Cartagena


Con pico de botella amenazan a reconocida líder del barrio El Pozón

La mujer fue víctima de un ataque verbal y físico por un vecino que la señala de ser la denunciante ante la Policía. Ella teme por su vida y la de su familia.

NÉSTOR CASTELLAR ACOSTA

11 de agosto de 2020 12:00 AM

Nora Salgado es una de las líderes comunales más reconocidas que tiene el barrio El Pozón y debido a sus labores no ha sido ajena a las consecuencias negativas que suelen tener muchos gestores en la ciudad y el país. Precisamente, a raíz de inconvenientes que ha tenido, desde hace cuatro años goza de protección especial de parte de la Policía. Sin embargo, ahora tiene una segunda amenaza de muerte proveniente de un vecino en el sector Central.

(Lea: Tras 34 horas, recogen cadáver en el barrio La Esperanza).

El pasado domingo, mientras se encontraba en la terraza de su casa junto a varios parientes, la mujer fue víctima de un ataque con arma cortopunzante por un hombre que la acusa de ser delatora ante la Policía. Por fortuna, el esposo de la señora se dio cuenta que el sujeto se acercaba en una moto y logró interceder antes de que se consumara el hecho, pero en su intento él resultó herido en el rostro. Las heridas no son de consideración.

Pide mayores garantías

Nora denunció al vecino ante la Fiscalía y volvió a pedirle más apoyo a las autoridades porque teme por su integridad y la de su familia.

“Ese señor cree que yo soy soplona, que le paso hablando a la Policía y eso no es así. Yo no me meto con él, no me interesan las cosas que haga. La Policía llega a mi casa constantemente porque me viene a pasar revista. Yo soy una líder amenazada que gozo de protección y por eso es que la gente ve a los uniformados visitándome, pero no porque yo esté denunciando a nadie, ellos vienen a ver cómo estoy”, explicó la gestora social.

Agregó que tras el ataque del domingo, el hombre siguió lanzando improperios a la distancia y amenazándola con hacerle daño. Esa noche la Policía permaneció varias horas en la zona mientras se calmaba la situación.

“Hace un mes me dio una cachetada pero me quedé callada para evitar más problemas. Ahora no solo se acercó con un pico de botella sino que después me gritó que me va a matar, que se va a meter con mis familiares. Es algo muy preocupante. Lo que él tenga con las autoridades no es por mi culpa, yo con él no me meto”, finalizó Nora.