Denuncian presunta negligencia médica en clínica de la ciudad

19 de mayo de 2020 12:00 AM
Denuncian presunta negligencia médica en clínica de la ciudad
Al fallecido le realizaron dos cirugías en la clínica. // El Universal

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

“Mi hijo murió por negligencia médica. Ingresó por una cirugía de apendicitis aguda y no se le dio el tratamiento adecuado en la recuperación”, es lo primero que el señor Diógenes Verbel dice con dolor.

Su hijo, Deimer David Verbel Barreto tenía 25 años y muchos sueños por cumplir.

Deimer, según contó su padre, ingresó el pasado 16 de marzo a la clínica Madre Bernarda con un fuerte dolor en la parte baja de su abdomen, en principio le dijeron que tenía apendicitis, pero después de unos exámenes les indicaron que tenía peritonitis y debían operarlo.

En ese momento, según se conoció, a Deimer lo remitieron a cirugía y al salir, el médico tratante le habría dicho a sus familiares que se había complicado un poco pero que ya todo estaba bien y que lo iban a pasar a sala de recuperación.

Comenzó el mal

“Al salir de la operación el cirujano nos dijo que se había complicado la cirugía, pero que estaba bien y que lo iban a pasar a piso y ahí fue donde todo se complicó”, explicó el padre.

Todo indica que durante su estadía en esta sala, el joven comenzó a vomitar y no toleraba nada por la vía oral y su abdomen permanecía hinchado.

“Nosotros le decíamos a los médicos que por qué tenía el abdomen así como globoso, que por qué vomitaba en las noches varias veces y sin embargo, le seguían dando cosas vía oral, lo que nos pareció algo raro, porque después de una operación no se le puede dar nada al paciente, pero cuando le decíamos a los médicos, ellos decían era que todo eso era normal”, comentó el denunciante.

Después de la insistencia de sus familiares, en la clínica le hicieron una ecografía donde, al parecer, salió que no tenía líquidos, pero sí una infección.

“Si no se hubieran demorado tanto en realizar esta segunda ecografía, se hubiera podido descartar colecciones abdominales. Cuando la hicieron, se le abrieron varios puntos y al informarle al personal médico de turno le pusieron unas gasas para cubrirlo y el 24 de marzo le dieron de alta, así sin buena revisión y solo con una receta de naproxeno, por si le daba dolor”, comentó indignado.

Dos horas después de estar en casa, Deimer comenzó a presentar fiebre, pero con paños húmedos se le pasó, hasta que llegó la madrugada cuando, según indicó su padre, empezó a sudar y a sentirse muy débil, por lo que decidieron llevarlo a la clínica donde le tomaron los signos vitales.

“Mientras estuvo en la clínica, como le suministraban suficientes antibióticos, no le daba fiebre y esa vez que lo llevamos le hicieron una ecografía y le encontraron la infección más avanzada, por lo que lo operaron de urgencia”, comentó el señor Diógenes, agregando que “el cirujano nos dijo que debían hacerla, porque mi hijo estaba muy grave”.

A UCI

Al salir de esta segunda operación a Deimer lo trasladaron nuevamente a la sala de recuperación pero, según el señor Verbel, su hijo seguía mal.

“Ellos se dieron cuenta de que no debieron darle de alta, mi hijo estaba mal y en 24 horas debían hacerle otra cirugía, pero no fue así, dejaron que pasara un día más y fue ahí cuando todo empeoró”, comentó.

A su hijo, lo pasaron a la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) puesto que ya presentaba taquicardia y problemas respiratorios.

“El médico de turno lo encontró tan mal, que nos informó que debían entubarlo y que debido al protocolo le haría la prueba de COVID-19. Eso fue el 26 de marzo”, explica con tristeza.

Los días pasaban y este joven no se recuperaba y comenzó a ser tratado como posible paciente contagiado de coronavirus, por lo que al fallecer, el 29 de marzo, entregaron su cuerpo en unas bolsas y sus familiares tuvieron que cremarlo, sin poder verlo para darle un último adiós.

“Los resultados de las pruebas nos la dieron el 13 de abril y salió negativo para coronavirus. En la clínica tuvieron una negligencia con mi hijo desde la primera operación”, finalizó.

¿Qué dice la clínica?

El Universal se comunicó con la Clínica Madre Bernarda para conocer su versión de lo ocurrido y a través de un comunicado nos aseguraron que “acudiendo al análisis cronológico de la historia clínica del paciente Deimer David Verbel Barreto, se puede establecer, que el manejo adelantado desde el punto de vista médico hospitalario, corresponde a los protocolos de atención que el caso ameritaba, pudiendo establecer que fue oportuno, diligente, multidisciplinario; en cuanto a la sospecha de COVID-19, nos basamos en protocolos del ministerio para el asunto, en cuanto al acceso de la información que tiene que ver con los hechos y las circunstancias que se contemplan en la historia clínica, es la ley quien regula la vía que permita poder obtener dicho documento, hay que recordar que la IPS por circunstancia de la normatividad vigente, solo tiene la capacidad de la custodia y el archivo de la historia, pero no decidir el acceso con respecto de la misma”.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Cartagena

DE INTERÉS