Cartagena


Adultos mayores siguen esperando la entrega de sus paquetes alimentarios

En lo que va corrido del año esta población no ha recibido sus paquetes alimentarios y aún no hay contratación. Secretario de Participación alega que esto se dio por poco recaudo de la estampilla.

HYLENNE GUZMÁN ANAYA

10 de junio de 2021 10:00 AM

Los ojos de Pedro Salas se iluminaron cuando vio a un grupo de personas llegar al Centro de Vida del barrio San Francisco, caminó lo más rápido posible para preguntar si por fin había alimentos.

“Yo recibí mercadito hace rato, ayer vi un poco de personas aquí y dije: están dando mercaditos, pero no. Si quieren llegamos a la casa para que vea la nevera”, mencionó en medio de su desilusión.

Como Pedro, Aura Estela Alcázar Cuadro (61 años), Marta Berdugo Junco (59 años) y Rafael Ramírez (80 años), pertenecen a los programas de adultos mayores de la ciudad y desde el año pasado están en la incertidumbre con la entrega de sus paquetes alimentarios.

Ante el cierre de los Centros de Vida y los sitios donde se reunían los grupos organizados de adultos mayores por parte del Gobierno nacional, la Secretaría de Participación eligió otra modalidad que supliera el alimento que entregaban en estos sitios. Sin embargo, este año aún no ha comenzado la contratación porque no se había recaudado lo suficiente en la estampilla de años dorados.

“Esos paquetes son de gran ayuda porque la pandemia nos dio duro. Aquí en mi hogar tengo una hija que es docente, este año quedó sin trabajo, y a mi esposo, que es conductor, no se le dan las cosas como antes y eso deja un gran vacío. La economía se dispara porque el ritmo de vida nos cambió”, contó Aura Estela, quien hace parte de un grupo organizado de adultos mayores en el barrio Luis Carlos Galán.

Marta Berdugo, quien también pertenece al grupo organizado de Luis Carlos Galán y vive con su esposo, resaltó que los dos paquetes recibidos el año pasado fueron de gran apoyo.

“Lo bueno hubiese sido que a principio de año lo entregaran porque nosotros lo necesitamos mucho, sí lo necesitamos. El año pasado mi hija nos ayudaba, yo de vez en cuando salgo a trabajar para conseguir lo necesario”, mencionó.

Por su parte, Rafael Ramírez, que vive en el barrio Antonio José de Sucre, en medio de su angustia relató que hay días en los que no tiene para sus comidas completas y los paquetes alimentarios serían de gran ayuda.

“Hace ocho años que estoy en el Centro de Vida de Bellavista, uno no puede salir, hay que adaptarse a lo que pasa. Si estuviéramos bien, un grupo de nosotros fuera hasta la Alcaldía para ver en qué nos ayudaban, pero no se puede. Tengo mis hijos, uno me da hoy, el otro después, el día que no pueden y yo no tengo platica me quedo sin comer. A veces desayuno, almuerzo y no hay cena”, dijo Rafael.

Sin alternativas

La situación parece no mejorar en otros sectores de la ciudad, en San Francisco de Asís, Ofelia Escalante, una de las beneficiarias de grupos organizados, dijo que “cuando estábamos en el grupo todo era alegría, nos daban los refrigerios y comida. Desde el año pasado no hemos podido estar y eso nos tiene tristes. La coordinadora está haciendo un esfuerzo a ver si retornamos con el grupo con las vacunas ya aplicadas”.

En el barrio Mirador de Cartagena la problemática es aún mayor, pese a que hay algunos adultos mayores que hacen parte del Distrito, otros ni siquiera están dentro de la población priorizada.

“Aquí hay unos 180 a 190 personas de la tercera edad pero estamos en gestión de conseguir ayudas para esta población. Ellos han recibido ayudas de fundaciones, más no del gobierno”; resaltó Adan Morales, de la Junta de Acción Comunal del Mirador de Cartagena.

Poco recaudo

El secretario de Participación, Armando Córdoba, ante los cuestionamientos realizados en la sesión del martes del Concejo de Cartagena y la angustia de la población, respondió que hace todo lo posible para agilizar los procesos.

“Los recursos del adulto mayor obedecen al recaudo de la estampilla de años dorados y en la Secretaría de Hacienda nos informaron que entre enero, febrero y marzo el recaudo fue bajo, de manera que con lo recaudado garantizamos la contratación de tres hogares geriátricos para atender a adultos mayores abandonados, además de la contratación de un equipo interdisciplinario”, señaló el secretario.

Entonces sin el recaudo de la estampilla, esta dependencia no podía publicar un proceso de contratación que cubriera a la población en la ciudad.

Se beneficiarían 15 mil adultos mayores

Según información suministrada por la Secretaría de Participación, este año con los paquetes alimentarios se beneficiarían 15.584 adultos mayores.

“Una realidad es que el Distrito con la pandemia disminuyó la cantidad de contrataciones, al hacer eso también se disminuyó el recaudo de dinero para financiar los programas del adulto mayor. Por ejemplo, en el 2019 se invertían 5 mil a 6 mil millones de pesos al año, mientras que en el 2020 por la pandemia solo teníamos 1.400 millones de pesos que se emplearon en 106 grupos organizados y 30 centros de vida en todas las localidades”, mencionó Córdoba.

Con lo recaudado de este año, la Secretaría contrató tres hogares para la atención de adultos mayores abandonados, en Dones de Misericordia, San Pedro Claver y La Milagrosa.