Revista viernes


Que la luz o el ruido no arruinen un buen vino

El aumento en el consumo de vino en Colombia y la nueva normalidad en casa resultan en un momento coyuntural para llevar más allá el gusto y generar cultura.

REVISTA VIERNES

31 de marzo de 2021 02:38 PM

El vino es una bebida que, como el café, está rodeada de historia y genera cultura, pues tomarlo va más allá del hecho de destapar una botella para acompañar una comida. Es un gusto que se cultiva y se disfruta, toda vez que la variedad de cepas y tipos, así como de opciones para maridar hacen que beberlo pueda convertirse en un ritual.

En el último trimestre de 2020, el sector de vinos en Colombia reportó que el consumo creció 78% durante los últimos tres años, de acuerdo con Nielsen, “apalancado por nuevos momentos en casa”. Con el contexto actual y la disposición de los consumidores a seguir explorando y probando más opciones, cepas y tipos de la bebida, el tener una cava en casa se convierte en un must para quienes empiezan a desarrollar una cultura de vino.

“Venimos evidenciando, incluso antes de la pandemia, una tendencia creciente en el consumidor de darle más importancia a la casa, buscando productos que hagan más fácil su día a día y sus momentos especiales. No obstante, a raíz del contexto, ese patrón se acrecentó y ahora vemos que aún en esta etapa de reactivación, las personas continuarán comprando artículos para disfrutar más su tiempo en el hogar. Las cavas son parte de esos complementos que aportan funcionalidad y diseño, adaptándose a los espacios actuales de los hogares colombianos”, señala Ronald Álvarez, experto de Mabe.

Para quienes disfrutan del vino y de comprar botellas de diferentes tipos, orígenes y cepas, las cavas son un elemento fundamental para la adecuada conservación de las propiedades organolépticas de la bebida. A continuación, algunos tips para el adecuado almacenamiento de vinos:

Temperatura: lo importante es que no varíe dramáticamente. Con el calor, los líquidos se dilatan y eso provoca salidas de corcho y otros accidentes. La temperatura ideal de los vinos es, para blancos y rosados de 10º a 12ºC, tintos de 17º a 19ºC y espumantes de 7º a 9ºC. no es cierto que los vinos se toman a temperatura ambiente, todo depende del país, clima, estación del año, etc. Si los vinos se someten a mucho frío, se forman residuos en la botella.

Humedad: el ambiente seco provoca que los corchos se deshidraten y permitan el paso de oxígeno al vino. Además, un exceso de humedad provoca la reproducción de hongos y que se despeguen las etiquetas.

Luz y sonido: Trate de evitarlos. El exceso de luz provoca su oxidación.

Posición y movimiento: mantenga su botella en posición horizontal, así el corcho no se seca y los vinos duran más.

Ventilación: este también es un factor a considerar para evitar malos olores capaces de contaminarlo.

Cavas: son ideales para controlar condiciones como la temperatura, la luz y la ventilación adecuada. Además, permiten llevar un inventario y clasificación de las botellas por cepas u origen. Actualmente, el consumidor tiene a su disposición una gama de alternativas para almacenar sus bebidas y tenerlas listas para momentos especiales.