Cartagena


“En la UTB estamos educando para toda la vida”: Alberto Roa

Tras la publicación del ranking Global QS World University, Alberto Roa, rector de la UTB, habló sobre los retos a los que se enfrentan como institución referente.

En las últimas semanas se dieron a conocer los puestos ocupados por diferentes universidades de Cartagena en el ranking Global QS World University, uno de los más prestigiosos y reconocidos a nivel mundial, donde la Universidad Tecnológica de Bolívar (UTB) ocupó un importante puesto a nivel regional. Lea: Instituciones de Cartagena, entre las mejores en resultados Saber Pro

Este tipo de rankings son importantes ya que consolidan la educación superior del país como una de las mejores del mundo por su calidad en la enseñanza, investigación y sus egresados, tal como lo mencionó Alberto Roa Varelo, rector de la UTB. También le puede interesar: Universidad de Cartagena y UTB, entre las mejores universidades del mundo

“La presencia en el ranking de QS le otorga una dimensión global al quehacer de la UTB y favorece definitivamente su visibilidad nacional e internacional. Para nosotros es muy importante el impacto local y regional de nuestra misión; sin embargo, no podemos olvidar la necesaria proyección internacional que debe tener una universidad de vanguardia”, manifestó Roa Varelo.

En una entrevista a El Universal el rector de la UTB habló sobre el panorama actual de la educación nacional y de los retos y estrategias que tiene la institución.

¿Cómo ve el panorama de la educación superior en Colombia?

La educación superior en Colombia ha avanzado mucho en los últimos 20 años. Ha avanzado en calidad y eso lo vemos en los datos del Sistema Nacional de Acreditación; de las 301 universidades que hay en el país, 91 tienen acreditación institucional.

Esta acreditación, que se creó en la Ley 30 de 1992, ha dado grandes resultados, como por ejemplo, el fortalecimiento de las plantas profesorales, la producción intelectual, la internacionalización y la flexibilización curricular.

¿Y el panorama de la educación superior en el Caribe?

La calidad de la educación superior en el Caribe ha mejorado y se equipara con otras regiones de Colombia. Aquí también tenemos excelencia, investigaciones científicas, doctorados, producción intelectual e internacionalización. En este momento en la UTB, por ejemplo, tenemos un gran número de estudiantes extranjeros tomando cursos con nosotros, lo cual muestra que somos referentes en el país. No hay que dudar de que en el Caribe tenemos calidad y podemos hacer una buena formación profesional.

¿En qué se basa la calidad de las universidades?

Para hablar de calidad en las universidades se deben tener en cuenta varios mecanismos. El más tradicional y académico es la acreditación; un proceso riguroso que implica autoevaluaciones, evaluación por pares y cumplimiento de estándares. Es un ejercicio que la academia a nivel mundial valora mucho porque pone a las universidades en un proceso de mejoramiento continuo. En la UTB estamos muy orgullosos con la reciente renovación de la acreditación en alta calidad porque esto significa que somos una universidad que se autorregula, que se propone cumplir estándares, rendir cuentas y ser cada vez mejor.

Campus universitario. //
Campus universitario. //

Hablando del interés mundial ¿qué piensa de los últimos rankings de las mejores universidades en el mundo y en Latinoamérica?

Otros mecanismos para medir la calidad de las universidades son los rankings, que aunque no son tan reconocidos por la academia, sí lo son por la sociedad y por el mercado. La UTB se clasificó en los dos últimos rankings publicados; el QS World, que es el más importante a nivel mundial, y el The Times Latin, que lista las mejores IES de Latinoamérica. Esto es un orgullo muy grande para nosotros porque significa que los académicos y los empleadores del mundo reconocen del trabajo que está haciendo la UTB. Mantenernos ahí no es fácil, implica inversiones, investigaciones, calidad en los egresados, trabajo con los empresarios y mayores niveles de empleabilidad.

Con los rankings y con la acreditación de calidad, ¿cuáles son los retos que la Universidad Tecnológica de Bolívar tiene?

La educación superior colombiana está en un momento de mayoría de edad, sin embargo, tiene muchos retos como el problema de la cobertura. Durante muchos años Colombia mejoró en este punto; hace 15 años estaba alrededor del 35% y hoy en día estamos en el 53%, pero ahí nos hemos estancado. Es poco si lo comparamos con los países de la OCDE que tienen el 75% de cobertura. Ahí hay una brecha muy grande. En las regiones de Colombia también hay brechas. En los departamentos del Caribe colombiano la cobertura está en el 35%.

El Gobierno actual habló de ampliación de cobertura con 500 mil nuevos cupos a través del proyecto de gratuidad y fortalecimiento de la educación pública. Esos nuevos cupos son tan importantes que, si lo pudiéramos hacer todos los años, en 2030 o 2033 podríamos acercarnos al indicador de la OCDE.

Otro de los retos es que los jóvenes están escuchando mucho sobre formación de competencias rápidas para engancharse al mercado laboral y tienen temores sobre formaciones largas y costosas como la universitaria.

Ante estas disyuntivas, algunos jóvenes están optando por buscar una educación distinta, más corta y vinculada con el mundo del trabajo. Hay un gran desafío en cómo las universidades respondemos a eso. Tenemos que responder con innovación curricular, nuevos programas, nuevas pedagogías y con mucha flexibilidad.

Teniendo claro esos retos, ¿cuáles son las estrategias para lograrlos?

En la UTB estamos elaborando nuevos programas. Recientemente tenemos aprobados un pregrado de Ciencia de Datos y otro de Marketing y Transformación Digital, para conectarnos aún más con las expectativas que tienen los jóvenes y con las nuevas dinámicas del mundo laboral.

También estamos trabajando en una reforma académica curricular de todos los programas que nos lleve a determinar cuáles son esas competencias que demanda el mercado laboral y requieren los estudiantes para incorporarse en un buen trabajo, pero también trabajamos en esas competencias que necesitan para ser ciudadanos propositivos y efectivos que contribuyan a la construcción de una mejor sociedad.

¿Cómo afrontan las universidades los avances tecnológicos?

Al inicio cuando apareció la Inteligencia Artificial escuchamos a personas un poco escandalizadas casi sugiriendo cómo sacar la IA de las aulas de clase. Afortunadamente en la mentalidad de una universidad como la UTB eso no cabe. Incluso ya tenemos profesores pensando, involucrando y visionando cómo usar estas tecnologías. Un gran desafío de las universidades es pensar las nuevas tecnologías. Son instrumentos que podemos usar para el desarrollo humano y el sitio ideal para probarlos y estudiarlos es la universidad. Lo más importante para nosotros es la inteligencia humana y las competencias humanas y hay que poner la IA a servicio de esas competencias y la creatividad.

“En la UTB estamos educando para toda la vida”: Alberto Roa

En las reformas pensadas, teniendo en cuenta los nuevos mecanismos de educación y el avance de la tecnología, ¿es una opción la educación virtual?

Las universidades también debemos diversificar ingresos. Hay que hacer más consultorías, más proyectos con las empresas, con el sector público. Hay que trabajar mucho más en educación continuada, educación permanente, y hay universidades que hemos decidido meternos en el mundo de la educación virtual. En la UTB estamos preparando un programa muy fuerte en educación virtual, especialmente en posgrados. Pronto la ciudad sabrá más sobre este proyecto de la UTB.

¿Qué piensa de la gratuidad en las universidades públicas?

Respecto al proyecto de gratuidad en las universidades públicas, especialmente en los estratos que más lo necesitan, es algo que apoyamos todos. Sí me parece que el Gobierno podría aprovechar mucho más las fortalezas, la infraestructura y la tradición de las universidades privadas porque tenemos en Colombia un sistema mixto. En este momento en el país la mitad de las matrículas están en públicas y la mitad en privadas. Hay calidad en ambas universidades, así como desafíos.

Sería de lamentar que no usemos esa capacidad que tenemos universidades privadas y públicas de conversar y hacer proyectos comunes. Por ejemplo, en Cartagena tenemos un programa de doctorado en Ingeniería en colaboración entre la UTB y la Universidad de Cartagena.

El sistema de acreditación se montó hace más de 30 años con expertos de universidades públicas y privadas. Hay una tradición de convivencia y cooperación en este sistema mixto. No se ve tan bien que para la ampliación de cobertura solo se use a la universidad pública. De todas maneras, sí creo que todos los esfuerzos del Estado por ayudar a la universidad pública hay que apoyarlos.

“En la UTB estamos educando para toda la vida”: Alberto Roa

¿Como universidad privada cómo apoyan a jóvenes de escasos recursos?

Tenemos muchos jóvenes en edad de estudiar que quieren acceder a la universidad y no pueden por temas económicos. Para ayudar a estos jóvenes, por ejemplo, la UTB invierte cerca de $6 mil millones en becas a jóvenes talentosos. Becas de hasta el 100% de la matrícula.

Otro proyecto en el que nos esforzamos es la búsqueda de alianzas con grandes empresas para que aporten becas y ayudas para jóvenes. Son más de $1.300 millones que tenemos en el fondo de becas. Es un orgullo decir que la UTB es una universidad inclusiva que se enfoca, además de la calidad, en brindar opciones financieras a sus estudiantes.

Según sus objetivos, retos y estrategias, ¿cómo podría definir la educación de la UTB?

Puedo definirla con una frase, y es: educando para toda la vida. Hay un cambio en las dinámicas poblacionales y demográficas. Si tomamos la pirámide poblacional, el grupo de edad que típicamente va a la educación superior no está creciendo sino al contrario, se está reduciendo. La educación superior ya no debe ser para un momento de la vida, debe ser para toda la vida.

Hoy en la UTB hay niños aprendiendo robótica y astronomía, pero también hay profesionales que quieren actualizarse e, incluso, hay personas pensionadas que quieren aprender nuevos saberes que no tuvieron en su juventud como humanismo, artes, filosofía, historia, entre otras. Las universidades tenemos que ampliar nuestros públicos. Hay que reforzar los posgrados.

Comentarios ()

 
  NOTICIAS RECOMENDADAS