Cartagena


A centímetros de la muerte: manejaba por Manga y le cayó un árbol

Edinger cuenta lo que vivió el pasado viernes cuando casi pierde la vida. Un árbol cayó encima a su camioneta, estando él dentro.

JUAN SEBASTIÁN RAMOS

28 de agosto de 2023 09:30 AM

Salió de su casa con las llaves en la mano, sin imaginarse lo que iba a pasar segundos después. Eran las dos de la tarde del pasado viernes 25 de agosto, cuando Edinger Rudas de 47 años, decidió encender su camioneta para ir por sus hijos al colegio, que queda a escasos 5 minutos de su casa en el barrio Manga.

De un momento a otro, un estruendo lo dejó temporalmente sin visión, sordo, inmóvil, y sin aliento, no lo vio venir, todo quedó en negro y lleno de hojas y trozos de vidrio.

Cuando recobró la razón, Edinger observó el panorámico de su carro repleto de ramas, el vidrio estaba partido a pocos centímetros de su rostro, y una gruesa rama que atravesó el panorámico estaba a escasos centímetros de su cráneo y tórax, a punto de causarle la muerte. Lea también: Guardacostas habla sobre hombre y mujer accidentados en jet ski en Cholón

Lo realmente sorprendente y milagroso, fue que no le pasó nada grave. El Guajiro residente en Cartagena estuvo a escasos centímetros de la muerte, y hoy muy agradecido con Dios y la vida, puede contar su experiencia a El Universal.

“Yo iba manejando, cuando estaba a la altura de un parqueadero frente a la Urbanización el Candil, en la calle Real de Manga, siento el estropicio del árbol partiéndose, pero cuando quise reaccionar ya tenía los trozos del árbol arriba del carro y una rama grande cerca de la cara y tórax . Una parte gruesa del árbol cayó encima del capó, la otra impactó directamente al vidrio, y hubo una que entró como lanza por el panorámico. Por la misericordia y gloria de Dios estoy vivo para contarlo, pero si no reacciono con rapidez hacia un lado esquivando las ramas me hubiera destrozado toda la cabeza o el tórax”, relató Edinger Rudas.

Edinger se bajó de la camioneta como pudo. Estaba golpeado, lleno de vidrios, desorientado, con algunos rasguños y sangre. Con las pocas fuerzas que le quedaron después del impacto pidió ayuda.

“Veo a una cantidad de gente a mi alrededor, habían unos gritando y otros definitivamente grabándome con el celular sin siquiera acercarse a ayudar, como dándole más importancia a lo que subirían a las redes y no a salvar una vida. Yo creo que lo más caótico fue cómo mi familia tomó las cosas, mi esposa cuando se enteró de lo sucedido le pidió a la señora que nos colabora en la casa para que fuera por los niños. Como el colegio de mis hijos estaba cerca ellos pasaron por ahí y vieron el alboroto, vieron el carro destrozado y cubierto de ramas y comenzaron a llorar, hasta llegaron a pensar que yo había muerto, pues no me veían en el momento. Eso fue difícil, y cuando nos vimos de frente nos abrazamos llorando y les dije que no me había pasado nada, mis hijos al ver que su tía (mi hermana ) estaba conmigo dándome apoyo en todo momento, se tranquilizaron un poco”, puntualizó el guajiro, a quien la vida le dio una segunda oportunidad justo desde ese momento.

A centímetros de la muerte: manejaba por Manga y le cayó un árbol

Volvió a nacer

Luego de todo lo ocurrido, la familia de Edinger y todos los espectadores que estaban en el lugar de los hechos aseguran no sólo que esto fue un milagro, sino que también volvió a nacer ese viernes luego del accidente.

“Después de esto que me pasó, hago una reflexión y es que cada uno de nosotros deberíamos preguntarnos con qué propósito Dios nos tiene aquí. Hay que valorar mucho más la vida, porque se nos va en un instante y no nos da tiempo ni para decir un te amo o pedir perdón, no hay tiempo ni de arrepentirse. Yo sentí morir y haber nacido ese día en ese instante. Mi hermana me decía que si salí ileso y sigo con vida es porque Dios tiene un gran propósito conmigo”.

¿Qué pasó con el carro?

Tras el incidente, al lugar asistió el cuerpo de bomberos, tránsito y policía para atender la emergencia y cortar el árbol con machete y una motosierra, luego procedieron a retirar rama por rama. Al día de hoy, la camioneta se encuentra en proceso de reparación. Lea también: Un lunes laboral en Cholón, y su puñado de dólares

“La camioneta quedó destrozada, ahora mismo estamos sin vehículo, pero afortunadamente fue eso y no algo peor. Ya me toca esperar que la arreglen , indicó Edinger.

Comentarios ()

 
  NOTICIAS RECOMENDADAS