Cartagena


Inseguridad en Cartagena: los hurtos también preocupan en la ciudad

Más allá de los homicidios, los atracos y demás modalidades de hurto también inciden en la percepción de inseguridad de la ciudadanía. Estas son las cifras.

Cartagena es una de las ciudades del país con la percepción de inseguridad más alta. Así lo muestra nuevamente la Encuesta de Pulso Social del Dane, que tomó como base a 439.178 personas en la ciudad. De estas el 95,8% afirmó sentirse insegura o muy insegura caminando sola de día en Cartagena.

Le puede interesar: El primer semestre del año finaliza con 174 homicidios en Cartagena

Y es que no solo los homicidios -los cuales han aumentado este año- repercuten en la percepción de inseguridad. Los atracos y demás modalidades de hurto también preocupan a los ciudadanos.

Cifras de la Policía con fecha de corte del 20 de junio de este año, muestran que en el 2022 se han presentado 4.581 casos de hurto en todas sus modalidades, una cifra que representa una reducción de apenas el 2% en comparación al mismo período de 2021, cuando hasta el momento se habían presentado 4.652 hurtos.

Sin embargo, hubo dos modalidades que sí presentaron un aumento significativo. Una de ellas es el hurto a personas: mientras que en el 2021 se habían presentado 2.337 casos, en este 2022 ya van 2.544, es decir, 207 casos más.

En el hurto a motocicletas también se presentó un aumento, pues en 2021 se reportaron 170 casos y este 2022 se han presentado 180, lo que representa un incremento del 6%.

Las reducciones más importantes se presentaron en modalidades como el hurto a bicicletas, donde de 61 robos en 2021 se pasó a 19 este 2022 (-69%); el hurto a ganado que pasó de 5 casos en 2021 a 2 en 2022 (-60%); y el hurto a celulares, que pasó de 1.303 casos en 2021 a 1.119 casos en 2022 (-14%).

Modalidades como el hurto a residencias y comercios tuvieron una reducción del 8%, mientras que el hurto a automotores no tuvo variación alguna, toda vez que tanto en 2021 como en 2022 se reportaron 47 casos.

Percepción de inseguridad
Para Jerry Pardo, analista y docente universitario, quien se desempeñó como investigador del Centro de Observación y Seguimiento del Delito (Cosed) por más de 15 años, el hurto impacta de manera significativa en la percepción de inseguridad, toda vez que estos no se limitan a ocurrir en barrios de ciertos estratos sino que tienden a cometerse en cualquier espacio de la ciudad, incluso en sitios turísticos, centros comerciales, parques y otros sitios de gran afluencia.

“Con ello se crea un efecto perceptivo adverso que incluso resulta ser multiplicador con el auge de las redes sociales. Además de ello, la mayor proporción de hurto a personas es bajo la modalidad de atraco, la cual a su vez, en muchos casos, lleva implícito un elemento de violencia, convirtiendo al hurto en una de las expresiones delictivas de mayor rechazo social”, señala Pardo.

2.544
casos de hurto a personas se han registrado entre el 1 de enero y el 20 de junio de 2022.

Es así que barrios de estratificación alta, especialmente de los de la Localidad Histórica y del Caribe Norte como el Centro, Manga, Pie de la Popa, entre otros, tampoco se salvan de ser vulnerables a los casos de hurto. Es más, Pardo asegura que el delincuente analiza racionalmente la forma de maximizar el beneficio de su acto y por ello lo comete en zonas de alto estrato.

Combatir la reincidencia
El analista afirma que otra particularidad del hurto es que muchas de sus modalidades corresponden a delitos menores que son excarcelables, por lo cual el delincuente tiende a reincidir. Es por ello que asegura que las acciones de las autoridades deben ir encaminadas a combatir la reincidencia.

“Es importante enfrentar la reincidencia delincuencial a través de un trabajo de inteligencia policial permanente para identificar patrones de comportamiento delictivo en aquellas zonas de mayor incidencia, basado principalmente en el sistema de cámaras, la vigilancia policial y el apoyo de la comunidad a través de los frentes de seguridad”, dijo Pardo.

Igualmente expresó que debe considerarse el fortalecimiento de la infraestructura física de las calles y los espacios públicos en deterioro, los cuales también propician la inseguridad y que se cometan este tipo de actos. La iluminación, la vigilancia y la mejora en la disposición final de basuras es clave en este propósito. “Todo esto acompañado de fuertes campañas de divulgación e información al ciudadano sobre las zonas de mayor vulnerabilidad ante este tipo de delitos”, puntualizó.

Por último, Pardo manifestó que la responsabilidad y los esfuerzos no solo deben darse desde la institucionalidad sino que las comunidades también deben acompañar los procesos de construcción y aplicación de estrategias para el mejoramiento de la seguridad y la convivencia ciudadana en Cartagena.

  NOTICIAS RECOMENDADAS