comscore

Publicidad

Cartagena

Los Chicos Voy quieren cambiar la imagen negativa de Playa Blanca

Un grupo de jóvenes en Barú se organizó para prestar un servicio turístico de calidad en Playa Blanca. Buscan que más nativos se unan a esta iniciativa.

Los Chicos Voy quieren cambiar la imagen negativa de Playa Blanca
Compartir en

Voy”. Con esta palabra Esneider Soñeth, de 32 años, le decía a sus compañeros que le tocaba el turno para acercarse al turista que llegaba a Playa Blanca en busca de un buen pescado y baño de mar en las aguas cristalinas de Barú.

Puede leer: Los compromisos que asumió la Alcaldía tras ‘Encuentro Barrial’ en Barú

Soñeth, que se ubicaba en el parqueadero número uno, salía corriendo, se le “pegaba” al carro y tocaba el vidrio del conductor para ofrecerle su acompañamiento hacia un restaurante del balneario y servirle en lo que necesitara. Muchos aceptaban su guía, otros ya decían que tenían a donde llegar y algunos se iban con otro compañero que le hizo “una mala jugada”.

Sin embargo, las cosas se complicaron en el 2022, a raíz de una ola de abusos y estafas a turistas en Playa Blanca. El cobro de más de $6 millones por una picada familiar, cervezas y otros servicios a un grupo de mexicanos; el cobro de $2 millones por dos platos de mojarra y cuatro cervezas a dos turistas ecuatorianos; y el cobro de $600 mil al influencer coreano, Zion Hwang, en la famosa prueba “gratis” del popular servicio de masajes, fueron algunas de las estafas que se conocieron solo en agosto de ese año.

Desde ese momento, Esneider, quien empezó a trabajar en la playa desde los 18 años como vendedor de ostras, jaibas, paletas, postres y luego en el parqueadero ofreciendo su acompañamiento, empezó a ser llamado “estafador” y “ladrón”, lo mismo que las otras personas que trabajaban en Playa Blanca.

***

Yo vivo en Santa Ana, en Barú, con mi esposa y mi hija. Vivo del día a día, de lo que los turistas me dan por mi guía y acompañamiento, pero una vez se hicieron famosos estos casos de abuso la imagen de Playa Blanca se afectó. Los turistas no querían ir.

Así pasaron varios meses, hasta que llegó un nuevo comandante de Policía a Barú, quien comenzó una labor para detener estos casos. Él escogió unos líderes y nos mandó a uniformar por grupos: los “voy” de la carretera, los del parqueadero número uno y los del parqueadero número dos, para así identificar con mayor facilidad cuando alguien cometiera algún abuso.

Desde ese momento empezamos a organizarnos y llegaron nuevas oportunidades. La Fundación Santo Domingo en 2023 nos empezó a capacitar en aspectos como experiencia al consumidor, programación neurolingüística, storytelling y marketing digital.

Capacitación de los Chicos Voy por parte de la Fundación Santo Domingo. // Cortesía
Capacitación de los Chicos Voy por parte de la Fundación Santo Domingo. // Cortesía

Las clases eran dos veces a la semana en el Instituto Ecológico Barbacoas de 8 a 10 de la mañana. Empezamos más de 50 personas, pero algunas se fueron desmotivando con el paso de los días y no siguieron. Yo creí en el proceso y continué porque si cerraban la playa, ¿de qué íbamos a vivir?

Fueron ocho meses de estudio y gracias a ello consolidamos a los ‘Chicos Voy’ como una marca, una corporación de intermediarios turísticos registrada ante la Cámara de Comercio de Cartagena e integrada por otras 36 personas, entre hombres y mujeres.

Los “Chicos Voy” ahora estamos uniformados, con un carné que permite identificarnos. Tenemos una carta de precios y la página web www.corporacionchicosvoy.com, donde el turista puede acceder a los servicios ofertados y, próximamente, podrán calificar el servicio prestado.

Así se ve la página de los Chicos Voy. // Captura
Así se ve la página de los Chicos Voy. // Captura

Mi vida ha cambiado casi en un 100%. El chico aquel que corría detrás de los carros en 2022 y ofrecía sus servicios de una manera abrupta, que peleaba delante del turista o amenazaba con cuchillo a otros y muchas otras cosas, ya no existe, desde la formación eso no se ve.

Actualmente, sé cómo abordar a los visitantes y tratarlos, para que queden con ganas de volver a la isla. El turista me recibe mejor, incluso, él mismo se acerca y pregunta.

Conoce más de los “Chicos Voy” en este video.

***

Esneider Soñeth, ahora uno de los líderes del colectivo ‘Chicos Voy’, sigue trabajando para que más personas de la comunidad de Barú se unan al grupo como intermediarios de servicios turísticos con calidad, mejorando así la imagen de la playa y generando más oportunidades de ingresos a los habitantes del territorio.

En ese sentido, Soñeth junto a Félix Pacheco, otro líder de los ‘Chicos Voy’, viajó, con el apoyo de la Fundación Santo Domingo y Corpoturismo, a Bogotá, donde participó la semana pasada en la Vitrina de la Asociación Colombiana de Agencias de Viajes y Turismo (ANATO), promocionando a Playa Blanca como un destino turístico responsable.

Esneider Soñeth (d) junto a alcalde Dumek Turbay en Anato. // Cortesía
Esneider Soñeth (d) junto a alcalde Dumek Turbay en Anato. // Cortesía
Únete a nuestro canal de WhatsApp
Reciba noticias de El Universal desde Google News