Cartagena


El caño Juan Angola sí tiene dolientes

Luis Fernando Sánchez, a través de la Fundación Planeta Azul Caribe, lleva 15 años apostándole a crear conciencia sobre el valor de este cuerpo de agua y la necesidad de recuperarlo.

JULIE GONZÁLEZ ORTEGA

05 de diciembre de 2021 10:00 AM

“Hay un barrio que es el barrio Crespo, que hace parte de la Cartagena que se muestra. Y otros barrios como Canapote, 7 de Agosto, Santa María y San Pedro y Libertad, que hacen parte de esos barrios que se esconden. Esa Cartagena dual se podría representar en un corto espacio, siempre dividido por el caño Juan Angola, un sitio que trataba de separar esos dos mundos y que nosotros quisimos convertir en un lugar de encuentro”.

Luis Fernando Sánchez define al caño Juan Angola como el corazón del sistema natural de caños, lagos y lagunas de Cartagena, por ser la conexión directa entre la ciénaga de La Virgen y la bahía de Cartagena.

Le puede interesar: Las claves para recuperar el caño Juan Angola

A través de la Fundación Planeta Azul Caribe, que lidera desde el 2006, busca devolverle el valor a este cuerpo de agua que con el paso de los años se ha ido degradando, a tal punto que en algunos tramos su cauce apenas alcanza los dos metros de ancho.

En el sector La Unión, el caño Juan Angola apenas tiene dos metros de ancho.
En el sector La Unión, el caño Juan Angola apenas tiene dos metros de ancho.

Y es que el Juan Angola es amenazado por distintos factores, principalmente por la contaminación y los asentamientos irregulares que se extienden por sus orillas. Son ellos los que opacan la belleza natural de su ecosistema, caracterizado por manglares y especies de aves y peces que aún sobreviven en medio de estas condiciones.

Video: Luis Fernando, el hombre que sueña con mejorar el caño Juan Angola

Por este motivo recuperarlo no es cuestión de días o semanas, sino de un trabajo constante que logre perdurar en el tiempo y convertir este sitio en lo que siempre debió ser: un cuerpo de agua donde la biodiversidad es protagonista y donde las diferentes comunidades que están a su alrededor pueden interactuar respetuosamente con él.

Reciba noticias de El Universal desde Google News
Visibilizar el ecosistema

El objetivo de la Fundación Planeta Azul Caribe es que los cartageneros puedan reconocer la importancia que tienen los cuerpos de agua, que indudablemente son un activo ambiental para la ciudad.

“El propósito de la fundación nació cuando quisimos darle un soporte académico. Trabajamos con una tesis de doctorado y fue pertinente incluir al caño Juan Angola como lugar piloto para desarrollar un proyecto de cómo hacer que las personas usaran el caño en buena forma, y para eso tenían que ponerlo en buenas condiciones, porque actualmente está en muy malas condiciones ambientales. De este estudio resultó un modelo de gobernanza ambiental que llamamos triada: empresas, comunidad y profesionales”, explicó Luis Fernando, quien también es biólogo marino y doctor en ciencias del mar.

Bajo esta premisa es que se ha direccionado el actuar de la fundación, que en 2010 creó el Centro de Interacción Marina, un lugar en Canapote donde han llegado estudiantes, personas de la comunidad y profesionales para conocer toda la riqueza natural que hay en los cuerpos de agua de la ciudad.

Centro de Interacción Marina en Canapote.
Centro de Interacción Marina en Canapote.

Adicionalmente, la fundación también ha puesto en práctica labores como el reciclaje, la siembra de mangle y talleres con las comunidades en torno a la valoración y el aprovechamiento sostenible del caño Juan Angola.

“Son tres acciones básicas en el modelo. La educación es lo primero, pero no lo único. Con la educación no se come, entonces la segunda acción es la parte productiva. Podemos hacer programas de turismo consciente para reforzar y sostener lo que la gente aprende. Y por último, y muy importante, la planeación participativa. Tenemos que hacer partícipes a las comunidades para que refuercen todo ese trabajo y hacer el cambio”, sostiene.

El futuro

Si bien no es un trabajo fácil, iniciativas como la de la fundación Planeta Azul Caribe prenden una luz para que eventualmente el caño pueda vivir la transformación que merece, una que ya no lo encasille como uno de los más contaminados de Cartagena, sino como una muestra del capital natural que tiene la ciudad, con todo el potencial de ser un atractivo turístico sostenible.

“El turismo trae mucho dinero a la ciudad, pero se queda al otro lado de este caño, en otras partes. Debemos hacer que se distribuya ese dinero a todas las personas de la ciudad, y eso se distribuye visitando estos ecosistemas naturales”, asegura.

Luis Fernando sueña con la implementación total del modelo aprobado durante el estudio de investigación, que en resumen consiste en la apropiación y recuperación integral del caño. “Implementar este modelo es navegar el caño con embarcaciones que no tengan motor, con personas de los barrios para que manejen ese caño de manera responsable, lo cuiden, lo protejan y que personas de todo el mundo vengan no solo a ver la ciudad antigua o a hacer turismo de sol y playa, sino turismo experiencial y consciente para que el dinero y la riqueza que llega a Cartagena se distribuya en todos los barrios”, concluyó.

El sueño es que el caño Juan Angola pueda convertirse en un atractivo turístico sostenible.
El sueño es que el caño Juan Angola pueda convertirse en un atractivo turístico sostenible.

Es así que ha continuado trabajando de la mano con las comunidades, la academia, las empresas e incluso con la institucionalidad, pero sin depender de ella, con el fin de hacer de este modelo una realidad para el caño Juan Angola.

Titanes Caracol

Gracias a su labor social en la Fundación Planeta Azul Caribe, Luis Fernando Sánchez, fue nominado este 2021 a los premios “Titanes Caracol”.

Para apoyarlo puede ingresar a la página web de Titanes Caracol y votar por él en la categoría de sostenibilidad ambiental y/o economía circular. Hay plazo hasta el 8 de diciembre.

  NOTICIAS RECOMENDADAS