Revista viernes


Carlos Vives continúa su viaje sonoro con “Cumbiana II”

Hoy es el día en el que se devela “Cumbiana II”, la nueva entrega de esa música que de la mano de Carlos pone a recorrer la geografía colombiana y conecta con otras culturas.

HEIDI LLANES

13 de mayo de 2022 07:00 AM

Poco a poco se fue develando la nueva joya que esculpía desde hace dos años Carlos Vives. Para entonces, ese universo sonoro que el cantautor samario se ha encargado de mostrar al mundo y que encierra la diversidad musical de Colombia, fue el oasis en medio de la pandemia que azotaba al mundo y el inicio de una serie de exploraciones.

El encuentro con esta generalidad le ha permitido al artista adentrarse en una vasta investigación que inicialmente se mostró fortuita a medida que hacía sus propuestas, pero que fue tomando forma hasta convertirse en un proyecto para la cultura del país.

En 2020 se presentó el primer álbum, un documental, también el libro “Cumbiana, relatos de un mundo perdido”, un viaje por ríos y ciénagas, muy centrado en la Sierra Nevada de Santa Marta que continuó para dar paso a esta segunda entrega que recorre el país en sus cuatro puntos, se enriquece en cada estación y juega con esa magia que tiene la música cuando se entrelaza con aires de otras tierras.

“La tierra del olvido” fue el punto de partida a este experimento sonoro que a través de patrones diferentes, se encargó de hacer música diversa.

Ahora regresa “Cumbiana II”, un puerto seguro luego de que Vives se sumergiera hace más de dos décadas en los vallenatos, como si lo hiciera en el propio río Cesar, desembocando en el Magdalena para encontrarse con la cumbia. En palabras del cantautor, es una conexión más grande que hace entender que hasta los bambucos hacen parte de la música anfibia que él llama, al igual que el joropo y los cantos de vaquería, pero separados por circunstancias regionales

“Este nuevo álbum es un ‘disco loco’, que no solo conecta con lo local, si no que se enfoca con otras partes, como sucedió en la Colonia con los cantos de ida y vuelta, ahora la industria se encarga de repetir ese proceso y es por eso que llegan sonidos a Colombia y se enriquece nuestra música”, indica Carlos.

Carlos Vives, artífice de un sonido que explora a Colombia. FOTO CORTESÍA ANDRÉS OYUELA/PAOLA ESPAÑA COMUNICACIONES
Carlos Vives, artífice de un sonido que explora a Colombia. FOTO CORTESÍA ANDRÉS OYUELA/PAOLA ESPAÑA COMUNICACIONES

Gaita, homenajes y compañías

Embajador por excelencia de la música de acordeón ante el mundo, el samario se dio licencia para enaltecer las gaitas. “Hay acordeones muy particulares en la esencia más vallenata del álbum, se escuchan en ‘Baloncito viejo’ y ‘Mi guitarra enamorada’; creo que para mí lo de gaitas y millos apenas comienza, porque he visto que las culturas arhuaca y chimila cambiaron la kuizi por el acordeón, un instrumento originario de Alemania. Hicimos en Cumbiana II algunas mezclas donde ambos instrumentos se mimetizan y a veces no logran ser diferenciados”, advierte.

En esta oportunidad, Carlos Vives aclara que el punto de partida de este fabuloso experimento, fue “La tierra del olvido”, porque si bien en “Clásicos de la Provincia” se empezó con la propuesta de patrones diferentes, ese tema le dio el aval para hacer canciones nuevas con mayor diversidad, entendiendo que él no pretendía ser un folclorista, pero su música tampoco sería una copia.

Las colaboraciones en “Cumbiana II” son tan disímiles como interesantes, hay para todos los gustos. Ante eso explica que a medida que se enfrentaban a lo que querían hacer, aparecían artistas en la memoria, y un aparte de eso tiene que ver con el proyecto que prepara con República Dominicana, por eso se unió a Milly Quezada y Jandy Ventura en “Buscando al Caballo”, así mismo el deseo de cantar un joropo lo liberó en “Patria” al lado de Cholo Valderrama y Clemente Mérida, de esta manera cada conexión tiene que ver con el afecto.

Comparte con uno de sus ídolos, Fito Páez. Se trata del tema “Badel”, donde él le incorpora el patrón del chandé y la caja vallenata, porque la música colombiana tiene manera de conectarse con las corrientes originales que al final están en lo fundacional de ese rock argentino y ya no es solo copiar a Charlie o Fito, sino dando una vuelta con gaitas, demostrando que nada es ajeno y lo manifiesta en esa diversidad que permite esa conexión.

“Cumbiana II” empezó presentándose hace un año con “Canción bonita” junto al astro boricua Ricky Martin, continuando con “Besos en cualquier horario”, una colaboración especial junto a los hermanos Mau y Ricky y su hija Lucy Vives, tema que se convirtió en tendencia digital y se acompañó de un video grabado en Santa Marta donde participaron reconocidos personajes de la ciudad.

Al llegar 2022 la nueva propuesta fue un regalo para su amiga Shakira, y salió a relucir “Currambera”, donde el samario demostró todo el cariño que siente por la compatriota con más reconocimiento en la música a nivel mundial. Y como Carlos es el amigo de todos, esta vez incluyó a otro representante de la nueva generación de colombianos exitosos, Camilo se suma en la interpretación de “Baloncito viejo”, un tema de amor con una puesta en escena bastante divertida.

Dentro de los adelantos que presentó el álbum, se puede apreciar “Solo”, que como él la define, es una tusa cantada. Para completar la lista de colaboraciones, es menester nombrar a Pedro Capó en “Pagamento”, “Mi guitarra enamorada” con Dread Mar I, “En la selva” con Katie James, “El teke teke” con Black Eyes Peas y Play-N-Skillz y “Montaña solitaria”, repitiendo dupla con ChocQuibTown.

“Todo el disco es justificado con el slogan que hemos trabajado, ‘Unidos por nuestra diversidad’, que es lo que en realidad cumple la misión de unir, toda vez que cualquier diferencia se resuelve con las verdaderas cosas del corazón”, finaliza Vives, al tiempo que anuncia “Cumbiana II Plus”.

  NOTICIAS RECOMENDADAS