Cartagena


El futuro de la Casa Museo Rafael Núñez y su sostenimiento

Ante las críticas por el mal estado que se ve en algunos detalles del museo Rafael Núñez, su director Manuel Zúñiga, dijo que el Mincultura se comprometió a reparar todo este año y que la casa “no está en riesgo”.

ERNESTO TABORDA HERRERA

01 de marzo de 2020 12:00 AM

Un día de 1950, el presidente Mariano Ospina Pérez, en una visita a Cartagena, tomó en compañía de Eduardo Lemaitre Román la vía principal de El Cabrero y vio la casona solariega del cuatro veces presidente de Colombia Rafael Núñez Moledo y su esposa Soledad Román.

La casa se había perdido tras una negociación de unos agiotistas con una heredera sobrina de Soledad Román y se había convertido en un “ventorrillo de barrio”, de cuya terraza colgaban ramos de ajos y otras especies. El presidente Ospina decidió entonces que el Estado debía asumir aquella casa y compró el inmueble que se convertiría en museo.

De la mano de Lemaitre Román, nació en 1985, la fundación Casa Museo de El Cabrero, que en convenios con el Mincultura administraba el bien hasta que fue cambiado.

Polémica por evento

La casa Rafael Núñez, hoy museo, ha estado en el radar de la opinión pública en los últimos días debido a las explicaciones que pidió el Programa Fortalecimiento de Museos, (del Ministerio de Cultura) por un evento realizado el pasado 21 de febrero en ese inmueble histórico.

La petición fue acompañada por el Museo Nacional de Colombia, y la Asociación de Amigos del Museo Nacional.

Sucedió que en la Casa Museo “se realizó un evento que no estaba contemplado en la agenda oficial de actividades culturales y educativas que el museo programa periódicamente. Dicha situación suscitó preocupación e inquietud en la opinión pública”, según el programa.

Ante ello se le solicitó a Manuel Zúñiga, director de este museo en Cartagena, “explicaciones en relación con el préstamo del espacio y los lineamientos para el desarrollo de esa actividad según el convenio de asociación 3225 de 2019 suscrito con esta entidad”.

“Fue una actividad cultural incluyente”

Zúñiga, director del museo, respondió públicamente al requerimiento del programa de museos advirtiendo que se trató de una actividad cultural LGBTI.

“En 2020, la Casa Museo Rafael Núñez se ha sumado a muchos museos del país y del mundo de promover actividades educativas y culturales que fomenten reflexiones sobre la diversidad, la inclusión y el respeto por la diferencia. Esta fue la intención de la actividad cultural celebrada el viernes 21 de febrero de 2020, como una forma de expresión de la diversidad e inclusión antes declarada. El evento se centró en celebrar la vida y la creatividad de ciudadanos, actores sociales y culturales de la comunidad LGBTI de la ciudad de Cartagena de Indias.”, explicó Zúñiga.

Agregó en apartes que “la Casa Museo decidió no interferir en las decisiones de contenido ni de diseño gráfico, cuya autoría y sentidos son exclusivos del promotor directo del evento, donde se acordó que las piezas de divulgación serían publicadas solo por sus redes. Fue por esta razón, que el contenido no fue compartido previamente con la Asociación de Amigos del Museo Nacional, no se usaron los logos institucionales ni se divulgó en los canales oficiales”.

Zúñiga remató diciendo que en el bien inmueble cultural, hoy museo, “se realizan múltiples actividades que atiendan el amplio espectro de expresiones y preocupaciones de la vida cultural y social de Cartagena”.

El director agregó que existe por parte de su administración “una atención de constante cuidado de este bien de interés cultural, proceso que se lleva a cabo con el acompañamiento de las dependencias del Ministerio de Cultura que tienen esta importante responsabilidad de conservación patrimonial”.

Denuncian deterioro

Pero para ciertos representantes de sectores culturales y turísticos de la ciudad, hay una preocupación creciente por el tipo de eventos que allí se están realizando, y que no serían de corte cultural; también por los deterioros que están afectando al inmueble, cuya atención por parte del Ministerio de Cultura, sería “poco eficiente”. Para Rijiam Shaikh, una guía turística y cultural, cuyo conocimiento de la historia de la Casa Museo y del presidente Rafael Núñez es amplio, “la situación de la casa es preocupante”.

“A mi me tocó hacer un guión sobre la casa Rafael Núñez, lo enfoqué con base a la dueña de la casa, Soledad Román, (esposa del presidente Núñez) e investigué todo lo relacionado a la familia; por ello cuando me tocaba hacer mis explicaciones daba todos los detalles de la familia que habitó la casa”, explica Shaikh. La casa pasó a ser administrada en 2008 por Soledad Román Piñeres, bisnieta de Soledad Román de Núñez.

Cuenta Shaik que un día se encontró con que Román Piñeres ya no estaba al frente de la casa.

“Un día que llegué con un grupo de turistas, y me dio pena con la gente porque habían murciélagos, eso no se veía ahí; había bolillos flojos e inexistentes, se veían áreas carcomidas, hay suciedad; yo recuerdo que cuando el periodo de Soledad Román había limpieza; ella era cuidadosa con los organizadores de eventos y les decía los elementos que debían usar, qué se podía hacer y qué no, porque ella reiteraba que era un monumento”, dice Shaik.

“Es inaceptable que la casa esté así, mal pintada y deteriorándose; todo está descuidado, algunos elementos de las esculturas no están, el coche de Rafael Núñez está mugre y deteriorado. Soledad era cuidadosa de todos esos detalles, me duele el deterioro de esta casa porque yo la vi cuando era un museo bien mantenido”, agregó Shaik. Muchas voces respaldan la petición de que el manejo de la casa museo sea más autónomo de la ciudad.

“No está en riesgo”: Zúñiga

El director del museo, también respondió a las críticas del manejo y deterioro del inmueble.

“Hace un par de años desde mi llegada a la Casa Museo como director hemos hecho un esfuerzo para que sea un lugar para que los cartageneros se sientan representados, con un museo de puertas abiertas; pero esas puertas ya están sintiendo el paso del tiempo; es decir su infraestructura. La última gran restauración se hizo hace 30 años. Desde entonces lo que se le ha hecho son solo mantenimientos; la casa está expuesta a unas condiciones ambientales exigentes es natural lo que está pasando”, dijo Zúñiga.

“La ciudadanía interesada en el legado de Núñez y de las actividades que promovemos tienen derecho a expresarse; en ese sentido esta semana nos visitó la ministra de Cultura, ​​Carmen Inés Vásquez e hicimos un recorrido en donde le mostramos el estado de la casa; como conclusión de esa visita podemos concluir que la casa no está en riesgo, que hay unos asuntos visibles que deben corregirse. Pero de esa visita surgió el compromiso explícito de hacer unas intervenciones, y que al ser la casa un bien nacional es la Nación quien debe velar por esto”.

Zúñiga reveló que el área de Patrimonio del Mincultura trazará un plan para que este mismo año se vean reflejadas esas mejoras significativas. Otra modalidad se estudia, dijo, “para que los ciudadanos que deseen hacer aportes lo hagan”.

  NOTICIAS RECOMENDADAS