Cartagena


Así se mueve el transporte informal en Cartagena

La falta de oportunidades en empleo y los vacíos en movilidad llevan a muchos a practicar y a usar el transporte informal. El servicio se presta en motos, taxis, carros particulares y camperos.

JULIE GONZÁLEZ ORTEGA

21 de febrero de 2021 03:00 PM

Una decisión de primera instancia en diciembre del año pasado puso en cintura al Distrito con respecto al manejo que le ha venido dando al transporte informal en la ciudad, un fenómeno que con los años solo ha crecido ante la falta de empleo y los vacíos en movilidad que tiene Cartagena.

El fallo condenó al Distrito a pagar una millonaria suma por cuenta del perjuicio económico causado a transportadores formales de la ciudad que ante el crecimiento de la informalidad han disminuido sus ingresos. Si bien la decisión fue apelada por la administración, basta salir a la calle para darse cuenta que la situación es evidente.

El Departamento Administrativo de Tránsito y Transporte (DATT) tiene identificados al menos 12 puntos de la ciudad donde la concentración de este tipo de vehículos es mayor. Estos son la glorieta de El Pozón, Olaya Herrera a la altura de la Estación de Policía, Martínez Martelo, la salida a Mamonal, La Castellana, la bomba El Amparo, La Plazuela, la Terminal de Transportes, Bazurto, la bomba de San Felipe, el sector India Catalina, Crespo y La Esperanza.

Aunque de acuerdo con un estudio realizado por la Universidad Tecnológica de Bolívar, la Universidad del Rosario y Cartagena Cómo Vamos, serían al menos 30 rutas de la ciudad en la cual opera el transporte ilegal de manera paralela con los transportadores formales.

Según la entidad, en esta vigencia se han impuesto 91 órdenes de comparendos a conductores prestando este servicio en vehículos particulares.

“Los controles son realizados diariamente por el grupo de agentes en las zonas donde más se ha identificado el fenómeno. No obstante, hay ocasiones en las que se requiere apoyo de la Policía Metropolitana cuando el control implica riesgo para los agentes de tránsito. Estamos contrarrestando el fenómeno con operativos de impacto. Por eso serán intensificados para disminuir esa oferta de vehículos”, dijo Fernando Osorio Alzate, subdirector técnico y operativo del DATT.

¿Cuál es su razón de ser?

Pero es que la proliferación del transporte informal tampoco es un capricho, pues responde a necesidades tales como la falta de empleo y al hecho de que el transporte formal no cubre todas las rutas de la ciudad.

Las cifras más recientes del Dane muestran nuevamente a Cartagena como una de las ciudades con el índice de desempleo más bajo de Colombia con un indicador de 12,1%, sin embargo en informalidad está por encima de las 23 ciudades que mide el estudio, con un porcentaje de 56,4%, lo que quiere decir que en La Heroica más de la mitad de las personas ocupadas se dedican a la actividad informal. Por otra parte hay sitios de Cartagena que no cuentan con rutas formales, por lo que sus habitantes se ven a obligados a usar otros medios de transporte para movilizarse. Según el estudio referido anteriormente, barrios como los ubicados en las faldas de La Popa y al borde de la ciénaga de La Virgen son los que menos opciones de movilidad tienen en Cartagena.

El transporte acuático

Por otra parte, la informalidad en Cartagena también trasciende de la vía terrestre al transporte acuático, donde el estudio identificó siete rutas de lanchas no reguladas. Estas van hacia las comunidades de Punta Arena, Bocachica, Caño de Loro y Tierrabomba, y parten desde Bocagrande, Castillogrande y el mercado de Bazurto.

Los riesgos

Desde el DATT advirtieron que usar estos servicios representa un riesgo para los usuarios, ya que estos vehículos no cuentan con pólizas de responsabilidad civil contractual y extracontractual que protejan al ciudadano en caso de accidente, además esto es objeto de multas.

Agregaron que el transporte informal tampoco garantiza ningún tipo de protección legal y que si el conductor no tiene el SOAT (Seguro Obligatorio de Accidentes de Tránsito) al día, se está aún más desamparado ante cualquier eventualidad.

Sanciones
De acuerdo con el Código Nacional de Tránsito, el prestar el servicio de transporte informal tiene como sanción el pago de 30 salarios mínimos diarios, es decir, $1.0014.980. Además, el vehículo puede ser inmovilizado y la licencia de conducción del conductor puede ser suspendida hasta por tres años.

Comentarios ()

 
  NOTICIAS RECOMENDADAS