivas, adquiriendo solamente lo que se necesita, leer las etiquetas, apostar por materiales duraderos y sobre todo usar las prendas durante toda su vida útil, pues nunca se debe tirar a la basura una prenda que está en buen estado.

Para Ana Jiménez, de GoTrendier, una buena opción para cuidar al planeta mientras se viste a la moda, es el uso de materiales orgánicos. “Los materiales orgánicos son materiales de fibras naturales libres de químicos, es decir, que no han usado pesticidas durante su fabricación, los cuales son lesivos con el medio ambiente. De hecho, la moda utiliza el 25% de los insecticidas en el mundo y un 11% de los pesticidas”, indica.

Frente a esta situación, la moda sostenible es una excelente alternativa porque involucra a todos los participantes que mueven la industria, por ello, desde nuestros propios hábitos, se puede promover una moda más justa y consciente:

Darle un toque personal a las prendas y alargar su vida útil: Puede utilizar la tela de mucha ropa antigua en casa para confeccionar nuevas prendas. La ropa no está hecha para ser descartable. Por eso debes apostar por materiales de calidad, siguiendo las instrucciones de cuidado y lavado que indican las etiquetas, reparando siempre que sea posible.

Tiendas de segunda mano: Es una opción muy ecológica, ya que, con el simple hecho de comprar una prenda usada, se ahorra un 80% de las emisiones de carbono. Más allá de los prejuicios que existen, en tiendas se pueden encontrar prendas de buena calidad a precios accesibles.

Informarse e investigar: Puede optar por documentales como “The True Cost”, el cual tiene un mensaje transparente respecto al tema. Y si piensa estudiar diseño de modas, existen escuelas que tratan estos temas profesionalmente.

Modernizar el armario: Sacar todas las prendas que realmente no se utilizan y transformarlas. Se puede comprar perlitas o unos parches y darles otra vida a las prendas, así se reutilizan.

Usar prendas amigables con el ambiente: Una opción son las prendas elaboradas con materiales de calidad, duraderos, libres de químicos, que hayan optimizado el uso de recursos como el agua en su proceso de fabricación y que puedan ser biodegradables, para que una vez finalicen su vida útil, no sigan generando residuos en su proceso de destrucción.

Finalmente, Jiménez, recomienda evitar las fibras no biodegradables como el poliéster, que tarda hasta 500 años en degradarse por completo y que en ese proceso genera microplásticos que acaban contaminando los océanos. En cambio, una prenda 100% algodón tarda un año en degradarse, una de lana tarda entre 1 y 5 años y una seda entre 1 y 3.

  NOTICIAS RECOMENDADAS