Cartagena


Así funciona el sistema de semaforización en Cartagena

El director del Departamento Administrativo de Tránsito y Transporte (DATT) cuenta el funcionamiento de esta red y cuáles son las quejas más frecuentes.

WENDY CHIMÁ P.

05 de mayo de 2021 12:00 AM

¿Le ha pasado que cuando tiene mucho afán por llegar a tiempo a algún lugar, agarra todos los semáforos que se encuentra en la vía en rojo?, aunque algunos lo llaman mala suerte, la realidad es que los semáforos son controlados automáticamente por sensores, los cuales detectan el flujo vehicular y de inmediato deciden si cambiar de rojo a verde o viceversa.

Aunque no lo crea, la semaforización en Cartagena tiene su propio sistema de comunicación, conformada por una red de fibra óptica, la cual garantiza que entre el controlador y la central existan tiempos de respuesta cortos y controlados.

Desde el pasado 4 de enero, la operación de la central de semaforización, donde se controlan los más de 70 semáforos que tiene Cartagena distribuidos en sus diferentes zonas, fue entregada a la Secretaria de Infraestructura y esta a su vez la dio al Departamento Administrativo de Tránsito y Transporte (DATT) para su operación y mantenimiento.

Lea aquí: Operación de los semáforos en Cartagena pasará a manos del DATT

¿Cómo funcionan?

“Después de una serie de reuniones, donde recibidos de parte de la concesión anterior la central de semáforos, decidimos asumir contractualmente el arriendo del lugar, llevamos a nuestro personal del DATT, así como funcionarios de planta del equipo de planeación vial de la subdirección operativa y también contratamos unos profesionales, especialistas en temas de semáforos, que de hecho son quienes venían trabajando en el tema de semáforos anteriormente”, explicó Janer Galván, director del DATT.

Se conoció que los semáforos pueden durar entre 26 y 150 segundos en un color, dependiendo de la cantidad de vehículos que estén en la vía de cada intersección. El cambio de rojo a verde también se da dependiendo de la hora del día, en horas pico, por ejemplo, el cambio puede darse más lento, permitiendo que más vehículos transiten, todo esto gracias a un software adaptativo.

“Desde la central se pueden manejar muchas situaciones que dejan a los semáforos fuera de linea o desprogramados o quedan intermitentes, para esto se hace un reinicio de algunos controladores”, comentó Galván añadiendo que “cuando no es posible hacerse el arreglo desde aquí, el equipo se traslada al punto y manualmente lo hacen, en ocasiones se apoyan con el equipo de Afinia”.

Los problemas más frecuentes que tienen con los semáforos, según comentó el director, es por vandalismo o por luminarias dañadas debido a altos y bajos voltajes.

“Estos daños en las luminarias se pueden dar por picos de voltajes, pues algunos semáforos están conectados a la misma red eléctrica de ciertos sectores donde la luz se va con frecuencia y aunque los semáforos tienen un sistema que les permite seguir en funcionamiento, después de tanto sube y baja, se pueden quemar”, anotó Galván agregando que “el vandalismo por el robo de cables, como ocurrió en la glorieta del Mercado de Bazurto, no sabemos si lo hacen para chatarrizar o vender el cobre de ese cable, pero lo que hacen es afectar toda la movilidad, pues a veces no se tienen los elementos necesarios para hacer las reparaciones de inmediato y puede tardar cierto tiempo”.

Cuando hay fallas de energía, los semáforos tienen una UPS que da un respaldo eléctrico en tiempo que, dependiendo del tamaño de la intersección, puede ser un tiempo estimado de 1 o 2 horas, pero si llegado el tiempo y la luz no ha llegado, el semáforo se apaga.

¿Y los recursos?

Con respecto al tema de mantenimientos, el DATT adelantó un proceso de contratación en primera instancia por una mínima cuantía para lograr tener un contrato de mantenimiento disponible en un tiempo corto, porque “una licitación pública es un proceso que toma bastante tiempo, entonces en vista de esta situación, lo que hicimos fue un proceso de contratación de mínima cuantía que puede tardar entre 15 y 20 días”, comentó Galván.

El director también expresó que “también está en curso, en estos momentos, el contrato de limpieza de semáforos de esta misma cuantía. Estamos en proceso de los precontractuales para sacar la licitación pública de un proceso de cobertura mucho más alta tanto en monto como en tiempo hasta el 31 de diciembre”.