Cartagena


Cabildo Indígena Zenú de Membrillal tampoco sería trasladado este año

Un nuevo fallo judicial, que obliga al Distrito a realizar una consulta previa con relación al lote donde se reubicarían las familias, retrasaría nuevamente el traslado ordenado desde 2017.

JULIE GONZÁLEZ ORTEGA

16 de diciembre de 2019 02:00 PM

Después de varios años de atrasos y prórrogas en la búsqueda de un predio para reubicar a 104 familias que hacen parte del Cabildo Zenú de Membrillal, parece que la comunidad indígena tampoco se encontrará con su ‘tierra prometida’ este año.

Esto, tras conocerse una sentencia de impugnación de tutela que obliga al Distrito a realizar una consulta previa antes de ejecutar el traslado, para el cual se habían destinado 900 millones de pesos correspondientes a un predio en el corregimiento de Bayunca.

(Lea aquí: Cabildo Zenú, cerca de su ‘tierra prometida’)

La decisión se da por cuenta de una orden de tutela instaurada por Leovigildo Castillo, quien en calidad de capitán del Cabildo, denunció que no se le ha preguntado formalmente a la comunidad si desean ser reubicados allí y que no se han socializado debidamente las condiciones del predio.

En primera instancia, la tutela fue declarada improcedente, sin embargo, tras la impugnación, el juzgado ordenó al Distrito, en un término máximo de 48 horas, iniciar las gestiones necesarias para realizar una consulta previa a la familias en torno al traslado.

Rafael Hoyos, abogado del Cabildo Indígena de Membrillal aseguró que desde la comunidad reciben la notificación de la providencia con esperanza y alivio, ya que aseguran que la consecución del predio para trasladar a las 466 personas que hacen parte del Cabildo, “se ha vuelto un negocio”.

“Para trasladar a una comunidad lo más elemental es que se acerquen a ella y le socialicen las condiciones del lugar donde las van a reubicar, si tiene vías de acceso, si tiene escuelas, si hay acceso a salud, si el terreno es apto para cultivar la cañaflecha, etc.”, afirmó.

(Le recomendamos: La incertidumbre reina en el cabildo indígena de Membrillal)

Hoyos alega que hasta el momento se desconoce quién es el dueño del terreno e incluso su ubicación exacta, por lo que sospechan de las intenciones que hay detrás de su reubicación.

“Según hemos podido escuchar, el terreno es de alguien que está muy cerca del Distrito, no hay vías de acceso, no hay energía y tampoco agua potable”, dijo Hoyos.

El abogado también puntualizó que en numerosas ocasiones se le expresó a la Alcaldía, al Concejo y a la Secretaría del Interior, la necesidad de realizar la consulta previa, sin embargo, las entidades desatendieron su llamado.

“Es importante anotar que el cabildo indígena no se niega a ser trasladado, el cabildo indígena lo único que pide es saber a donde nos van a trasladar, no es posible que vayan a reubicar a toda una comunidad y que no sepamos dónde”, manifestó.

Distrito reacciona

Con respecto a la decisión del juzgado, el alcalde (e) Pedrito Pereira no escondió su preocupación por el retraso que una consulta previa implicaría para por fin ejecutar el traslado, el cual fue ordenado en 2017 mediante otro fallo judicial.

“He hablado con asesores y la Procuraduría. Vamos a escribirle al juzgado que tomó la decisión para pedirle aclaración del fallo, para ver si se trata de un trámite de consulta previa que implica varios pasos o se trata de consultarle a la comunidad de manera informada si están de acuerdo con el lote”, dijo el mandatario.

En ese sentido, expresó el alcalde, que ante la petición de consulta previa para proceder con la compra del terreno, lo más probable es que el traslado no se realice este año como se tenía previsto, ya que la respuesta de aclaración por parte de los juzgados, saldría en el mes de enero.

Los antecedentes del traslado

El Cabildo Indígena Zenú (Caizem), llegó a Membrillal hace casi 20 años, donde 104 familias se asentaron en calidad de arrendatarios en la finca San Isidro, una propiedad de particulares, que ahora, ante los incumplimientos del cabildo en los términos del contrato, reclaman la devolución del terreno.

Mediante sentencia judicial de 2017 fue ordenado el desalojo y el respectivo traslado del Cabildo de la propiedad privada, sin embargo las constantes demoras en la consecución de un predio han retrasado la reubicación de las familias que corre por cuenta del Distrito.