Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2016-12-11

Dólar (TRM)
$3.002,80
Dólar, Venta
$2.900,00
Dólar, Compra
$2.850,00
Café (Libra)
US$1,57
Euro
$3.170,65
UVR, Ayer
$242,34
UVR, Hoy
$242,32
Petróleo
US$51,50

Estado del tiempo
2016-12-11

marea

Marea min.: -17 cms.

Hora: 01:22

Marea max.: 28 cms.

Hora: 09:04

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 5 a 13 kms/h

Temp. superficial del mar: 25 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.8 a 1.3 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 25 ºC
Máx. 30 ºC

Pico y placa
2016-12-11

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

-
Taxis
-
Motos
- - - -

Manzur tiene a Cartagena en la cabeza

-A A +A
 

David Manzur tiene a Cartagena en la Cabeza. Me atrevo a afirmarlo luego de ver la exposición de su autoría que actualmente se exhibe en el Museo de Arte Moderno de Bogotá. Ciudades Oxidadas es el título de la obra.

De ella se dice que retrata un lugar oxidado, medieval, contemporáneo, lleno de caballos y ruedas de carreta, crepuscular y solitario. Si ese lugar no es Cartagena, no imagino dónde más podría quedar. Siempre he pensado que la capital de Bolívar, la de Indias, es una obra de arte a medio camino entre la instalación y el performance, en la que todo, desde su majestuosidad hasta su ruina, ha sido el producto de una intuición planificada. De ahí que hasta un montón de basura arrumada en un rincón registre bien en cámara. La idea es provocar un efecto, sea admiración o desagrado. Eso mismo pasa al observar los cuadros que componen esta colección de David Manzur, en los que el contraste es la marca mayor. Un paisaje moribundo, opaco y desolado se enfrenta a la belleza muscular y luminosa de los caballos que lo galopan. Imagínese un hermoso y robusto caballo blanco parado a la orilla de la Ciénaga de la Virgen, a la altura de la Avenida del lago; obtendrá una referencia del ambiente que caracteriza la ciudad pintada por el artista de Caldas nacido en 1929.



No cabe duda, la Ciudad Oxidada es Cartagena. Sus hipnotizadas ruedas de carreta, sus jinetes remendados, sus habitantes de rostro vacío, de nuevo sus caballos, su eterno atardecer vetusto y sentimental, lo corroboran. O tal vez no, seguramente Manzur andaba con el pincel en otra parte y esto de andar relacionando su obra con la ciudad en la que nací sea mi culpa exclusiva. Hace 8 meses me fui de Cartagena y a veces creo que recordarla pega más duro que vivirla. No hay momento en que no la piense, se me ha vuelto una pintura que observo desde lejos. Aunque no importa la distancia, Cartagena duele igual. Tengo amigos que salieron de allí a vivir a Argentina, España, Italia, Alemania, Australia. Estoy seguro que a ellos les pasa lo mismo; no importa donde vayas, Cartagena te seguirá tejiendo con su hilo de tres colores para convencerte cada vez más de no saber quién eres. Encontrará tus pies con su espuma de mar que acaricia y corroe.



Conozco colombianos y extranjeros que se mueren por ir a Cartagena. Conozco cartageneros que se mueren por abandonarla para siempre. No es posible la vida en una ciudad en la que los muros valen más que la gente, dicen los que se quejan; una ciudad en la que el pensamiento se ve obligado a andar por calles tan estrechas. Si la vives por partes nunca podrás entenderla. Si la visitas y te restringes a su cara más elitista y farandulera, habrás fracasado igual que si vives en ella y crees que lo único que existe son las tres cuadras de tu barrio, la terraza de tu casa, la música y las cervezas. Nosotros los que nacimos en ella andamos como los jinetes de Manzur, ataviados bajo el peso de una armadura oxidada. Nos sirve para defendernos de un destino según el cual salir adelante es consecuencia del linaje, el azar de una chiripa o el producto de una “vuelta” bien hecha. Una armadura oxidada, remendada e incompleta que nos sirve para resistir los disparos en la oscuridad que a algunos enaltece y a otros hiere. De todos contra todos es el reino de la Ciudad Oxidad. Sin embargo, después de la falta de oportunidad, del invierno cruel, de la repartición mezquina de los bienes de la época, del muerto nuestro de cada diario, aún somos capaces de salir a la calle, una vez más, tristes, con un retazo de sonrisa, pero sonrisa al fin y al cabo, a enfrentar nuestra tragedia bailable, ese eterno carnaval de máscaras menguantes y crecientes.



Imagine ahora un caballo al que por acabársele el pasto aprendiera a comer carne. Así defino un poco la cuestión actual de ser cartagenero. Porque ese asunto de hacernos daño, de matar al hermano y al desconocido de manera tan abyecta es una tarea que hemos aprendido bien, no obstante, de enseñanza reciente. Y mientras los pasquines amarillistas hacen su agosto, la esperanza es una limosnera recostada a la pared de La Catedral rogando por monedas para volver a emborracharse. La certeza de que el esfuerzo diario y honesto sea un afán que oxide en lugar de fortalecer es una tortura con la que no se puede lidiar a palo seco. A veces parece que el único refugio en Cartagena es la luz del viernes por la noche tan amable. Del resto, la misión es defendernos hasta de la maldad de nuestros propios héroes. Los históricos, a quienes incluso aún les guardamos monumentos sin saber porqué. Y los de siempre, aquellos que nos aleccionaron en el oficio de considerar banquete las migajas que disputamos a las hormigas y las moscas. Pero de esto que nadie hable. Ojo, que por ahí anda la inquisición instalando rejas en la boca.



Entonces, gracias al cielo por el Arte. La única manera de sortear la agonía cuando incluso denunciar es un crimen. En eso, Manzur, a lo largo de su trayectoria ha sido claro. ¿Tuvo en cuenta alguna referencia de Cartagena a la hora de concebir Ciudades Oxidadas? Seguramente. Algo de esa ciudad en la que comulgan la belleza y la decadencia ha debido colársele. Si no me creen, no pierdan la oportunidad de echarle un vistazo a la muestra que estará abierta al público hasta el 15 de enero de 2012. 





Juan de Dios Sánchez Jurado

http://apetitosustituto.blogspot.com/



http://issuu.com/cabezadegato/docs/cabeza_de_gato_3ed

Notas recomendadas
Publicidad
Publicidad
2331 fotos
64216 seguidores
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese