Cartagena


COVID-19 en Cartagena: “Vacunación es clave para enfrentar la cuarta ola”

La ciudad alcanzó el número más alto de casos activos de COVID-19 durante toda la pandemia. Expertos analizan este panorama y entregan sus proyecciones.

LIA MIRANDA BATISTA

20 de enero de 2022 09:00 AM

La ola de contagios provocada por la variante ómicron es imparable. El pasado 17 de enero el Departamento Administrativo Distrital de Salud (Dadis) advirtió que la ciudad registra el número más alto de casos activos de COVID-19 alcanzado durante toda la pandemia, con 3.371 contagios. Lea: ¿Qué pasa con la inmunidad de rebaño en Cartagena?

La cifra revela la rápida propagación del virus, teniendo en cuenta que hay un aproximado de 973 casos por cada 100.000 habitantes, tendencia que, según el Dadis, se ha evidenciado desde hace dos semanas.

“Dicho comportamiento se atribuye a dos factores, como son la temporada alta de turismo en la ciudad y la inclusión de variantes como ómicron y delta, que han registrado comportamientos similares en países como Estados Unidos. Hasta el momento la incidencia más alta había sido de 545 casos por cada 100 mil habitantes, reportada durante la tercera ola”, explicó Ana Margarita Sánchez, directora operativa de Salud Pública del Dadis.

La autoridad en salud indicó que la mayoría de las personas fallecidas sobrepasan los 60 años, siendo la población de riesgo que mayormente ha sido afectada en las diferentes olas, y por lo pronto no se evidencia impacto en los grupos etarios de edades más tempranas.

Para analizar el impacto de estas cifras, El Universal consultó a Álvaro Quintana Salcedo, profesional de la salud, y a Marlon Múnera Gómez, biólogo y magíster en inmunología y PhD en Ciencias Biómedicas, ambos docentes de la Corporación Universitaria Rafael Núñez, quienes entregan sus impresiones y proyecciones sobre esta cuarta ola.

Para Múnera Gómez el panorama actual es crítico, dado que la ciudad ha recobrado gran parte de su dinámica. “Con ello podemos observar que las aglomeraciones en toques, eventos y otras actividades dejan ver que las restricciones han fracasado”, dijo.

La primera es seguir presionando con la vacunación. La segunda, seguir fortaleciendo la red de salud”.

Marlon Múnera Gómez.

En sentido, reitera que solo quedan dos vías: “La primera es seguir presionando con la vacunación. La segunda, seguir fortaleciendo la red de salud. Porque podría alguien pensar que medidas como cuarentena ayudarían, pero siendo sinceros, el costo económico y social sería difícil de levantar después. Por eso, la vacunación y su intensificación es lo único que queda por hacer”.

Por otro lado, el especialista Álvaro Quintana Salcedo explica que tal y como se ha analizado en otras ocasiones, el inicio de los picos o de olas, como se le llama en epidemiología al incremento de casos, se dan por varias razones.

“Una de las causas es, en primer lugar, el relajamiento de medidas. Siempre hay posibilidad de que las personas por letargo del tiempo comiencen a relajar las medidas. Para el caso de la cuarta ola, coincide con los tiempos del fin de año. Para finales del 2021, la movilidad de las personas aumentó y la realización de fiestas, ferias y festivales, así como las reuniones de fin de año, incrementaron la socialización”, señala Quintana Salcedo.

Y asevera que, si bien las vacunas han logrado contrarrestar el impacto del COVID-19, muchas personas han caído en una especie de confianza. “Las personas asumen que como están vacunadas pueden estar más confiadas y entre grupos socializan mucho más, confiando en las personas sobre todo de la familia”.

Y añade: “La situación que termina por empeorar el panorama es el surgimiento de las nuevas variantes. En este caso ómicron, que desde noviembre se conoce que es una variante mucho más contagiosa, acelerando la tasa de contagios”.

¿Cuándo se presentaría una disminución en los casos?

Los expertos coinciden en que poner una fecha de disminución de la curva de contagios sería muy prematuro, teniendo en cuenta que esta ola tiene un comportamiento distinto.

“Poner una fecha como tal sería bastante irresponsable, de lo que sí se podría hablar basados en la tendencia es que al menos para esta primera mitad de año no sería. Hay quienes piensan que ómicron está marcando el inicio del fin, sin embargo, esto en mi opinión solamente lo podríamos corroborar en una próxima ola ante variantes nuevas, ya que la inmunidad causada por ómicron y las vacunas (alcanzando el 80% de vacunados) solo se vería reflejada ante otras cepas, que seguro vendrán. Un cálculo más acertado sobre una reducción estadísticamente significativa podría hacerse en diciembre del presente año”, expone Múnera.

Reciba noticias de El Universal desde Google News

Y Quintana agrega: “El registro de la última semana revela las cifras más altas de contagios, incluso desde que comenzó la pandemia. Hay que recordar que las olas han tenido una duración aproximada de dos meses. Se espera que este pico no sea tan distinto, con lo cual hasta finales de febrero y comienzos de marzo podríamos tener la duración de esta cuarta ola”.

Los expertos reiteran la importancia de continuar con el Plan Nacional de Vacunación para alcanzar la protección de más personas y obtener en un mediano plazo la tan anhelada inmunidad de rebaño.

  NOTICIAS RECOMENDADAS