Cartagena


Alegría para los niños de Revivir de los Campanos

La Fundación Corazón Contento tiene un año y medio de creada y desde el primer día está trabajando en beneficio de la comunidad de este sector de San José de los Campanos.

WENDY CHIMÁ P.

21 de agosto de 2021 12:00 AM

En medio del momento más complejo de la pandemia que el país vive por el coronavirus, Agripina Perea Valencia vio que en su comunidad existía una necesidad de seguir creciendo y ser productivos en sus entornos, debido a que, en ese momento, no se podía salir.

Fue así cuando en compañía de Gabriel Rodríguez Osorio y Salvo Basile, decidieron comenzar a dictar talleres, clases y demás actividades productivas para los residentes del sector Revivir en San José de Los Campanos. Lo que inició como actividades cada 8 días, terminó convirtiéndose en la Fundación Corazón Contento, la cual hoy alberga no solo a madres cabeza de hogar, sino también a niños y niñas de la comunidad, quienes todos los días asisten a la casa cultural a recibir clases y alimentos.

La fundación comenzó con esta labor el 22 de marzo de 2020, y gracias a todas las donaciones que han recibido de personas de buen corazón, han logrado sacar adelante su obra social, sin embargo, siguen faltando algunas cosas para que todos los beneficiados puedan seguir recibiendo ese granito de arena que podría cambiarles la vida.

Así iniciaron

“Este es un sector donde la gente vive del día a día, y al cerrar todo les quedaba muy difícil salir a vender sus productos. En vista de esta necesidad de hambre que cada día aumentaba, decidimos comenzar a hacer algo por ellos y se me prendió la chispa del comedor y hogar de capacitación para niños”, comenta Agripina con entusiasmo, quien es la coordinadora de la fundación. Lea aquí: Fundación Corazón Contento trabaja por la comunidad de Revivir

En esta fundación atienden a toda la comunidad, pero la base de su trabajo social son los niños. Iniciaron atendiendo a 100 menores y hoy en día tienen 270. En Nelson Mandela también alimentan a niños de los sectores de Villa Hermosa (102) y Los Deseos (120).

“Comenzamos trabajando con los adultos, enseñándoles de la mano del Sena a hacer unas huertas comunitarias, aquí en el patio de la fundación tenemos una que es de donde sacamos las verduras que utilizamos para la alimentación. Luego vimos que por la pandemia muchos se acostaban sin comer y decidimos iniciar con el comedor”, asegura, narrando que todo se inició en el patio, donde cocinaban con leña, con ollas y estufas prestadas, y poco a poco se fueron uniendo madres voluntarias para ayudar en la preparación de los alimentos.

“Con ayuda de familias de afuera del sector, comenzamos a adecuar la casa hasta lograr tener nuestra cocina propia. Los alimentos son donados y aquí todos los días vienen las familias a hacer su fila con sus platos y vasos para llevarse su porción de comida para el almuerzo”, indica Agripina, agregando que: “Ellos dan 500 pesos por cada plato y con eso aportamos para comprar más para el día siguiente, pues a pesar de que alimentamos a más de 300 personas con las ayudas que recibimos, hay días en que no tenemos para comprar todo lo necesario”.

Las ayudas

Luego de comenzar a alimentar a estas familias del sector, notaron que los niños estaban teniendo falencias en su educación, pues no todos contaban con servicio de internet o computadores en sus casas, fue así que Gabriel y Salvo decidieron poner internet en la vivienda y adecuar el espacio.

“Logramos conseguirnos 50 tabletas y así seguir enseñándoles a leer y escribir. Esto lo hicimos porque notamos que muchos de ellos no tenían estas destrezas y por eso comenzamos a enseñarles”, explica Gabriel Rodríguez, representante legal de la fundación.

Si usted quiere ayudar a esta fundación con dinero, puede hacerlo a través de la cuenta de ahorro número 78700000483 de Bancolombia a nombre de Fundación Corazón Contento.

  NOTICIAS RECOMENDADAS