Cartagena


La triste historia de un perro encadenado en un barrio de Cartagena

En el Pie del Cerro, un perro pasa sus días y penurias bajo la intemperie. La situación motivó la inspección y medidas por parte de la Policía.

OMAR CARRASQUILLA LEÓN

29 de septiembre de 2021 11:30 AM

En el fútbol hay muchos términos para designar a los jugadores. Arietes a los delanteros o zagueros a los defensas. En el caso de los arqueros: porteros, guardametas o cancerberos. Cerbero era, según la mitología griega, un canino de tres cabezas que protegía las puertas del infierno. (Lea: ¿Cómo va la sustitución de vehículos de tracción animal en Cartagena?)

En Cartagena, quien camina sus calles y barrios puede toparse con más de un perro que no protege las puertas infernales sino que viven en él. Animales con sus lomos sarnosos, golpeados o ennegrecidos por el aceite de los carros; perros famélicos y esqueléticos; y, como en el caso del criollo frente a un taller en el Pie del Cerro, encadenados bajo el sol y la lluvia.

La triste historia de un perro encadenado en un barrio de Cartagena

La situación ha motivado quejas vecinales. En aras del contraste periodístico, se indagó por los responsables, pero no fue posible. Una voz vecinal, que quiso mantenerse en reserva, indicó que la foto bajo la lluvia fue “una triste casualidad, ya que al perrito lo cuidan bien y está bien alimentado, tal vez, por el aguacero, el dueño se descuidó y se le olvidó desencadenarlo y meterlo”.

Pero el tema ha sido seguido por El Universal desde hace días pasando por la zona en distintas horas del día y el perro siempre ha estado ahí, con una cadena en su cuello con eslabones gruesos y con una extensión no mayor al tamaño de una llanta de carro.

Su movilidad es reducida y resiste bajo esa penuria los embates de la intemperie.

Varios vecinos indicaron que, hace cerca de tres meses, la Policía ambiental acudió al sitio e inspeccionó el estado del animal, y en ese momento los dueños se comprometieron a detener el encadenamiento, pero al rato todo permaneció igual.

El Universal contactó a la teniente Andrea Aguirre del Grupo de Protección Ambiental y Ecológica de Cartagena de la Policía y la entidad visitó la zona donde yacía el perro encadenado en medio de un arrume de motos acuáticas aparcadas.

Al llegar al sitio se encontraron con el animal en la situación denunciada lejos de ser una casualidad.

“Yo me iba a llevar el animal, llamaron al dueño, les dije que ya se les había advertido que el perro no tenía que estar encadenado. Se les dijo una vez, ya van dos, a la tercera nos lo llevaremos. El cuadrante pasará revista constante de la situación. La denuncia ya está atendida y firmaron un acta de compromiso. Estaremos pendientes que el animal no vuelva a ser encadenado, de ser así, se hará la aprehensión definitiva”, señaló la teniente Aguirre.

La triste historia de un perro encadenado en un barrio de Cartagena

“Es una manera formar delincuentes”

“Al ver la foto del perro bajo la lluvia, al segundo dejé de verla por la conmoción. Si en las casas del frente hay niños viendo esta insensibilidad, crecerán completamente desalmados. Esa es una manera de formar delincuentes”, expresó Vicky de Zubiría, reconocida activista por los derechos de los animales de la ciudad.

Al ver la foto del perro bajo la lluvia, al segundo dejé de verla por la conmoción”

Vicky de Zubiría.

A propósito del accionar policial, Zubiría, en sus términos, no entiende como la policía ambiental no realiza operativos preventivos y seguimientos diarios, sin esperar los reportes o denuncias que, a veces, pueden mermar por el temor a represalias o alertar a los responsables y, al llegar la inspección, tienen a los animales sobre un sofá.

¿Cómo castigar el maltrato animal?

Según el artículo 46a de la ley 1774 de 2016 que se titula aprehensión material preventiva - retención preventiva, la Policía Nacional y las autoridades policivas competentes, al tener conocimiento o indicio de la realización de conductas que constituyan maltrato contra un animal, o que de manera vulneren su bienestar físico, podrán aprehender preventivamente en forma inmediata y sin que medie orden judicial o administrativa previa, a cualquier animal. Toda denuncia deberá ser atendida como máxima en las siguientes veinticuatro horas.

Cuando se entregue en custodia el animal doméstico a las entidades de protección animal, en este caso la UMATA, el responsable, cuidador o tenedor estará en la obligación de garantizar los gastos de manutención y alimentación del animal sin perjuicio de las obligaciones legales que le corresponden a los entes territoriales.

En caso de no cancelarse las expensas respectivas dentro de una plaza de quince (15) días calendario, la entidad de protección podrá disponer definitivamente para entregar en adopción el animal.

Estos animales son seres sintientes según la ley 1774 de 2006, donde está estipulado el respeto de sus condiciones de vida, cuidado y bienestar como animales de compañía.

El maltrato y la violencia están tipificados como delitos de hasta 3 años de prisión y multas de hasta 60 salarios mínimos mensuales”.

Juan Carlos Cárcamo, abogado defensor de derechos de los animales.

Comités

El Distrito, a través de la Umata, adelanta una convocatoria abierta para organizaciones, fundaciones, asociaciones, líderes animalistas y comunidad en general del Distrito de Cartagena, para escoger a 2 representantes de las organizaciones protectoras de animales y a conformar los comités de apoyo, de acuerdo a lo establecido en el Artículo 1 de la Ley 5 de 1972.

El primero de octubre escogerán a esas dos personas en el Parque Centenario para representar a las organizaciones protectoras de animales y a conformar los comités de apoyo.

  NOTICIAS RECOMENDADAS