Cartagena


“La pruebita” que le costó un ‘ojo de la cara’ a turistas en Playa Blanca

A turistas del interior del país le ofrecieron una ostra “gratis” y después les cobraron $110.000 en Playa Blanca, Barú.

Una vez se conoció la denuncia de una mujer que manifestó que le cobraron $250 mil pesos por “el servicio” utilizado por la seguridad en las playas de Barú y la recomendación del Distrito de “preguntar antes de ingerir algún tipo de alimentos”, siguen las quejas por este tipo de prácticas. Lo absurdo, es que muchos “servidores turísticos” ofrecen “pruebas gratis” que terminan “estafando” a los clientes.

(Lea: Playa Blanca: la cuenta pasó de $86 mil a $336 mil por el “servicio”)

“Ayer estuve con mi esposa en Barú y pasó un vendedor ofreciendo cangrejos y ostras, me entregó una y me dijo que era un regalo, que era de mal gusto no recibirle a un negro, el regalo que te ofrecía. Le dije que muchas gracias y me entregó el supuesto regalo”, contó Julián Alvarado, turista del interior del país. (También le puede interesar: En Playa Blanca, a extranjeras les cobraron $350 mil por una carpa y dos masajes)

El asombro de este turista que disfrutaba de la tranquilidad de ese balneario junto a sus esposa fue conocer que “la tal pruebita gratis” nunca existió y que el vendedor le cobró lo que consumieron sin ningún tipo de explicación.

“Cuando le recibo el regalo, se sienta y empieza a abrirlo para mostrarme como era la ostra, enseguida me dijo pruebe, cuando se levantó me dijo que le debía $110.000, le dije que no tenía ese dinero, mi esposa se metió y dijo que no le iba a pagar nada”, continuó.

El turista relató que después de discutir con la persona que le ofreció “la prueba gratis”, decidieron pagar $15 mil contra su voluntad: “Le dijimos que trajera a la policía porque no íbamos a pagar absolutamente nada. El señor me dijo que entonces le diera $80 mil, le dije que no, después que $50 mil, le dije que no pero finalmente mi esposa muy enojada le dio $15 mil. Le dijo que se fuera o sino llamaría a la policía”.

¿Un caso aislado?

Leider Llamas, un turista que hace varias semanas estuvo en las playas de Bocagrande, le contó a El Universal que mientras disfrutaba con un par de amigos en esa zona de la ciudad, se le acercaron dos vendedores a ofrecerle ostras y jaibas. Ellos se rehusaron a la propuesta alegando que no le gustaba la comida de mar, especialmente lo que les estaban ofreciendo.

Contó que uno de los vendedores le dio una jaiba por $5000 y a su amigo le ofreció una ostra “gratis”, sin embargo, una vez terminaron de consumir, la cuenta les había dado $25.000. “Nos asombramos mucho porque se suponía que solo nos habíamos comido la jaiba... A la final nos tocó pagar para no pelear con ellos”, dijo.

¿Qué dice la comunidad?

Leonard Vallecilla, habitante de la zona aseguró que en Cholón todos los prestadores de servicios turísticos manejan una carta con los servicios prestados y los valores.

“También se está construyendo el Plan de Ordenamiento Turístico, para mantener el control de las acciones que nuestros nativos hacen en cuando a la prestación del servicio a los turistas. (...) Esto se está construyendo a través de una mesa con Parques Nacionales”, dijo.

  NOTICIAS RECOMENDADAS