Cartagena


“Durante un año, Afinia nos venderá energía eléctrica”: Dau

Este año la Alcaldía de Cartagena manejará directamente la operación de sus luminarias públicas con energía suministrada por Afinia. La anterior concesión pide que se haga el empalme correcto.

WENDY CHIMÁ P.

06 de enero de 2021 10:00 AM

Desde 1998, el alumbrado público de la ciudad venía siendo operado por la Concesión Iluminemos, antigua Unión Temporal Ecosodio S.A. y Electroconstrucciones Ltda. Sin embargo, desde ayer eso cambió y ahora será Afinia, empresa filial del Grupo EPM, la encargada de suministrar la energía para el alumbrado público de Cartagena.

Así lo dio a conocer el alcalde William Dau la noche del lunes, cuando faltaban pocas horas para que acabara la segunda prórroga del contrato que la Concesión Iluminemos tenía con la Alcaldía. El mandatario tomó esta decisión al no tener la aprobación de las vigencias futuras de parte del Concejo Distrital. Ahora el Distrito operará el alumbrado público, de manera momentánea, el cual incluye la semaforización.

Se conoció que ayer la concesión e interventoría que estaban a cargo de las luminarias, y la Alcaldía, estaban firmando el “acta de reversión del contrato”, donde se dejan claros algunos puntos, como lo es el inventario de todo lo que dejan en la ciudad.

El cambio

Desde el 2019 las administraciones habían estado estudiando algunas posibilidades para terminar esta larga relación que se tenían con la concesión que estaba a cargo de la iluminación, con el fin de optimizar el servicio a través de la modernización, administración, reposición, mantenimiento y demás actividades complementarias que ayudan a promover un desarrollo sostenible para mejorar la calidad de vida de los cartageneros.

Mientras se buscaban otras opciones, en diciembre del 2019 el alcalde (e) de turno, Pedrito Pereira, le solicitó al Concejo facultades para ampliar la concesión de alumbrado público por un año más. Durante este tiempo, el Distrito tenía que establecer las bases y la documentación requerida para poder iniciar con un proceso licitatorio para la contratación, algo que quedó a cargo de la administración actual.

Por eso, desde el primer momento, Dau radicó un proyecto de acuerdo ante el Concejo para hacer uso de las vigencias futuras y así poder celebrar contratos. Sin embargo, esto no fue aprobado por los cabildantes, por lo que a la ha administración no lo quedó más que hacerse cargo del alumbrado público de la ciudad, y decidió firmar un contrato con Afinia para que esta empresa suministre la energía durante este año.

“Hoy (lunes) es el último día del actual concesionario de alumbrado público. A partir de mañana (ayer) comienza un nuevo operador, Afinia, a quienes contratamos por el periodo de un año debido a que no nos autorizaron vigencias futuras. Afinia estará vendiendo la energía eléctrica”, aseguró Dau.

Aunque el anunció se dio a conocer a la ciudad de un “día para otro”, William Murra, interventor del contrato de alumbrado público con Iluminemos, señaló que todo estaba previsto.

“Ayer (lunes) en horas de la tarde, la interventoría se reunió con la secretaria General y dos asesoras jurídicas del despacho, con el propósito de aclarar qué iba a pasar con relación a la concesión del alumbrado público y la interventoría a partir de las 00 horas del 5 de enero. Ahí se comentó que a partir de esa hora, se terminaba el contrato de concesión y se terminaba el contrato de interventoría, eso estaba así previsto”, explicó Murra. Agregó que “se habló de que era necesario firmar el acta de reversión de parte de la interventoría, del Distrito y del concesionario”.

Firmado este documento se iniciaría con el proceso de liquidación, según explicó el Murra, manifestando que “son cuatro meses que dura la liquidación, pero los contratos están completamente terminados, ya ni el concesionario ni la interventoría están en ejecución”.

¿Cómo se hará?

Con este nuevo contrato la ciudad no quedará a oscuras. Sin embargo, queda la duda de cómo se operará la semaforización, la cual fue entregada a la Secretaría de Infraestructura, que a su vez deberá entregarla al Departamento Administrativo de Tránsito y Transporte (DATT) para que sea operada y así poder tener un buen manejo en las vías. Muchos también se preguntan qué pasará cuando termine el año, tiempo por el que fue firmado este nuevo contrato.

“Próximamente se hará un contrato de un mantenimiento correctivo por unos días, mientras se busca sacar la interventoría de ese contrato. Comenzaremos a mirar qué opciones tenemos mientras se acaba el año, pues estábamos mirando un contrato interadministrativo, pero no fue autorizado”, comentó Dau.

Desde la Alcaldía también adelantan el proceso contractual para la interventoría, con el fin de que esta se encargue de velar que el alumbrado corresponda a lo que realmente necesita la ciudad, y también que vigile y haga cumplir las obligaciones contractuales.

Ante esto, Murra señaló que “como el Distrito es el operador, no necesita para este mes de enero un interventor, por eso abrieron un concurso de méritos, el cual ya está colgado en el Secop y se espera que el 1 de febrero ya pueda comenzar a funcionar”.

Habla antigua concesión
Raymundo Pereira, representante legal de la antigua Concesión Alumbrado Público, explicó que “en estos momentos no hay un operador, porque no se ha hecho el empalme. Desde enero del 2020 hemos venido solicitando reuniones tendientes a lograr la reversión de los bienes y elementos del SAP y semáforos, así como la liquidación del contrato en los términos del artículo 60 de la Ley 80 de 1993, que en la parte pertinente lo reprodujo el artículo 10 del Otrosí 7 de diciembre 31 de 2019, pero no ha sido posible”. Según Pereira, este proceso debió iniciarse en los últimos 4 meses del 2020, pues ahora “resultan imposible cumplirlos en la fecha, pues mal haríamos al suscribir el acta en los términos propuestos sin el debido análisis y discusión entre las partes sobre sus términos, entre otras, porque el inventario que se tiene es el que practicó Findeter en junio de 2019 y a enero de 2021 ese inventario ha surtido modificaciones propias de la ejecución de las obras de expansión”. Con relación a la semaforización, indicó que “este se trabaja con un software que debe ser manejado con personal capacitado”.