Cartagena


Clamor por una solución definitiva para los canales

En cada temporada invernal y por más de 40 años, las comunidades aledañas a los canales pluviales de Cartagena padecen afectaciones a sus viviendas, negocios y lo más importante, a la salud pública.

RICARDO GÓMEZ STAND

31 de mayo de 2021 12:00 AM

“Siempre es la misma vaina”, es lo que normalmente se escucha por parte de los vecinos de los canales Tabú, Ricaurte y Ceballos, haciendo alusión a la situación que se presenta anualmente durante la época de lluvias. El estado actual de estos canales es de abandono, acumulación de basuras y sedimentación de sus cauces, la culpa recae principalmente en los ciudadanos que de manera inescrupulosa arrojan todo tipo de desechos a estos cuerpos de agua, ignorando el peligro que representan los mismos.

Pero, en un recorrido hecho por El Universal, observamos que además de los factores mencionados donde se señala a las comunidades como los principales causantes de la problemática, realmente también hay fallas de ingeniería e infraestructura.

Ante este panorama y a falta de una intervención eficaz por parte de las autoridades, “los habitantes de los barrios que rodean estos canales asumen sus propias medidas de prevención, con limpiezas rudimentarias, construyendo muros de protección y alzando los niveles de sus casas o negocios”, aseguró Francisco Castro, comerciante del sector del canal de Ceballos.

El canal de Ceballos rebosa principalmente porque existe un embudo en su estructura, y cuando llueve bajan las aguas lluvias de los barrios El Campestre y El Milagro, causando graves afectaciones a los pobladores con inundaciones. Esto sucede, según Castro, porque las estructuras no tienen capacidad de desagüe, sumado a que hace dos años no se realiza una limpieza eficiente.

Cristian Galeano, comerciante del barrio Olaya, aseguró que son los mismos habitantes los que no colaboran, siendo los más perjudicados. Añadió que cuando llegan las inundaciones, estas obstaculizan la vía, lo que perjudica directamente a su negocio. Galeano ademas pidió a las entidades responsables del mantenimiento de estas estructuras que se realice un trabajo profesional e intensivo.

Por último Jimmy Barrios, vecino del canal Tabú, reveló que padecen de esta problemática hace 45 años, y que son múltiples y muy graves las afectaciones. Por ejemplo, los olores fétidos de manera constante, hay viviendas que no cuentan con el servicio de alcantarillado y sus habitantes se ven casi que obligados a arrojar los excrementos y otro tipo de desechos al canal.

Barrios señala que en los estatutos del Gobierno nacional y el Distrito, el canal Tabú aparece como si estuviera canalizado, por lo que denuncia lo que aparentemente sería un acto de corrupción o de mal uso de los recursos. Añade que la solución se encuentra en un trabajo mancomunado entre la comunidad y las autoridades.

“Nosotros tenemos a pocos metros una estación de bombeo de aguas servidas de la empresa Aguas de Cartagena, y cuando medio cae un aguacero, esta se rebosa completamente, causando inundaciones y afectaciones a la salud de los habitantes”, manifestó Jimmy Barrios.

El Gobierno nacional y el Distrito trabajan articuladamente en distintos proyectos con el objetivo de adecuar los canales pluviales y el sistema de alcantarillado de la ciudad, sin embargo y en medio de la primera ola invernal del 2021, no se ejecutan las obras definitivas, aunque esporádicamente se realizan obras de mitigación, como la limpieza de cada uno de los canales.

Denunciar a los que rellenan

El Establecimiento Público Ambiental (EPA) recuerda a las comunidades abstenerse de depositar residuos sólidos en canales y caños, y a denunciar ante la entidad a quienes lo hacen.

El EPA ha realizado recorridos y limpiezas en distintos puntos de la ciudad, previo a la llegada de la temporada invernal, además cuando hay condiciones de emergencia se autoriza la tala de especies que estén con problemas de estabilidad o con ramajes demasiado extensos.

  NOTICIAS RECOMENDADAS