Cartagena


Barrio España, al rojo vivo por supuesta apropiación de antiguo colegio

La comunidad rechazó la construcción que particulares hacen en lo que anteriormente fue la sede de un colegio, pues dicen que es una zona de uso público.

NÉSTOR CASTELLAR ACOSTA

10 de octubre de 2020 12:00 AM

Los ánimos en el Barrio España están caldeados porque algunos residentes se oponen al manejo que particulares le están dando a la antigua sede de la institución educativa Sociedad Amor a Cartagena, que hace más de 10 años dejó de funcionar y quedó en abandono. Allí, desde ese entonces, habitan familias que, al parecer, se han apropiado de todo el predio y que han levantado casas y hasta una edificación de tres pisos, sin permitir que más nadie tenga acceso al lugar.

(Lea: Con apertura de playa “El Bonny”, Cartagena se alista para puente festivo).

Supuestamente, estas personas son extrabajadoras del colegio que se quedaron allí cuando este se clausuró. Ahora los vecinos claman ayuda al Distrito para que no sigan construyendo en ese espacio por tratarse de una zona verde, pública y propiedad del barrio. La sede está en la calle Zaragoza y abarca también parte de las calles Sevilla y Bolívar. Es un área extensa a la cual la comunidad pretende sacar provecho, pues no existen en el barrio zonas comunes ni espacios recreativos como parques infantiles o canchas deportivas.

Esperan a las autoridades

Omar Sarabia, residente del Barrio España, es uno de los opositores de estas construcciones. Él y otros moradores realizaron ayer una manifestación frente del lugar para llamar la atención de las autoridades y exigir a la Alcaldía una intervención.

“Ya la comunidad no aguanta más con este atropello de estas familias que se quieren apoderar de los terrenos de lo que era el colegio Sociedad Amor a Cartagena. La comunidad se metió a romper todo, estas familias no pueden seguir construyendo dentro de las instalaciones, es un predio que pertenece al Distrito. Es un robo descarado, aquí debe haber un complejo deportivo para nuestros hijos, le pedimos al alcalde William Dau que se haga presente porque hay una gran corrupción”, señaló Sarabia, añadiendo que los vecinos están recogiendo firmas para llevarlas a la Alcaldía y también planean realizar un plantón.

(Lea: Ante llegada masiva de visitantes, autoridades llaman al autocuidado).

La Policía Nacional se ha hecho presente en las últimas horas para evitar que la situación se torne violenta y hayan hechos que lamentar. Ayda Carrera, presidenta de la Junta de Acción Comunal del Barrio España, también pidió respaldo del Gobierno distrital para evitar un problema mayor en su vecindario. “Es un tema complejo. Nosotros tenemos el predial que declara ese terreno como propiedad del Distrito. También contamos con conceptos técnicos de la Secretaría de Educación y de Planeación que respaldan esa declaración. En realidad esta es una zona verde del Barrio España, es una plaza pública. En su momento, hace más de 30 años, se le dio en comodato al colegio, pero eso ya expiró hace mucho tiempo. Es hora de poner las cosas en orden, porque nadie puede usufructuar ese terreno para beneficio propio”, señaló la dignataria.

Algunos vecinos consideran que se debe hacer una demolición de todo lo construido y reubicar a las personas que allí habitan. Otros afirman que deberían seguir en ese lugar porque son familias humildes, pero piden que no sigan construyendo y que el predio restante pueda ser aprovechado para uso común.

¿Qué dice la Alcaldía?

Según información de la Oficina Jurídica de la Secretaría de Educación, en el predio dejó de funcionar la institución educativa hace 10 años, quedando desocupado.

“El predio no es propiedad del Distrito de Cartagena y por ello no se podía intervenir la infraestructura educativa para mejorarla. Corresponde a las autoridades competentes investigar si se trata o no de una zona verde o de uso público”, expresaron. Por su parte, desde la Oficina de Planeación Distrital señalaron que estaban investigando el caso para esclarecer la titularidad del predio, pero hasta el cierre de esta edición no habían hecho un pronunciamiento oficial.