Revista viernes


La importancia de prevenir el Glaucoma, para ver el mundo brillar

En Colombia, 2 millones de personas han perdido la vista por esta patología silenciosa, que con las suficientes medidas e información puede ser totalmente prevenible.

REVISTA VIERNES

17 de marzo de 2023 08:00 AM

El glaucoma es la principal causa de ceguera irreversible en el mundo. Más de 78 millones de personas padecen de esta enfermedad crónica y degenerativa que afecta negativamente el desarrollo de sus actividades diarias y su independencia.

El Instituto Nacional para Ciegos (INCI) reporta que 2 millones de colombianos tienen glaucoma, una enfermedad silenciosa que afecta a las personas de todas las edades, principalmente a la población mayor de 40 años. El riesgo de padecerla es diez veces más alto para quienes tienen antecedentes familiares con esta condición.

Se estima que una de cada 200 personas de 40 años, quedará ciega por esta condición y el número se eleva a uno de ocho para la población de 80 años. Las comunidades más vulnerables son las minorías étnicas, población indígena y adultos mayores. A nivel mundial, se calcula que un billón de personas no tiene acceso a una atención oftalmológica, debido a las principales barreras en salud.

Se estima que el 90 % de los casos no son detectados en países en vía de desarrollo, como Colombia.

El glaucoma es una enfermedad ocular causada por la acumulación de líquido que no drena adecuadamente al interior del ojo, que se acumula y eleva la presión sanguínea hasta dañar el nervio óptico. Cuando este falla, deja de llevar las señales visuales al cerebro, haciendo evidente la pérdida de la visión periférica. Un efecto que tiende a empeorar progresivamente y de manera gradual, hasta la ceguera total, de manera irreversible si no hay un tratamiento adecuado y oportuno. (Lea aquí: Ganar o perder peso con facilidad no es cuestión de género)

Existen varios tipos de glaucoma, el más común es el de ángulo abierto que se genera por presión ocular alta, durante un tiempo prolongado; el de ángulo cerrado que se presenta como una urgencia que eleva la presión y puede generar ceguera en cuestión de días; y el congénito que ocurre en recién nacidos con dificultad para drenar el líquido ocular normalmente.

“Todos estamos en riesgo, el glaucoma es una enfermedad prevenible que afecta el nervio óptico del ojo. Su daño puede ser irreparable a largo plazo. Estudios han demostrado que aún con el tratamiento, el 15 % de las personas con esta condición pueden perder completamente la visión en los siguientes años de evolución. El acceso al diagnóstico oportuno, los medicamentos y hábitos de vida preventivos harán la diferencia entre ver o no”, explica Carolina Suárez, Directora Médica de AbbVie.

El consumo prolongado de esteroides, beber altos niveles de cafeína y fumar pueden desencadenar esta alteración. Quienes tienen presión intraocular alta, miopía, diabetes, presión sanguínea elevada y obesidad también están en riesgo. Los especialistas recomiendan a las personas consultar por lo menos una vez al año al oftalmólogo para descartar problemas visuales.

“Los pacientes tienden a consultar al especialista solamente cuando empiezan a identificar la pérdida de la visión. Sin embargo, tener un estilo de vida visual saludable implica visitar al oftalmólogo frecuentemente así todo parezca normal, esto permitirá tener un diagnóstico oportuno y un tratamiento temprano, garantizando el control de la enfermedad y de la progresión de la patología. Tener una salud visual es sinónimo de disfrutar una buena calidad de vida. El glaucoma es silencioso y no se hace evidente hasta que ha llegado a un estado avanzado o irreversible”, alerta Suárez.

El glaucoma puede diagnosticarse generalmente gracias a un examen ocular que realiza pruebas del campo visual, presión arterial al interior del ojo y revisión del nervio óptico.

La clave para prevenir: tomar la presión intraocular

Los expertos sugieren que el método comprobado más efectivo para prevenir el glaucoma es el seguimiento a la presión intraocular. Por tanto, recomiendan hacer controles anuales con el oftalmólogo para conocer el estado de los ojos y el drenaje regular del líquido ocular.

“Así como tenemos controles periódicos con el médico general y el odontólogo, visitar al oftalmólogo es igual de importante. Damos por hecho que visualmente estamos sanos porque vemos, pero las amenazas están allí y hay que tomar medidas. Es importante que nos informemos sobre el glaucoma, cómo solicitar los exámenes de presión intraocular, convertirlo en un seguimiento de rutina”, recomienda Suárez.

Los exámenes para medir el nivel de presión intraocular generalmente son rápidos, no invasivos e indoloros. El principal objetivo de estos es revisar el comportamiento de los líquidos al interior del ojo. De acuerdo a la técnica se realizan los procedimientos de medición.

Aunque el glaucoma genera un daño permanente e irreversible, actualmente hay importantes avances médicos y farmacéuticos en esta materia. Tratamientos que abarcan el uso de diversos medicamentos que disminuyen la presión ocular, procedimientos innovadores con láser o intervenciones quirúrgicas de alta tecnología, son algunas de las alternativas para los pacientes.

Comentarios ()

 
  NOTICIAS RECOMENDADAS