Sospecha de ITS, exámenes que lo confirman

25 de abril de 2019 05:02 PM
Sospecha de ITS, exámenes que lo confirman
El avance en los tratamientos ha sido significativo, debido a las pruebas cada vez más precisas. //FOTO RF123

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

El término ETS es de manejo popular y efectivamente hace referencia a las Enfermedades de Transmisión Sexual, que de otra parte reúne un cúmulo de padecimientos, que van desde los que tienen tratamiento y cura, hasta los que pueden permanecer toda la vida en el organismo afectado.

En la actualidad, la Organización Mundial de la Salud tomó la determinación de reemplazar la expresión por ITS, refiriéndose a Infección de Transmisión Sexual, toda vez que en muchos casos algunos de los patógenos que ocasionan este tipo de infecciones, no logran desencadenar una enfermedad, es decir, algunas personas tienen la infección, mas no presentan síntomas.

Este tipo de infecciones se presentan por cualquier tipo de contacto sexual, sin embargo su transmisión también puede darse por otros procedimientos, tal es el caso de las transfusiones sanguíneas, indica la doctora Marisol Martínez, bacterióloga, magister en Ciencias Biomédicas y directora de Cecolfes. Son más de 30 patógenos los que pueden ocasionar una ITS, entre bacterias, virus y parásitos, pero hay ocho que son los más relevantes, de los cuales unos se erradican con tratamiento, mientras otros resultan incurables.

Entre los que son susceptibles de tratamiento y cura se encuentran la sífilis, la gonorrea, la clamidia y la trichomoniasis, mientras que los que luego de estar establecidos tienen tratamiento pero no cura, están la Hepatitis B, el herpes, el VIH y el VPH.

Estos últimos tienen la facultad de permanecer en el organismo infectado y aunque los tratamientos con antirretrovirales resultan efectivos y los hacen indetectables, el paciente siempre tendrá el virus.

La prevención primaria de este tipo de infecciones está centrada en los esquemas de vacunación, es decir, hacer la intervención antes de que se produzca la enfermedad, y aplica muy bien en el VPH, aunque este tipo de inmunización en Colombia ha tenido resistencia por desconocimiento general de la población.

El Ministerio de Protección Social también se ha enfocado en la prevención secundaria con relación a la sífilis congénita y al VIH para las mujeres gestantes, con el fin de eliminar esa barrera materno infantil al momento del nacimiento.

Cambios y alerta

Cada persona debe conocer a la perfección su cuerpo, por eso ante posibles cambios es menester acudir al médico para tomar las medidas pertinentes. A partir de allí, con pruebas de laboratorio, se conocerán un diagnóstico seguro, afirma la doctora Martínez.

Las pruebas son variadas. Dependen de la complejidad del laboratorio, sin embargo cada día hay más instrumentos para practicarlas, hay unas que detectan anticuerpos, otros detectan antígenos, también hay cultivos.

En el caso de VPH, la citología y la colposcopia, llevan a la fuente primaria, tratando de minimizar el impacto de esta enfermedad, que junto con la clamidia, son las de mayor prevalencia a nivel mundial, aunque la vacunación aquí juega un papel fundamental.

El avance en los casos de VIH ha sido exitoso. Se parte de la Prueba de Elisa y más adelante, dependiendo del resultado, se hace una confirmatoria, donde se mide la carga viral, monitoreando como el antirretroviral va haciendo su efecto en el organismo, esta es una manera de hacer seguimiento a la enfermedad desde el laboratorio.

La seguridad y confidencialidad del paciente está en manos de su médico y los bacteriólogos a cargo del laboratorio, quienes contribuyen a que éste lleve una vida normal, porque sólo una de seis personas que tienen VIH, desarrolla el Sida.

Es de aclarar que en este sentido, el programa de ONU SIDA para 2020 se llama 90-90-90, es decir, diagnosticar el 90% de los casos, dar tratamiento con antirretrovirales a por los menos el 90% de los pacientes y que esté libre de virus el 90%, un plan ambicioso que se ampara en los resultados anteriores.

La Hepatitis B ha logrado minimizarse a partir de su presencia en el esquema de vacunación infantil, pero la gonorrea aumentó su impacto ante el desarrollo de la enfermedad con resistencia a los antibióticos. Cuando el tratamiento de primera línea no funciona, se debe acudir a procesos más agresivos, indica la bacterióloga Martínez.

A raíz de la Ley 100 toda la prevención se ha trasladado a las EPS, que deben hacer control y vigilancia, mientras que la parte normativa está en manos del Gobierno, pero en ocasiones no hay recursos suficientes para la labor.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Revista viernes

DE INTERÉS