Cartagena


El drama del médico cartagenero que necesita regresar de Cuba

Isdael Pérez Guerrero terminó su especialidad médica en la isla y necesita regresar a Colombia, pero el vuelo humanitario ha sido aplazado cuatro veces. Su situación es compartida por otros 76 colombianos.

LAURA ANAYA GARRIDO

14 de agosto de 2020 07:59 AM

En el año 2016, el médico Isdael Eduardo Pérez Guerrero partió desde su natal Cartagena hacia Cuba para realizar uno de sus más grandes sueños: especializarse en Ortopedia y Traumatología, y si en ese preciso momento le hubiesen dicho que cuatro años después la Tierra sería azotada por una pandemia viral -por el coronavirus y porque lleva más de 20 millones de infectados y miles de muertos-; si le hubieran pronosticado que él mismo se iba a quedar atrapado en Cuba anhelando un vuelo humanitario para regresar a su casa, le hubiese sonado a película apocalíptica. (Le puede interesar: Colombia suma 433.805 casos de COVID-19)

Isdael cumplió su sueño y ahora, en plena crisis mundial por la pandemia, además de anhelar volver para practicar lo que aprendió, necesita regresar porque la vida en Cuba cuesta dinero y él allá no está produciendo. Una situación similar atraviesan otros 76 médicos colombianos que estudian o estudiaron en Cuba y piden a gritos un vuelo humanitario que ha sido aplazado cuatro veces. El último viaje estaba programado para el 14 de agosto, precisamente hoy, y fue cancelado dos días antes porque “el Gobierno ha tomado la decisión de no permitir el ingreso de pasajeros a suelo cubano”. No hay nueva fecha.

“Somos 77 médicos especialistas que tenemos alrededor de 2 meses, dentro de poco 3, en trámite con la Embajada colombiana en aras de solucionar tan anhelado vuelo, el mismo que fue aplazado por cuatro ocasiones (10 julio, 20 julio, 3 y 14 de agosto)”, comenta Isdael, que tiene su casa en Cartagena en el barrio La Consolata.

Desesperados

¿Pero por qué están tan desesperados Isdael y sus compañeros? Cada vez se hace más difícil para ellos conseguir la comida en la isla, se les venció el seguro médico, no tienen dinero para pagar el arriendo y comprar comida, además, algunos padecen enfermedades crónicas como hipertensión, diabetes y asma, y se les acabaron sus medicamentos.

“Requerimos que haya un mejor trabajo por parte de la Cancillería para que nos permitan volver pronto a nuestros hogares, ya que muchos de nosotros el día de hoy nos encontramos sin los recursos necesarios para estar en este país, debido a que muchos estudiamos con mucho sacrificio y pocos recursos económicos. Es tan precaria la situación de muchos de nosotros que ya nos pidieron las viviendas donde vivimos porque no tenemos para pagar arriendo”, cuenta Isdael y explica que mensualmente, mínimo, gasta unos 600 dólares solo en alimentación y arriendo.

“Por favor si usted lee este mensaje y tiene la capacidad de ayudarnos le pedimos humildemente que interceda por nosotros. Si tiene la capacidad le agradecemos de corazón su ayuda”, remata el médico.