Cartagena


Debate por contrato para recuperar la malla vial en Cartagena

La licitación ha sido cuestionada en varios frentes. El secretario de Infraestructura defendió el proceso y hoy rendirá cuentas ante el Concejo.

JULIE GONZÁLEZ ORTEGA

15 de marzo de 2021 12:00 AM

A través de Twitter, el concejal Fernando Niño realizó una observación al contrato para la recuperación de la malla vial que adelanta la Secretaría de Infraestructura de Cartagena.

“La matriz que asigna los riesgos en la licitación pública SID-UAC-2021 por valor $7.996.766.100 para obras de rehabilitación vial que se adelanta en la Unidad Asesora de Contratación (UAC) del Distrito es un copia y pega de un proceso de la entidad ESU de Medellín. ¿Falta de planeación y vergüenza?”, cuestionó el cabildante en su trino.

Ante ello, el secretario de Infraestructura Luis Villadiego se defendió de los señalamientos. “Si bien estos son formatos tipo que se establecen en Colombia Compra Eficiente, los riesgos aplican para este tipo de intervenciones en cualquier lugar del país para ambas partes, ya que son acciones predeterminadas que no tienen por qué cambiar porque son el mismo contenido, las mismas necesidades y responsabilidades por parte del contratista y del contratante, tal como se socializó en la audiencia de asignación de riesgos la semana anterior”, afirmó.

Villadiego anotó que igualmente hoy se presentará ante el Concejo al debate de control político al que fue citado con el fin de dar respuesta a las inquietudes que tengan los cabildantes con respecto al contrato.

‘Salvando vías’

El funcionario destacó que el contrato hace parte del proyecto ‘Salvando vías’ que desde diciembre del año pasado viene desarrollando la Secretaría de Infraestructura. (Lea: ¡Por fin! Abren licitación para rehabilitar varias vías de Cartagena)

“Hemos venido haciendo una caracterización de cada uno de los puntos que afectan la malla vial, este es un proyecto bastante organizado y planificado vía monto agotable, esto nos permitirá ir atendiendo cada uno de los baches que afectan la movilidad. La ventaja de este sistema es que en vez de limitar el proceso a la atención de una vía, lo que hacemos es que tenemos todo un mapa de huecos en los barrios que se va actualizando en la medida que hacemos más recorridos y así podamos atender más puntos en varias partes”, dijo Villadiego.

El funcionario manifestó que por esto dividieron el proyecto en tres lotes aunque sea solo un proceso de selección, lo cual implica que haya uno o tres contratistas dependiendo de la capacidad de los proponentes.

“Cada daño que hay en el pavimento es un caso diferente y tiene su propia necesidad de intervención, por esto se definió una lista de ítems por precios unitarios de tal forma que esos precios sean abiertos y a cada uno se le aplique la necesidad de cada bache”, puntualizó.

Observaciones de Funcicar

Ante la denuncia hecha por el concejal Niño, Funcicar indicó que estas son situaciones que pasan con frecuencia y que lo importante es que esto no se presente en temas vitales del clausulado contractual, por lo que en este caso no se altera el proceso. Sin embargo hicieron varias observaciones que aluden a que la licitación no estaría debidamente planeada.

1. Estudio previo. Según Funcicar, en el estudio previo se señala que una vez seleccionado el contratista se cuenta con 15 días de diagnóstico y alistamiento para determinar el trabajo que se requiere en cada vía, por lo cual no habría claridad en las cantidades a ejecutar. “Además, tal como se encuentra organizado el proceso, le corresponde al interventor y al contratista labores propias de un consultor, ya que tendría que definir las cantidades de los materiales a utilizar y formular diagnóstico, actividades que no son su área de experticia”.

2. Modalidad. Si bien la modalidad de presupuesto por monto agotable es legal, advirtieron que es posible que con los recursos disponibles no se logren intervenir todas las vías. “Estos riesgos se hubiesen podido evitar si el proceso de licitación hubiese presentado el análisis completo en la etapa precontractual definiendo con certeza la intervención a realizar para solventar la necesidad pública y no dejarlo en manos del contratista y del interventor”, afirmaron.

3. Selección. Funcicar indicó que al dividir el proyecto en tres lotes se corre el riesgo de que una sola empresa se quede con todas las obras, lo cual también implicaría un mayor esfuerzo por parte del Distrito para verificar que este contratista tenga la capacidad de ejecutar todos los trabajos dentro del plazo estipulado.

4. Oferta económica. De acuerdo con Funcicar, la oferta económica se presentará por el total de los precios unitarios sin tener en cuenta la cantidad de obras a ejecutar, lo cual no asegura que la oferta escogida sea la mejor en el factor económico.

“Este proceso se convoca pensando en la celeridad de su contratación y ejecución pero esta necesidad de rehabilitación de infraestructura vial no es nueva, el llamado que hacemos es a planear y ofrecer mayores garantías en los estudios previos y pliegos de condiciones para tener mayor precisión sobre las cantidades a ejecutar y no dejar esta responsabilidad a los contratistas e interventor, así se minimizan los riesgos de inversiones incompletas que no satisfacen la necesidad planteada. Hay un presupuesto de casi $8 mil millones con la expectativa de intervenir 10 vías que podría convertirse en menos de 5 vías, dependiendo de lo que definan contratistas e interventor”, finalizó Funcicar.