Cartagena


La polémica que causó el impedir arribo de crucero en Cartagena

Esta decisión, según el Distrito, se tomó para prevenir la propagación de la variante ómicron. Por su parte, asociaciones de cruceros se mostraron en desacuerdo con la medida de la administración Dau.

Amaury Castellar Matoso

23 de diciembre de 2021 12:00 AM

A las 7 de la mañana del miércoles el crucero Seven Seas Mariner arribó al puerto de Cartagena después de haber notificado que dentro de la nave había seis tripulantes y un pasajero con COVID. La información fue confirmada la noche anterior por Johana Bueno, directora del Departamento Administrativo Distrital de Salud (Dadis). Los contagiados estaban vacunados. (Lea: “No podemos permitir que se dispare el ómicron en Cartagena”: Dau)

Después de recibida la información, se activó el protocolo de contingencia de operación de cruceros, avalado por el Ministerio de Salud y coordinado por el Dadis. Se determinó que los contagiados y sus contactos estrechos iban a permanecer aislados en cuarentena dentro del barco, al igual que todos los tripulantes”, dijo.

El arribo de esta embarcación generó un sinfín de reacciones en Cartagena, ciudadanos le pedían al Distrito impedir que los turistas recorrieran la ciudad y contagiaran a más cartageneros. (También le puede interesar: Zarpó de Cartagena crucero con siete contagiados por COVID)

“Una vez llegó el barco, tal y como lo habíamos anunciado, se hizo una evaluación del riesgo epidemiológico, y se tomó la decisión de no dejar bajar a pasajeros y tripulantes. Así mismo, se evaluaron las condiciones clínicas de los contagiados, y la evaluación del cumplimento de los protocolos de bioseguridad”, añadió Bueno.

“Esa vaina se propaga demasiado”

Para el alcalde William Dau esta determinación se realizó para impedir que el ómicron se expanda en la ciudad. “Hay siete contagiados. Si tuviésemos certeza de que ningún pasajero tiene ómicron podríamos exigir la prueba PCR negativa o el esquema de vacunación completo pero no podemos pelear con el ómicron. Esa vaina se propaga demasiado y no vamos a correr riesgos. No vamos a pendejear”, señaló.

Reciba noticias de El Universal desde Google News

Y reiteró: “No podemos arriesgarnos, no podemos permitir que se dispare el ómicron en Cartagena. Hay que tener cautela. Esta experiencia nos sirve para manejar esta y otras situaciones a futuro. Ya un equipo de trabajo revisa las experiencias de otros puertos”.

En desacuerdo

Varios sectores se mostraron en desacuerdo con la decisión del Distrito de impedir que desembarcaran los pasajeros a disfrutar de la ciudad. “Teníamos en la mano una operación que estaba a cargo de nosotros. Teníamos la oportunidad de poder demostrar a la ciudad este tipo de eventualidades”, dijo Antonio Porras, gerente de Aviatur.

Porras agregó: “No sé por qué en último minuto se le hace un daño de ese tamaño a una ciudad y a los empresarios. Lo primero que nos pidieron las líneas cuando pensaron en reanudar su operaciones fue optar con los puertos que realmente estaban comprometidos y puertos seguros con sus protocolos. Trabajamos siete meses diseñando los protocolos tanto para Cartagena como para Santa Marta para que cuando se presentarán este tipo de situaciones estaríamos listos”.

Dentro de la nave habían 769 y 445 son tripulantes. El crucero proveniente de Miami zarpó de Cartagena a la 1 p.m del martes con rumbo a Panamá.

  NOTICIAS RECOMENDADAS