El negocio de las armas hechizas en Cartagena

24 de junio de 2019 11:12 AM
El negocio de las armas hechizas en Cartagena
Mapa armas hechizas. //Ilustración.

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Fue el análisis y estudio de estadísticas lo que conllevó a miembros de la Sijín de la Policía Metropolitana de Cartagena a descubrir un negocio ilícito, manchado con sangre y muerte.

Un negocio que estaría a cargo de un hombre mayor al que apodan Indumil, y que afecta a barrios como San Francisco, La Esperanza, 7 de Agosto y sectores junto a la vía Perimetral, entre otras zonas deprimidas de la ciudad que bordean la ciénaga de La Virgen.

Al revisar el mapa hecho por el grupo de análisis criminalístico, los investigadores notaron que los decomisos de armas de fuego de fabricación artesanal y las capturas por este porte ilegal entre 2017 y 2019, se hacían, en su mayoría, en las zonas antes mencionadas.

Además de esto, las armas decomisadas, aunque de distintos estilos, tenían algunos elementos similares en su construcción.

Eran armas construidas con madera y tubos de metal, unidos con puntos de soldadura. Todas tenían en común que podían albergar un solo cartucho. Cargar con un arma que lleva una sola bala pareciera, a simple vista, no tan contundente para alguien que planea atacar a una o a varias personas.

Pero un investigador de la Sijín dice que la intención del portador de esa arma de un solo cartucho cambia todo.

“Estas armas ‘hechizas’ son utilizadas por algunos jóvenes para cometer atracos, pero en lo que más las usan son en los enfrentamientos entre pandillas. Es errado pensar que como estas armas artesanales tienen un solo cartucho son menos peligrosas que una que tenga varios. El que porta el arma artesanal sabe que tiene una sola oportunidad, que no puede hacer tiros para intimidar o para dar primero en una extremidad. El que tiene el arma va directo a dar a su enemigo en una zona donde la herida sea mortal. Cuando dispara, es a matar”, explicó un investigador.

Según las estadísticas de la Policía Metropolitana de Cartagena, durante el primer trimestre del 2019 en la ciudad fueron decomisadas 66 artesanales y 69 de fabricación industrial.

La mayoría de estas armas artesanales fueron decomisadas en San Francisco, La Esperanza, Daniel Lemaitre, Olaya y El Pozón.

El mapa de decomisos dejaba marcadas las zonas de La Esperanza, Lemaitre y la zona de la vía Perimetral. Al empezar con las indagaciones, los miembros de la Sijín descubrieron que en esa zona se movía un hombre al que apodan Indumil, quien estaría detrás de la fabricación y venta de las armas artesanales en las zonas antes mencionadas.

Se trata de un hombre de entre 55 y 65 años, quien tiene una nutrida experiencia en soldadura. “Indumil trabajó con soldadura y eso le dio paso para armar estas armas hechizas. Sabe de ornamentación, moldea el metal”, explicó una fuente de la Sijín.

Las rutas y sus socios

Las indagaciones dejan ver que el hombre vivió en San Francisco y que allí, al parecer, se dedicaba a fabricar armas de fuego artesanales, para luego venderlas. Sus clientes, preferiblemente, son jóvenes que pertenecen a pandillas de la zona.

“Alias Indumil se mudó de allí, pero dejó en la zona a una mujer a la que llaman la Mona. Ella es la que allá en San Francisco le maneja el negocio. Él hace las armas y ella las vende. Las armas las venden a 35 mil pesos y si es a domicilio hasta 40 mil pesos. Por eso son tan fáciles de conseguir para los jóvenes en riesgo, en los sectores populares conocen a estas armas como los ‘Solitos’. Los jóvenes encargan estas armas a Indumil y él se las hace llegar. En cuanto a costo, las hechizas tienen una diferencia enorme con un arma de fuego industrial, pues un revólver lo podrían conseguir en el mercado negro entre 400 y 500 mil pesos, mientras que una pistola les costaría unos 900 mil pesos”, señaló la misma fuente.

Pero no solo sería la Mona la que estaría en el negocio con Indumil. Las indagaciones de la Metropolitana de Cartagena dejan ver que alias Cabeza sería socio de Indumil. Se cree que alias Cabeza se dedica a ensamblar armas hechizas en el barrio 7 de Agosto.

Para estas armas, generalmente utilizan munición 9 milímetros, pero también hay casos en que las cargan con balas 5.50, que son de fusil, de alta letalidad.

Estas armas no botan los casquillos, que son la parte de la bala que resguarda la pólvora y que está posterior al proyectil, que es el que sale disparado del arma.

“Por eso cuando llegamos a escenas de crímenes y no encontramos casquillos, y la víctima tiene una sola herida, sospechamos de inmediato que puede tratarse de un arma hechiza. Por todo lo que supone este negocio de armas artesanales, hacemos mucho ahínco en operaciones para contrarrestarlo. Sabemos que cuando decomisamos seis o siete cartuchos, quizás estamos salvando seis o siete vidas”, aseveró el investigador de la Sijín.

Este concluyó diciendo que ya saben cuáles son las rutas, la forma como actúa Indumil y sus posibles socios y aliados. “Estamos haciendo todo lo necesario para capturarlos”, concluyó.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Cartagena

DE INTERÉS