Depredación forestal, un mal que avanza en los márgenes de Cartagena

30 de junio de 2020 10:20 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Mucho más allá de nuestra imaginación, pero muy cerca de la Ciénaga de la Virgen, y dentro de sus aguas, se sigue configurando una implacable depredación ambiental, tan voraz, que parece incontenible.

La deforestación por parte de invasores inexorables arrasa la vegetación, especialmente el manglar, y urbaniza zonas de bajamar de propiedad de la Nación, todas protegidas por la ley, y que “son de todos nosotros”.

El abogado ambientalista Rafael Vergara Navarro, director del Ecobloque, que trabaja para frenar estos ecocidios, en conversación ayer con El Universal expresa que “eso no es la casa en el aire”, como dice la canción, “sino la casa en el agua”, y que han sido 51,7 hectáreas depredadas, en unos atropellos a la naturaleza, que han sido progresivos en los últimos 15 a 20 años.

Eso viene ocurriendo desde la periferia suroriental de Cartagena –después de la Vía Perimetral y frente a los confines de populosos barrios como El Pozón, La India, Villas de Aranjuez, entre otros–, en una extensa franja que se funde con la Zona Norte del Distrito y se prolonga muchas hectáreas, entre las veredas de Tierra Baja y Puerto Rey.

Vergara explica que son invadidas las orillas y sus aguas, rellenan cientos de hectáreas en la Ciénaga de la Virgen, sacrificando el medio ambiente, “en lo que claramente muestra que es mucho más que el afán de invasión por un pedacito de tierra”.

Es decir, se trata de la gestión organizada de invasores profesionales, que se valen de la necesidad de familias vulnerables para ponerlas de fachada, y hoy aprovechan también las dificultades generalizadas por la pandemia de coronavirus, para destruir los ecosistemas y usurpar esos territorios inalienables en el Distrito de Cartagena.

Precisamente en referencia directa a este tema, el director del Ecobloque, Rafael Vergara, en su reciente columna ‘Ecocidio a vencer’, publicada en este periódico el pasado 20 de junio, señalaba: “Despreciando el alto valor de conservación y la protección ordenada por el POT (Plan de Ordenamiento Territorial) y el POMCA (Plan de Ordenamiento y Manejo de Cuencas Hidrográficas), al norte de la ciénaga en las veredas de Tierra Baja y Puerto Rey, hasta hoy la tolerancia inaceptable ha impedido derrotar a quienes desvalorizan el capital natural por necesidad o por negocio”, lo cual “indigna y revela un crimen insostenible y espeluznante (...) desde el año 2014”.

Y precisaba que “nuestra reacción es contundente: no más ceguera, es soberanía. Nuestro reto como generación es vencer, revertir el Ecocidio, parar el delito ejerciendo in situ la autoridad, reconstruyendo la institucionalidad y resembrando la vida en el manglar agredido.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Cartagena

DE INTERÉS