Revista viernes


Los beneficios que el ejercicio tiene en la salud mental

Expertas explican cómo y por qué la actividad física es fundamental a la hora de mejorar la calidad de vida de las personas más allá de sus beneficios para el cuerpo

REVISTA VIERNES

22 de octubre de 2020 10:16 AM

Un estudio elaborado por investigadores de la Organización Mundial de la Salud (OMS) concluyó que más del 80% de los adolescentes en edad escolar de todo el mundo —el 85% de las niñas y el 78% de los niños— no llegan al nivel mínimo recomendado de una hora de actividad física al día.

Esto es especialmente preocupante si se tiene en cuenta que la actividad física regular no solo tiene efectos positivos en el cuerpo de las personas, sino que además también trae consigo importantes beneficios para la salud mental.

De hecho, según la OMS, la actividad física regular y la buena alimentación generan una sensación de bienestar que disminuye la aparición de trastornos tales como la ansiedad o la depresión.

De la misma manera, promueve la estimulación sensorial, fomenta la comunicación, aumenta la autoestima, mejora la empatía, reduce la fatiga subjetiva y mejora la resistencia al estrés.

La directora del programa de Psicología de Areandina, Jessica Mejía, explica que el vínculo del ejercicio físico con la salud mental genera un aumento de la circulación sanguínea y esto impacta positivamente las zonas del cerebro que controlan las reacciones físicas relacionadas con el estrés, la motivación, el estado de ánimo y la integración de la memoria.

La experta afirma que algunos de los principales neurotransmisores se activan con la actividad física a través de las llamadas ‘hormonas de la felicidad’. Estas son: la serotonina, que eleva la autoestima y confianza, la endorfina que propicia estados de relajación, la oxitocina, que se encarga de equilibrar los vínculos emocionales y afectivos y la dopamina, que es el neurotransmisor del placer por excelencia.

Según Mejía, la actividad física también trae consigo grandes beneficios para los niños y jóvenes, ya que puede aumentar funciones cognitivas, al mejorar la memoria y tiempos de reacción. Lo mismo ocurre en los adultos mayores, puesto que ayuda a combatir algunas enfermedades generadas por el debilitamiento cerebral como el alzhéimer y la demencia senil.

Por su parte, la directora del programa de Profesional en Entrenamiento Deportivo de Areandina, Melba Rocío Mieles, recomienda hacer al menos 30 minutos diarios de entrenamiento aeróbico. Dice que después de meses de confinamiento, es aún más importante dedicar espacios a disciplinas deportivas. El aislamiento social en sí puede tener afectaciones negativas en la salud emocional de las personas.

Por eso, recomienda realizar actividades físicas que no superen el 80% de la frecuencia cardiaca máxima y actividades desde casa adaptadas a las necesidades personales como caminar, subir escaleras, saltar cuerda o hacer burpees. A su vez, sugiere actividades de fortalecimiento muscular que se puedan hacer con elementos caseros y ejercicios como las sentadillas, los abdominales, las flexiones de pecho, entre otros.

Finalmente, la experta en salud y deporte recuerda que muchos de estos beneficios también dependen de que las personas tengan una alimentación balanceada y una hidratación permanente antes, durante y después de la actividad física.